10 Ejemplos de Aplicación de la Sensibilidad ISO a la Práctica


No es la primera vez que te hablamos sobre la sensibilidad ISO y su relación directa con el ruido. Sin embargo, hoy queremos mostrarte de una manera totalmente práctica algunas de las afirmaciones más típicas sobre la ISO que se suelen dar por sobreentendidas muchas veces.

Viéndolas aplicadas a un ejemplo práctico las comprenderás mucho mejor, para asimilar a la perfección el concepto de ISO y sus implicaciones sobre el ruido. ¿Te animas a practicar con nosotros?

¿Qué es la ISO?

Como te comentaba, ya te hemos hablado a fondo en otras ocasiones sobre la teoría que rodea a la sensibilidad ISO y al ruido. Por eso en este artículo no la vamos a tratar en profundidad, ya que vamos a centrarnos en analizar estos dos conceptos desde un prisma más práctico. Sin embargo, si necesitas refrescar la memoria sobre la teoría de estos dos conceptos, te dejo un vídeo-resumen a continuación.

Sensibilidad ISO: Cómo Funciona y Cuándo Subirla

10 Ejemplos de Aplicación de la Sensibilidad ISO a la Práctica 25

Y ahora que ya hemos recordado la teoría clave, vamos a ver 10 ejemplos donde veremos claramente cómo se comportan la ISO y el ruido de manera práctica.

1. Sube la ISO en Vez de Subexponer

La Premisa:

Esta es una de las principales premisas sobre la ISO y el ruido. Muchas veces, por miedo a subir la ISO optamos por subexponer ligeramente nuestra fotografía, pensando que después en el procesado podemos recuperar un poco esa exposición perdida. ¡Error! Al subexponer nuestra fotografía está perdiendo información en las sombras. Incluso aunque contemos con un sensor ISO-less, cuando intentemos recuperar esta información en el procesado, esa pérdida se traducirá en un incremento de ruido, superior al que hubiéramos obtenido subiendo la ISO para exponer correctamente la fotografía.

Y no solo ganaremos más ruido, sino que además será un ruido más feo. ¿Cómo que un ruido más feo? ¿Qué significa esto? Eso te lo explicaré en el siguiente punto, vamos a centrarnos primero en demostrar la afirmación anterior.

El Ejemplo:

Vamos a verlo fácilmente con un ejemplo. He disparado la misma fotografía variando solamente la ISO. A ISO 100, la fotografía aparece subexpuesta, mientras que a ISO 640 ya está bien expuesta de base. Después he revelado ambas fotografías, aumentando la exposición de la primera para dejarla correcta, y ajustando ambas con para conseguir un brillo y contraste similares.

Como puedes ver en el recorte, pese a haber disparado a ISO 100, al aumentar la exposición en el revelado hemos ganado más ruido que disparando a una ISO superior para exponer correctamente la fotografía original.

10 Ejemplos de Aplicación de la Sensibilidad ISO a la Práctica 27

Vamos a ver un ejemplo más. Así como el ejemplo anterior lo he preparado en casa, éste otro es un ejemplo real, de dos fotografías nocturnas que realicé el año pasado, durante la misma noche y el mismo lugar. Estuve probando diferentes parámetros para probar la respuesta de mi cámara al ruido en ISOs altas.

Si hacemos lo mismo que antes, subir la exposición de la fotografía subexpuesta e intentar igualar ambas fotografías lo máximo posible, comprobamos claramente que hemos obtenido un mayor ruido disparando a ISO 3200 una fotografía subexpuesta, que disparando a ISO 8000 una fotografía expuesta correctamente.

10 Ejemplos de Aplicación de la Sensibilidad ISO a la Práctica 29

2. Hay Tipos de Ruido Más Atractivos que Otros

La Premisa:

Como te comentaba, al subexponer una fotografía e intentar recuperarla después mediante el procesado, vamos a obtener un ruido más feo. ¿Pero qué quiero decir con esto? Existe ruido de diferentes formas, que resultará más o menos atractivo a nuestro ojo.

Por lo general, un grano más pequeño y repartido de manera más homogénea resulta más atractivo que un grano más grueso y desperdigado en patrones irregulares. Por eso el ruido que se genera al intentar recuperar la información de las sombras perdida al subexponer una fotografía es más feo, porque al haberse perdido esa información se genera un ruido más grueso e irregular.

Y por eso también suele parecernos más atractivo el ruido que aplicamos en el procesado para darle un aspecto más “vintage” a nuestra fotografía. Porque podemos configurar ese ruido para que sea más atractivo, es decir, más fino y homogéneo.

El Ejemplo:

Pero vamos a verlo con un ejemplo. Vamos a ver la diferencia entre el ruido “más bonito” y el “ruido más feo”.

10 Ejemplos de Aplicación de la Sensibilidad ISO a la Práctica 31

¿Ves a lo que me refiero? El ruido de la derecha resulta mucho más atractivo a la vista porque tiene un grano más pequeño y está distribuido de forma homogénea. En cambio, el ruido de la izquierda es más grueso y se distribuye de forma irregular, causando un mayor desagrado. De lejos también notamos diferencia: el ruido más pequeño y homogéneo nos proporciona una mayor nitidez que el ruido grueso y desperdigado.

3. No Existen Fotografías Sin Ruido

La Premisa:

Seguro que habrás oído más de una vez a alguien decir que “tal” cámara muy novedosa y cara no genera ruido. Pues lamento informarte de que no es cierto. El ruido es inherente a la fotografía, siempre va a haber, aunque dispares a ISO 100 con la cámara más cara del mercado.

Si recuerdas la definición de ruido, enseguida comprenderás el por qué: el ruido aparece porque al aumentar la sensibilidad ISO estamos amplificando de manera digital la señal eléctrica que recibe el sensor de nuestra cámara, y que es la que genera finalmente la imagen. Esta señal eléctrica no solo posee los datos de la imagen captada, sino que también se generan unos datos aleatorios, fruto de la propia corriente, dando lugar a la aparición del ruido. Estos datos aleatorios también se amplifican al subir la ISO, por es cuanta más ISO subamos, más ruido aparecerá. Pero aunque la tengamos al mínimo, algo de ruido siempre va a haber, porque la señal eléctrica siempre va a generar esos datos aleatorios.

Otra cosa es que sea un ruido tan pequeño, fino y ligero que sea imperceptible al tamaño al que vemos la fotografía. Pero eso no significa que no esté ahí. No lo vemos no porque no esté ahí, sino porque la fotografía no está lo suficientemente ampliada como para que lo veamos. A este fenómeno se le llama círculo de confusión, y ya te hablábamos de él en este artículo.

Por eso muchas veces ocurre el caso contrario al que te planteaba al principio de este punto: alguien que se compra una cámara nueva y cuando empieza a testearla se deprime porque aun con ISOs bajas “su cámara nueva saca ruido”. Pero claro, para verlo está ampliando en el ordenador la fotografía hasta niveles insospechados. Siempre vas a encontrar ruido si amplías la foto tantísimo, sobre todo en las zonas más oscuras de la fotografía. Pero esto ya lo veremos en el siguiente punto.

El Ejemplo:

10 Ejemplos de Aplicación de la Sensibilidad ISO a la Práctica 33

Como puedes comprobar, hasta en una fotografía con ISO 100 y correctamente expuesta encontramos ruido si nos acercamos lo suficiente, sobre todo en las zonas más oscuras o con transiciones entre claros y oscuros bastante marcadas.

Es algo inevitable, pero no tiene por qué ser algo malo. Este tipo de ruido, tan fino y pequeño, es casi imperceptible a tamaño normal, por lo que no debemos obsesionarnos en ampliar las fotos hasta el infinito y más allá para buscarlo.

4. El Ruido No se Reparte Homogéneamente

La Premisa:

El ruido no se reparte homogéneamente por toda la fotografía, sino que tiende a aparecer sobre todo en la zona de las sombras. Siempre vamos a encontrar un mayor ruido en las zonas más oscuras, aunque disparemos con una ISO baja.

Esto ocurre porque el ruido no es más que la representación visual de la falta de información en una zona de la fotografía, y la información depende de la luz que le llegue al sensor de nuestra cámara. Por eso, las zonas más oscuras son las que menos información le han proporcionado a la cámara y, por tanto, son las que acumulan más ruido.

Por eso puedes encontrar fotografías disparadas a un ISO mayor que muestren menos ruido que fotografías tomadas a un ISO menor. Si en la fotografía predominan las zonas claras siempre se mostrará menos ruido que si predominan las zonas oscuras.

El Ejemplo:

He escogido esta fotografía porque tiene varios ingredientes interesantes para analizar en este punto: está disparada a ISO 1600, por lo que ya generamos algo de ruido, y además cuenta con zonas más claras y más oscuras, que es precisamente lo que queremos comprobar.

10 Ejemplos de Aplicación de la Sensibilidad ISO a la Práctica 35

Como puedes ver en los recortes, el ruido es más visible en las zonas más oscuras. También se nota especialmente en las zonas donde hay una transición de claro a oscuro, ya que por comparación percibimos todavía más esa acumulación de ruido en la zona oscura.

5. Dispara a la ISO Nativa de tu Cámara

La Premisa:

Se suele decir que siempre es mejor disparar a la ISO más baja que podamos. Pero lo cierto es que no, es mejor disparar a la ISO nativa de tu cámara, aunque ésta no sea la más baja. Según la teoría, si la ISO base de tu cámara es 200, forzarla para que trabaje en ISO 100 será contraproducente y se generará más ruido. ¡Vamos a ver si es cierto!

El Ejemplo:

La ISO base de mi cámara, una Nikon D500, es 100, pero se puede forzar hasta ISO 50. En teoría, una ISO menor debería ofrecer un menor ruido, pero en la práctica vemos que no es así, dado que estamos forzando a la cámara a trabajar con una ISO más baja de lo normal para ella. La diferencia es muy sutil, por supuesto, estamos trabajando a ISOs muy bajas, pero sí se nota.

10 Ejemplos de Aplicación de la Sensibilidad ISO a la Práctica 37

6. No Existe una ISO Máxima Óptima

La Premisa:

Muchas veces me han preguntado cuál es la ISO máxima a la que se puede disparar sin que el ruido arruine la fotografía. Pero lamentablemente esta pregunta no tiene una respuesta concreta. Quizás hayas leído por ahí que las ISOs máximas recomendadas suelen ser 1600 o 3200, pero esto no es cierto. Se suele considerar estas ISOs como máximas porque una cámara de gama media normalmente es a partir de aquí cuando empieza a ofrecer un ruido considerable. Pero no es algo que se pueda tomar como una norma, por dos razones básicamente:

  1. Cada cámara tiene una respuesta diferente: No todas las cámaras generan el mismo ruido usando la misma ISO. Depende mucho del sensor de cada una, por lo que habrá cámaras que generen mucho más ruido que otras.
  2. La concepción del ruido es subjetiva: Cuando me preguntan cuál es la ISO máxima recomendada mi respuesta siempre es la misma: “La concepción del ruido es subjetiva”. Lo que para alguien es demasiado ruido para otra persona puede ser un ruido aceptable, ¡e incluso atractivo! No se puede establecer, por eso, una línea clara para definir cuánto ruido es el máximo aceptable.

Por eso, lo mejor en estos casos es hacer pruebas con tu cámara para determinar cuál es para ti su ISO máxima, tanto por sus limitaciones técnicas como por tu opinión subjetiva.

El Ejemplo:

Y para muestra un botón. Aquí te muestro dos fotos disparadas en condiciones similares (noche de luna llena) a ISO 3200, una disparada con una Nikon D7000 y otra disparada con una D500. Como puedes ver, obtenemos más ruido en la captura de la D7000, simplemente porque la respuesta al ruido del sensor de la D500 es superior.

10 Ejemplos de Aplicación de la Sensibilidad ISO a la Práctica 39

7. Derechear el Histograma Ayuda a Reducir el Ruido

La Premisa:

Ya te explicamos en este artículo cómo derechear el histograma. El derecheo es una técnica que consiste en exponer lo máximo posible hacia la derecha del histograma, por supuesto, sin quemar ninguna zona de la fotografía. Así, aunque obtengamos una toma ligeramente sobreexpuesta, estaremos consiguiendo mayor información en las zonas más oscuras. Esto sobre todo nos vendrá bien cuando haya un gran contraste entre luces y sombras.

Usando esta técnica, aunque usemos una ISO elevada podremos conseguir un ruido menor, dado que estaremos exponiendo correctamente las sombras, que como te comentaba antes es la zona donde más se concentra el ruido de la fotografía.

El Ejemplo:

Para hacer esta fotografía tenía un gran contraste entre luces y sombras, ya que el cielo era muy blanco en comparación con la roca oscura de la montaña. Así que decidí disparar una toma con una exposición media adecuada y otra toma derecheando el histograma, para comparar los resultados. Como puedes ver en el ejemplo, en la fotografía original derecheada las altas luces están ligeramente sobreexpuestas, pero esto nos permite tener las sombras bien expuestas.

En cambio, en la fotografía original no derecheada las sombras han quedado un poquito subexpuestas para conseguir una exposición media correcta, por lo que cuando intentamos aclararlas, esa pérdida de información genera ruido. Sin embargo, como en la fotografía derecheada las sombras están bien expuestas, no tenemos la necesidad de aclararlas y por lo tanto, no generaremos ese ruido extra. Simplemente bajando las altas luces un poquito recuperamos las zonas más claras y listo.

10 Ejemplos de Aplicación de la Sensibilidad ISO a la Práctica 41

8. Aplica la Reducción de Ruido en ISOs Altas en el Procesado

La Premisa:

Quizás hayas pensado alguna vez que para conseguir fotografías con un ruido menor sería interesante activar la Reducción de ruido en ISOs altas que tiene tu cámara. Bueno, lo primero que hay que aclarar con esta función es que no se aplica al archivo RAW, por lo que si disparas en este formato no vas a notar ninguna diferencia.

Donde sí se va a aplicar es en el archivo JPG. Sin embargo, no es para nada recomendable activarla. ¿Por qué? Porque esta reducción de ruido es un proceso digital que también nos hace perder nitidez. Al aplicarse automáticamente, no podemos controlar cuánta nitidez estamos perdiendo.

Sin embargo, podemos aplicar nosotros mismos esta misma reducción de ruido en el procesado, a nuestro criterio. Así podremos decidir qué equilibrio entre nitidez y ruido nos compensa más en cada situación. Por eso, siempre es recomendable tener esta opción desactivada y aplicarla en el procesado.

El Ejemplo:

Para demostrar de manera práctica esta afirmación, he realizado dos fotografías con los mismos parámetros, a ISO 3200 para generar suficiente ruido para el ejemplo. He configurado mi cámara para que dispare en formato JPG, y he activado la reducción de ruido en ISOs altas.

En la otra fotografía, la he desactivado, y en Lightroom he aplicado yo misma, de manera manual, la reducción de ruido. Como puedes ver en la comparativa, la reducción de ruido automática ha reducido demasiado el ruido, perdiendo excesiva nitidez. En cambio, al aplicar la reducción de ruido manualmente, he decidido no reducir tanto el ruido para conseguir un poco más de nitidez en la fotografía. Lo bueno de aplicar la reducción de ruido manualmente es que eres tú quien decide cuánta nitidez quiere perder, no tu cámara.

10 Ejemplos de Aplicación de la Sensibilidad ISO a la Práctica 43

9. Activa la Reducción de Ruido en Exposiciones Prolongadas

La Premisa:

Así como la Reducción de ruido en ISOs altas es recomendable desactivarla, la Reducción de ruido en exposiciones prolongadas es muy recomendable tenerla activa, siempre que podamos. Y digo siempre que podamos porque la desventaja de esta opción es que cuando terminemos la toma va a tardar el mismo tiempo en procesarse, por lo que si hemos disparado una larga exposición de 30 segundos, por ejemplo, tardaremos otros 30 segundos más en tener lista nuestra foto.

Sin embargo, la reducción de ruido que conseguimos con esto es muy buena, y lo mejor es que no se pierde nitidez. Así pues, a no ser que necesites disparar tomas muy seguidas, como por ejemplo en un time lapse o si estás intentando cazar estrellas fugaces o rayos, actívala siempre.

Esta reducción de ruido sí se aplica también al archivo RAW, a diferencia de la reducción de ruido en ISOs altas, así que será recomendable tenerla activada incluso si disparas en RAW.

El Ejemplo:

Este ejemplo es sencillo: he disparado la misma fotografía activando y desactivando la Reducción de ruido en exposiciones prolongadas. En ambas he usado los mismos parámetros: 30 segundos de exposición, f/16 e ISO 3200, para generar suficiente ruido como para que se pueda percibir claramente en el ejemplo.

Como se puede ver en la comparativa, activando la Reducción de ruido en exposiciones prolongadas se consigue una reducción de ruido bastante perceptible, y además sin perder nitidez.

10 Ejemplos de Aplicación de la Sensibilidad ISO a la Práctica 45

10. Reducir el Ruido Cromático No Afecta a la Nitidez

La Premisa:

El ruido cromático es algo diferente al típico grano al que asociamos el ruido. Son como unas pequeñas manchitas de colores, normalmente magenta o verde, que se distribuyen por toda la fotografía. Aparece por la misma razón que aparece el ruido normal: al amplificar la señal eléctrica digitalmente, también se amplifican los datos aleatorios que emite, y eso genera también este tipo de ruido.

Para eliminar el ruido cromático deberemos hacerlo en el procesado de la fotografía. Sin embargo, así como reducir el ruido normal en el procesado nos va a restar nitidez, reducir el ruido cromático no afectará a la nitidez de la fotografía. Por eso mismo este tipo de ruido no nos debe preocupar en absoluto.

El Ejemplo:

Como puedes ver, en la fotografía de ejemplo tenemos un claro ruido cromático de color magenta y verde que la contamina, la ensucia. Simplemente he ido a la herramienta de reducción de ruido de Lightroom y he jugado con los deslizadores de Color para eliminar el ruido cromático.

Como se puede comprobar en la comparativa, hemos conseguido limpiarlo por completo, y la nitidez se ha mantenido intacta.

10 Ejemplos de Aplicación de la Sensibilidad ISO a la Práctica 47



Fuente