Exposición de Carlos Amorales en Murcia

0
190

Del 3 de Noviembre de 2009 al 6 de Enero de 2010, la Sala Verónicas (Verónicas s/n.  30004 Murcia) muestra la exposición “Black cloud”, del fotógrafo mexicano Carlos Amorales.

La exposición Black Cloud es el proyecto más importante que el artista mexicano Carlos Amorales ha desarrollado en España. Su trayectoria fulgurante hace de este artista uno de los más importantes no sólo de la escena latinoamericana sino del panorama global ya que ha tenido presencia en importantes eventos y museos de Europa y América. Este proyecto que se muestra en la Sala Verónicas literalmente ocupa el espacio a la vez que juega con la idea de su absoluto vacío siendo un ejercicio virtuoso a la vez de ligereza y opresión.

Carlos Amorales (México 1970) ha definido la belleza como el momento de contradicción que puede tener una imagen, un instante de absoluta seducción y a la vez repulsión, cargado de rebeldía. No se trataría por tanto de crear alegorías o discursos cerrados, sino la posibilidad de que el espectador pueda construir dentro de una composición de imágenes su propia idea.

Black cloud es un ejemplo perfecto de la capacidad del trabajo de este artista para generar a partir de clichés, de una iconografía conocida y anclada en la tradición, un discurso original y profundamente perturbador. En esta instalación Carlos Amorales parte del mito de que la polilla es un heraldo de la muerte y encontrarla en el umbral de una puerta, en una ventana o en el techo de una habitación es señal de mala suerte o de un fallecimiento próximo. Pero el proyecto aunque adquiere una profunda carga simbólica al ocupar una iglesia barroca bajo la advocación de la Verónica no se puede leer sólo como una vanitas o un recordatorio de la brevedad de la vida, sino que también es -como escribe Sebald en su libro Austerlitz, en las páginas en las que se pregunta si también las polillas sueñan- el relampaguear de lo irreal en lo real.

Así, como si fuera un sueño, asistimos a un extravío, a una ocupación del espacio sacralizado del arte, a un tiempo extraño y nocturno. Un encuentro con lo enigmático. Porque con sus giros, curvas, rizos y espirales parece que Black Cloud estuviera, sobre todo, dibujando una pregunta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí