Cómo imprimir fotografías en blanco y negro

Tradicionalmente, obtener una buena fotografía en blanco y negro llevaba asociado aislarse en un cuarto oscuro, mezclar productos químicos, calcular tiempos de exposición, así como otra serie de tareas, para que la imagen apareciese en el papel como por arte de magia. La tecnología digital simplificó el proceso, haciéndolo posible sin el esfuerzo y el coste del revelado de la película. Sin embargo, no ha sido hasta hace unos pocos años cuando los programas de edición fotográfica, y, más importante aún, las impresoras inkjet, han dispuesto de la tecnología necesaria para conseguir imágenes en blanco y negro capaces de igualar, e, incluso, superar, la calidad de lo que era exclusividad del cuarto oscuro.

Conversión de las imágenes

Para conseguir una gran fotografía en blanco y negro es imprescindible partir de una buena imagen, para no cumplir con el refrán “lo que mal empieza, mal acaba”. Para ello, se ha de poner especial cuidado en la toma, resistiendo la tentación de usar el modo de blanco y negro que suelen ofrecer las cámaras digitales. Es preferible captar la imagen en color y convertirla posteriormente en una aplicación. Las fotografías en color contienen más datos y riqueza de detalles que las que se toman directamente en blanco y negro, lo que resulta muy conveniente para la posterior conversión. Además, con una imagen en color siempre se tiene la opción de imprimir dos versiones de la misma toma: una en color y otra en blanco y negro.
Las opciones que ofrecen los programas de edición de imágenes para la conversión a blanco y negro suelen ser bastante amplias, cada una de ellas, eso sí, sus ventajas y sus inconvenientes. Por regla general, los métodos más sencillos proporcionan unos resultados bastante discretos. Así, se habrá de evitar la utilización directa de comandos como “Eliminar color”, “Desaturar” o “Convertir a escala de grises”, ya que estas conversiones dependen únicamente de los ajustes por defecto de la aplicación. En su lugar, se han de explorar otros procesos de conversión que ofrezcan un mayor control de la tonalidad de la imagen.
Las versiones más recientes de Adobe Photoshop ofrecen innumerables opciones de conversión, y algunas de ellas requieren un buen dominio de Capas y Canales. Pero Adobe ha facilitado esta tarea incluyendo en sus programas una función de conversión a blanco y negro. Por ejemplo, en Elements, el “hermano pequeño” de Photoshop, puede accederse a ella a través de Mejora > Convertir a blanco y negro;  mientras que en Photoshop: Imagen > Ajustes > Blanco y negro. Este comando ofrece la posibilidad de aplicar un ajuste de conversión predefinido, o, para obtener un mayor control, realizar ajustes personalizados de la información de color, deslizando las barras específicas.
Las últimas versiones de Adobe Photoshop Lightroom y Apple Aperture también disponen de mezcladores de escalas de grises, que permiten la conversión rápida de una imagen en color a blanco y negro, y el posterior ajuste de la luminosidad de acuerdo a los colores. El uso de estos comandos en ambos programas es muy sencillo, si bien Lightroom ofrece un mayor control sobre los colores, mientras Aperture ofrece más opciones de conversión predefinidas.

Para conseguir una gran fotografía en blanco y negro es imprescindible partir de una buena imagen, para no cumplir con el refrán “lo que mal empieza, mal acaba”. Para ello, se ha de poner especial cuidado en la toma, resistiendo la tentación de usar el modo de blanco y negro que suelen ofrecer las cámaras digitales. Es preferible captar la imagen en color y convertirla posteriormente en una aplicación. Las fotografías en color contienen más datos y riqueza de detalles que las que se toman directamente en blanco y negro, lo que resulta muy conveniente para la posterior conversión. Además, con una imagen en color siempre se tiene la opción de imprimir dos versiones de la misma toma: una en color y otra en blanco y negro.

Las opciones que ofrecen los programas de edición de imágenes para la conversión a blanco y negro suelen ser bastante amplias, cada una de ellas, eso sí, sus ventajas y sus inconvenientes. Por regla general, los métodos más sencillos proporcionan unos resultados bastante discretos. Así, se habrá de evitar la utilización directa de comandos como “Eliminar color”, “Desaturar” o “Convertir a escala de grises”, ya que estas conversiones dependen únicamente de los ajustes por defecto de la aplicación. En su lugar, se han de explorar otros procesos de conversión que ofrezcan un mayor control de la tonalidad de la imagen.

El ajuste Blanco y negro de Photoshop dispone de opciones para simular los filtros fotográficos utilizados tradicionalmente para la fotografía en blanco y negro. Además, ofrece la posibilidad de personalizar los ajustes por medio de deslizadores, que afectan individualmente a cada uno de los colores.

Las versiones más recientes de Adobe Photoshop ofrecen innumerables opciones de conversión, y algunas de ellas requieren un buen dominio de Capas y Canales. Pero Adobe ha facilitado esta tarea incluyendo en sus programas una función de conversión a blanco y negro. Por ejemplo, en Elements, el “hermano pequeño” de Photoshop, puede accederse a ella a través de Mejora > Convertir a blanco y negro;  mientras que en Photoshop: Imagen > Ajustes > Blanco y negro. Este comando ofrece la posibilidad de aplicar un ajuste de conversión predefinido, o, para obtener un mayor control, realizar ajustes personalizados de la información de color, deslizando las barras específicas.

Las últimas versiones de Adobe Photoshop Lightroom y Apple Aperture también disponen de mezcladores de escalas de grises, que permiten la conversión rápida de una imagen en color a blanco y negro, y el posterior ajuste de la luminosidad de acuerdo a los colores. El uso de estos comandos en ambos programas es muy sencillo, si bien Lightroom ofrece un mayor control sobre los colores, mientras Aperture ofrece más opciones de conversión predefinidas.

Sin filtro (izquierda). Filtro de densidad neutra (centro). Filtro azul de alto contraste (derecha).


También existe un amplia oferta de plug-ins de conversión a blanco y negro para  Photoshop. Uno de los más completos es Exposure 2, de Alien Skin, que ofrece una extensa gama de ajustes predefinidos para la simulación de películas de blanco y negro o color, con efectos de color, tono, foco y grano. Incluye, además, una opción de infrarrojos muy interesante. De forma similar, RealGrain, de Imagenomic, dispone de una excelente selección de herramientas de ajuste para la conversión a blanco y negro. Color Efex Pro, de Nik Software, también incorpora un sencillo y efectivo conjunto de opciones de blanco y negro, además de efectos especiales de color.

Uno de los secretos para la adecuada conversión de las imágenes a blanco y negro es conseguir un extenso rango dinámico, con riqueza en las sombras y altas luces, y una amplia gama de grises en toda la imagen. Además del aspecto estético, si conseguimos una fotografía con un buen rango tonal, estaremos preparados para el siguiente paso: trasladar la fotografía a papel.

Impresión en blanco y negro

No todas las impresoras inkjet resultan apropiadas para la impresión monocromática, por lo que si se piensa realizar una importante producción de impresiones de este tipo, primero habrá que seleccionar el dispositivo adecuado. Para la impresión de fotografías en blanco y negro, la impresora ha de contar, al menos, con dos cartuchos distintos de negro, como es el caso de la Epson Stylus Photo R1900. Estos dos cartuchos generalmente incluyen uno de negro fotográfico, para las superficies de brillo, y otro de negro mate, para las superficies mate. La inclusión de tintas grises adicionales mejorará aún más los resultados, ya que resulta muy difícil obtener grises completamente neutros en una impresora que no dispone de tintas grises, ya que los ha de reproducir a partir de tintas de color.

bn006

Epson Stylus Pro 4880.


Además, la inclusión de tintas grises hace que las fotografías muestren una mayor y más suave gradación entre los tonos grises. Por ejemplo, la Canon PIXMA Pro9500 y la HP B8850 disponen de un cartucho independiente de tinta gris, además de los dos de negro -fotográfico y mate-. La Epson Stylus Photo R2880 da un paso más en la impresión en blanco y negro con la inclusión de 3 cartuchos distintos de tinta negra: fotográfico, mate y negro claro. Menos funcional es que se han de intercambiar manualmente los cartuchos de negro fotográfico o mate cuando se quiere imprimir sobre superficies brillo o mate, respectivamente. Sin embargo, la calidad de las imágenes impresas es tan impactante que hace que este pequeño inconveniente sea poco menos que anecdótico.

bn007

Las impresoras fotográficas han de disponer de diversas tintas grises y negras para poder imprimir fotografías en blanco y negro de alta calidad.


No menos importante que las tintas resulta la elección de un papel adecuado. La mayoría de los fabricantes de impresoras inkjet ofrecen una amplia gama de papeles, de tal modo que resulta sencillo encontrar papeles brillo, mate, acuarela o artísticos, en una gran variedad de tamaños y acabados. El uso de un tipo de papel u otro depende exclusivamente de las preferencias del usuario, si bien, la impresión de imágenes en blanco y negro sobre papeles mate, acuarela o artísticos resulta impactante. Los últimos avances en esta tecnología, particularmente los de Epson, sin embargo, también han hecho posible la utilización de impresoras de tinta pigmentada para la impresión sobre superficies brillo.

bn009

HP Photosmart Pro B8850.


La elección de un papel adecuado posibilita la obtención de un resultado satisfactorio. En este sentido, las mejores opciones son la gama Velvet Fine Art, de Epson, o los papeles Hahnemühle, para Canon y HP. Antes de adquirir un papel determinado, sin embargo, se ha de poner especial atención, ya que no todas las impresoras son compatibles con todos los papeles. Por ello, es recomendable probar varios papeles, adquiriendo pequeñas cantidades de cada uno, antes de lanzarse de lleno a la impresión de las fotografías.

bn010

Canon PIXMA Pro 9500.


La oferta de papeles de fabricantes independientes también es muy amplia, si bien, los desarrolladores de impresoras inkjet sólo garantizan los mejores resultados cuando se utilizan papeles comercializados bajo su propia marca. Esto tiene su sentido, ya que realizan la investigación de tintas y papeles conjuntamente. Aún así, si se opta por la utilización de papel de terceros, se han de emplear perfiles ICC específicos para cada impresora, ya que de no ser así, los resultados son impredecibles.

El creciente interés en la impresión de fotografías en blanco y negro ha llevado a los fabricantes a desarrollar papeles baritados. Este tipo de papeles reciben tal denominación por incluir un laminado especial de sulfato de bario aplicado sobre una base de fibra, simulando la superficie de los papeles blanco y negro utilizados tradicionalmente en el cuarto oscuro. De estas características es el papel Exhibition Fiber, de Epson, mientras que otros fabricantes como Hahnemühle, Ilford, Harman Technology o Innova también lo ofrecen en su gama.

bn008

Papel Hahnemühle Photo Rag Baryta.


Antes de lanzarnos a la impresión de fotografías, debemos asegurarnos de estar utilizando el perfil de impresora adecuado al papel utilizado. La mayoría de los fabricantes de impresoras inkjet incluyen los perfiles de sus propios papeles en el driver de la impresora. Así, si se va a utilizar un papel Epson con una impresora Epson, por ejemplo, no tendremos que preocuparnos. Es recomendable, sin embargo, visitar regularmente la página web del fabricante para comprobar el lanzamiento de actualizaciones o nuevos perfiles. En el caso de utilizar papeles de fabricantes independientes, la mayoría de ellos ofrecen en su página web la descarga gratuita de perfiles ICC, que han de ser descargados e instalados antes de comenzar a imprimir.

bn011

Con un poco de práctica, resultará sencillo obtener fotografías en blanco y negro con las que decorar las paredes de casa.


También es interesante observar algunos conceptos básicos sobre el manejo del color y asegurarnos que el monitor está bien calibrado. De no hacerlo, corremos el riesgo de adecuar la imagen a su aspecto en pantalla y obtener una fotografía impresa notablemente distinta. Otro aspecto que hay que evitar es la utilización simultánea de más de un perfil. Ya hemos visto que al imprimir una imagen se ha de seleccionar el perfil adecuado, para que la impresora se encargue de hacer los ajustes apropiados a un tipo específico de papel. Por otro lado, los programas de edición, como Photoshop, pueden asumir también esta tarea, de tal modo que se puede crear un conflicto entre la aplicación y el perfil de la impresora, produciendo resultados inesperados.

Como suele ser habitual, la mejor forma de obtener resultados satisfactorios es la experimentación. Así, se han de probar diferentes papeles hasta encontrar la superficie que más se ajusta a nuestros gustos, comparando los diferentes resultados. Así, con un poco de paciencia y constancia podremos obtener atractivas e impactantes fotografías, con las que, por ejemplo, decorar las paredes de nuestra casa.

Comparte este artículo:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Meneame
  • del.icio.us
  • LinkedIn
  • Live
  • MySpace
  • email
  • Print
  • PDF
mejorablepasableinteresantebuenoimprescindible (2 votos, promedio: 4,00 de 5)
Loading ... Loading ...

13 comentarios en “Cómo imprimir fotografías en blanco y negro”

  1. ax dice:

    Muy útil la información, gracias!

  2. Bertold dice:

    Genio, esta es la info que estaba buscando.

  3. Gerardo dice:

    Hola, tal vez puedas ayudarme: imprimo B&N en una EPSON R270 y para que imprima sin dominante (usando tinta negra solamente)debo bajar la calidad de “photo RPM” a “FINO”. asi es verdaderamente blanco y negro pero la calidad de la imagen es menor. ¿se puede alterar eso, o cambiar el soft de impresion para que sea mas personalizable?
    muchas gracias

    • digimag dice:

      Hola Gerardo.

      Hasta hace unos años, la impresoras “fotográficas” utilizaban tecnologías orientadas a reproducir los colores de la forma más fidedigna posible. La epson R270 dispone de 6 cartuchos de color, pero sólo uno es negro, y al imprimir en blanco y negro intenta reproducir la gama de grises aportando porcentajes iguales de los distintos colores. Esta técnica funciona muy bien en la teoría, pero en la práctica, produce siempre una dominante de color. Cuando seleccionas impresión en blanco y negro, la impresora utiliza únicamente el cartucho negro, pero, para generar la gradación de grises, aplica diferentes tramas de negro. Como resultado, obtienes una fotografía “granulosa”, que no ofrece toda la calidad esperada.

      Para mejorar ligeramente la calidad de las impresiones en blanco y negro deberías sustituir el cartucho de negro (mate) por uno de negro fotográfico. Pero, aún así, las fotografías mantendrán ese aspecto “granuloso”, aunque algo más mitigado.

      Como puedes suponer, la solución ideal es que adquieras una impresora que te permita una impresión en blanco y negro de calidad. Para ello, debe ser un modelo que ofrezca 2 ó 3 cartuchos de “negro” (negro, gris medio y gris claro), como la Epson Stylus Photo R2880. De este modo, las fotografías en blanco y negro se forman utilizando estos 3 “colores” en distintas proporciones, obteniendo imágenes impresas de gran calidad. Si eres un amante de la fotografía en blanco y negro, la inversión te compensará sobradamente.

  4. Mario dice:

    Hola. Tengo una Canon Pixma MG 6150. Mi duda es si para imprimir en blanco y negro, una vez que tengo la foto en Photoshop pasada a blanco y negro, tengo que poner la impresora para imprimir como normalmente una fotografia o en escala de grises. Gracias.

  5. paul dice:

    hola tengo una impresora hp HP Deskjet 3070A – B611a pero solo puedo imprimir en color y yo quiero saber como imprimir en blanco y negro

  6. paul dice:

    es que no me sale la opcion en color o blanco y negro

    • digimag dice:

      El driver de impresión de los equipos multifunción de HP suele ser muy espartano. Hemos estado comprobándolo en una impresora que tenemos nosotros y, efectivamente, no ofrece la posibilidad de imprimir en blanco y negro. Quizá tengas que recurrir a “trucos”, como es convertir las fotografías a escala de grises en un programa de edición (Photoshop). En cualquier caso, estos equipos no son los más apropiados para la impresión de fotografías en blanco y negro; para ello te recomendamos que te hagas con una impresora que incluya cartuchos de tinta gris, si lo que quieres es obtener una calidad alta.

  7. RAMON SERRANO dice:

    Que tal. yo imprimo fotografías de identificación en blanco y negro, siempre he trabajado con impresoras de 4 y 6. que impresora me recomiendas para este tipo de trabajo. Gracias

    • digimag dice:

      Para imprimir adecuadamente en blanco y negro, es imprescindible utilizar una impresora que disponga 1 ó 2 tintas grises, además de la negra. Este tipo de impresoras utilizan normalmente entre 8 y 12 cartuchos de tinta de otros tantos colores/grises. Los principales fabricantes de impresoras fotográficas, como Canon o Epson, por ejemplo, disponen en sus catálogos de modelos que se ajustan a estos parámetros.

      Gracias por tu comentario.

Dejar un comentario