100 formas de ver, que podemos practicar en nuestras fotografías, a partir del cine


Cada vez que miramos por el visor o la pantalla de nuestra cámara nos debemos preguntar cómo quedará mejor lo que estamos viendo. Sabemos que nuestras cámaras van a elegir la mejor exposición posible pero depende solo de nosotros encuadrar y elegir el ángulo desde el que miramos. En un vídeo nos descubren hasta 100 tipos de ángulos, tomas y movimientos que podemos probar para conseguir el mejor resultado posible.

Siempre se ha dicho que la técnica es importante en la fotografía. Pero hemos llegado a un punto en el que las cámaras hacen todo por nosotros. Eligen el diafragma, el tiempo de obturación, la sensibilidad y siempre consiguen un buen resultado. Encima luego tenemos la ayuda inestimable de los programas de edición que nos ayudan a conseguir la mejor luz con la presencia cada vez más evidente de la inteligencia artificial.

Pero hay varias cosas que nos diferencian como fotógrafos por encima de las máquinas (al menos por ahora). Una de ellas es elegir correctamente el tipo de ángulo que necesita el motivo para destacar, para lograr una imagen limpia, sin interferencias visuales.

Anguloii

‘Lawrence de Arabia’ David Lean (1962)

Ahí es donde se empieza a diferenciar un fotógrafo de otro. Los aficionados siempre miran como si la realidad fuera una obra de teatro, todo de frente. Es lo más realista pero es difícil conseguir un buen resultado. Los turistas siempre miran de lado porque les da vergüenza que les vean. Y los que confunden la modernidad con el punto de vista siempre creen que una fotografía inclinada es una obra de arte.

Los tipos de ángulo en la fotografía

En el vídeo que compartimos hay 100 tipos de ángulos, tomas y movimientos distintos que podemos aprender del cine. Y los fotógrafos tenemos la obligación de apuntar, lápiz en mano, o mejor aún, cámara al ojo, todas las posibilidades que nos puedan interesar. Evidentemente no nos interesan todas y puede que no podamos hacer muchas de ellas por diversas limitaciones.

Siempre he defendido que los fotógrafos tenemos mucho que aprender del mundo del cine, de la mirada en el cine. Solo tenemos que ver las películas que nos gusta por la fotografía y apuntar mentalmente cómo consigue contarnos una emoción, destacar a un personaje o, sobre todo, mantener una unidad a lo largo de todo el metraje.

Hace poco he podido ver en todo su esplendor -solo me ha faltado un cine- ‘Paris, Texas’ de Win Wenders con la fotografía de Robby Müller. Cada plano es una joya, una fotografía perfecta del oeste americano desde el punto de vista de un europeo… Otra cosa que habría que ver es el uso del color, ese color rojo que da pinceladas en cada plano y llena de sentido la historia…

Pero volviendo a los tipos de ángulo siempre nos han hablado de los cinco clásicos:

Angulosi

‘Paris, Texas’ Win Wenders (1984)

  • Cenital: desde arriba perpendicular al suelo.
  • Picado: Por encima del sujeto de la imagen.
  • Normal: A la altura del objeto o de los ojos del modelo.
  • Contrapicado: por debajo del sujeto de la imagen.
  • Nadir: desde abajo perpendicular al suelo.

Pero después de ver el vídeo descubrimos que esos cinco tipos de ángulo son tan solo un resumen y que tenemos muchas más posibilidades a la hora de hacer una fotografía. Es verdad que en algunos casos mezcla tipos de ángulo con el tipo de distancia focal que estemos usando pero la interpretación de la acción es totalmente distinta. Y nuestra fotografía puede serlo también.

Anguloiii

‘Amelie’ Jean-Pierre Jeunet (2001)

Algunos como los dos primeros están al alcance de muy pocos, como el Ángulo del ojo de dios o el Punto de vista de los pájaros. Otros cambian la realidad solo porque cambiaríamos el objetivo que estamos usando, como el Ángulo del ojo de pez o el Ángulo de teleobjetivo.

Y también incluye muchos movimientos y tomas de cámara. Algo que solo se puede hacer con el vídeo de nuestras máquinas. Pero también nos pueden dar ideas prácticas a los fotógrafos para enfrentarse a una realidad que va más allá de la toma frontal y directa.

Pero ver este vídeo y la correspondiente y completa página es uno de los mejores ejercicios que podemos hacer para aprender a mirar de otra forma e intentar resolver nuestras fotografías de una forma mucho más abierta y menos limitada.



Fuente