Panasonic Lumix GF1

0
261
El lanzamiento del Sistema Micro CuatroTercios, hace algo más de un año, auguraba el desarrollo de cámaras que combinaran el pequeño tamaño de las compactas con las prestaciones y versatilidad de las DSLR. Los primeros modelos del nuevo sistema, las Panasonic Lumix G1 y GH1, sin embargo, mantenían un diseño inspirado en el de las réflex, con lo que no resultaban apropiadas para llevarlas siempre en un bolsillo. Olympus cambió este concepto con el desarrollo de la E-P1, cuyo cuerpo se ajusta más a estas característica. Panasonic ha decidido apostar también por esta línea, y la Lumix GF1 es ya un modelo que combina prestaciones y portabilidad de forma adecuada.
La cámara
Las comparaciones entre la Lumix GF1 y la Olympus E-P1 son inevitables. Ambas cámaras poseen un cuerpo muy compacto, incorporan el mismo sensor Live MOS de 17,13 x 13,00 mm de 12,1 MP, la misma montura de objetivos, y las dos carecen de visor óptico.
Exteriormente, sin embargo, ya se aprecian diferencias. El diseño de la GF1 mantiene unas líneas clásicas, pero sin llegar al aspecto “retro” de la E-P1, que en muchos sentidos recuerda a su hermana, la Lumix LX3. La forma y tamaño son muy parecidos, con la misma distribución de los controles de la parte superior, ubicación del flash y zapata para flashes externos centrada. La calidad de construcción y el acabado del cuerpo son excelentes, y como muchos otros modelos de Panasonic, la GF1 está disponible en diversos colores, concretamente plateado, rojo y negro.
La distrubución de los controles en la parte trasera resulta, inicialmente, algo confusa, con un elevado número de botones de variadas formas y tamaños esparcidos de forma aparentemente aleatoria sobre la superficie. Un análisis más profundo revela que los controles más importantes se encuentran siempre en el sitio adecuado, como la rueda de ajustes bajo el pulgar de la mano derecha, por ejemplo. Además, todos los controles están debidamente etiquetados, por lo que no resulta complicado identificar la función de cada uno.
La GF1 incorpora muchas de las características presentes en la Olympus E-P1, pero su integración es ligeramente diferente. Así, ambas cámaras ofrecen grabación de vídeo HD de 1280 x 720 píxeles, pero mientras que la E-P1 ofrece grabación de sonido estéreo, la GF1 sólo lo permite en mono; pero ofrece una mayor gama de resoluciones y de fotogramas por segundo, y utiliza el formato de mayor calidad AVCHD Lite. La GF1 es capaz de grabar vídeos con una duración 110 minutos a máxima calidad.
Hay que puntualizar que, al igual que sus otras hermanas de la gama G, la GF1 no dispone de estabilizador de imagen en el cuerpo. Muchas de las ópticas del sistema incluyen el reconocido sistema de estabilización óptico Mega OIS, de Panasonic, pero el objetivo 20mm f/1.7 del kit no es uno de ellos. Dadas las características angulares y de luminosidad de esta óptica, no parece un excesivo problema, pero sí lo puede llegar a ser si se utilizan objetivos del sistema Micro CuatroTercios o, mediante adaptador, del sistema CuatroTercios de otros fabricantes.
La GF1 está pensada para ofrecer a los fotógrafos una alternativa real a los sistemas DSLR, por lo que ofrece un control creativo similar al de las réflex. Así, ofrece modos de exposición P, A, S y M, con un rango de velocidades de 1/4000 a 60 segundos, con opción B para exposiciones más prolongadas. Dispone, además, de otros controles creativos, como el modo “Film”, que consiste en una serie de preajustes que pueden seleccionarse en el menú. Cada uno de ellos permite personalizar los parámetros de contraste, nitidez, saturación y reducción de ruido en cinco niveles cada uno. La cámara también permite grabar las imágenes en los espacios de color sRGB o Adobe RGB, y, por supuesto, dispone de formato RAW.
El sistema de menús es algo complejo. Así, el denominado “menú rápido”, por ejemplo, muestra en la pantalla simultáneamente todos y cada uno de los parámetros ajustables. Además, la pantalla puede mostrar el sistema de menús principal, incluyendo el modo personalizado “My menu”. También el botón Fn puede personalizarse para proporcionar un acceso rápido a una función específica en el menú. Por defecto, cuando se presiona este botón, se accede a los ajustes del modo “Film”.
El modo de vídeo de la GF1 es algo limitado, en comparación con el de la GH1, pero es cláramente superior al de la mayoría de compactas. La cámara cuenta con un botón rojo, situado en la parte superior del cuerpo, que permite comenzar instantáneamente la grabación en modo automático; pero también dispone de un modo auto programado que proporciona cierto nivel de control creativo, incluyendo modo “Film”, modo AF, etcétera.
La gama de objetivos para el sistema G es actualmente algo limitada, si bien, las 6 ópticas disponibles son de una gran calidad, y cubren un amplio rango focal, desde el extremo granangular hasta el equivalente a 400mm. El nuevo objetivo 20mm F1.7 “pancake” es excelente, con una fantástica luminosidad y proporcionando una gran nitidez en todo el fotograma.
En las manos
En términos de respuesta, la GF1 se ajusta a los estándares de las cámaras DSLR de iniciación. Su encendido es de algo más de 1 segundo, pero su apagado se prolonga hasta unos 2,5 segundos. En modo de disparo sencillo, puede mantener una cadencia de un disparo por segundo, mientras que en modo de disparo continuo realiza 3 tomas por segundo con enfoque continuo, sin límite de fotos, lo que no está nada mal.
La GF1 incorpora un sistema AF de contraste de 23 puntos, con detección de caras y seguimiento de objetos en movimiento, que en la mayoría de los casos se muestra rápido y preciso. El enfoque en condiciones de poca iluminación es muy bueno, gracias a una potente lámpara de asistencia que facilita el enfoque, incluso de objetos situados a varios metros y en la más absoluta oscuridad. El enfoque de objetos muy próximos, sin embargo, es algo más lento, debido a que la cámara intenta enfocar en una zona no deseada en ocasiones. Afortunadamente, la pantalla LCD es lo suficientemente nítida como para facilitar un enfoque manual preciso. Las ópticas del sistema G incorporan un enfoque manual electro-mecánico, por medio de un anillo tradicional, que al girarse produce una amplíación automática de la visualización en pantalla.
Las Pruebas
La GF1 produce imágenes con una saturación casi perfecta (101,8%). El balance de blancos automático responde adecuadamente bajo cualquier tipo de iluminación, y reproduce la carta de prueba GretagMacbeth con unos valores casi completamente neutros. Los grises se sitúan en el centro de la tabla, aunque con una mínima inclinación hacia la zona “fría”. Los tonos de piel (campos 1 y 2), por su parte, son muy buenos, aunque en la imagen de prueba estándar revelan un ligero desplazamiento hacia la zona verde, mientras que en la fotografía de retrato son algo más cálidos. La buena reproducción de los colores está basada en unos ajustes de exposición casi exactos. Las imágenes de prueba, ambas tomadas en modo P,  muestran un equilibrio perfecto entre las zonas oscuras y las más luminosas. Los colores de la imagen de prueba estándar son todos muy naturales, con una clara diferenciación entre los distintos matices de cada color.
La resolución nominal vertical de la cámara es de 3.000 píxeles, mientras que la carta de prueba se reproduce con 2.368 líneas de altura y un 105 de sobreenfoque. Esto supone un excelente resultado para una cámara compacta de 12 MP, y bueno, para una DSLR. Las pruebas se realizaron con la óptica del kit, 14-45mm, mientras que las imágenes tomadas con el 20mm “Pancake” ofrecen una resolución ligeramente inferior. Las fotografías tomadas en modo RAW presentan una nitidez aún mayor.
Dado el pequeño tamaño del sensor Micro CuatroTercios, comparado con uno APS-C, por ejemplo, el índice luminancia-ruido básico es bastante alto, comenzando en un valor de 0,65 a 100 ISO, mientras que el de una DSLR de iniciación se sitúa en torno a 0,4 ó 0,5. Aún así, la cámara utiliza un filtrado inteligente que mantiene las imágenes limpias hasta 400 ISO. A 800 y 1.600 ISO se observa la presencia de “grano”, aunque con un aspecto bastante natural, recordando al grano de la película.
El rango dinámico que ofrece la cámara es muy grande, con un máximo de 10,5 EV, lo que supone un resultado muy bueno para una DSLR, y aún mejor para una compacta, y la GF1 tiene un poco de ambas.
Conclusión
Con la Lumix GF1, Panasonic ha creado una cámara que tiene todas las opciones de convertirse en un clásico. Ofrece una calidad de imagen y flexibilidad comparables a las de una buena DSLR, pero con un tamaño que permite introducirla en cualquier bolsillo. Su construcción, respuesta y calidad de imagen la sitúan en lo más alto. Es una lástima, sin embargo, que su precio esté por encima del de muchas réflex digitales de aficionado.
E. T. Diorama.
Datos de prueba: Betternet.

El tercer modelo de la gama Micro CuatroTercios de Panasonic abandona el aspecto de pequeñas DSLR de sus hermanas, para ajustarse al concepto de “compacta de óptica intercambiable.



El lanzamiento del Sistema Micro CuatroTercios, hace algo más de un año, auguraba el desarrollo de cámaras que combinaran el pequeño tamaño de las compactas con las prestaciones y versatilidad de las DSLR. Los primeros modelos del nuevo sistema, las Panasonic Lumix G1 y GH1, sin embargo, mantenían un diseño inspirado en el de las réflex, con lo que no resultaban apropiadas para llevarlas siempre en un bolsillo. Olympus cambió este concepto con el desarrollo de la E-P1, cuyo cuerpo se ajusta más a estas característica. Panasonic ha decidido apostar también por esta línea, y la Lumix GF1 es ya un modelo que combina prestaciones y portabilidad de forma adecuada.

no images were found

La Lumix GF1 es una cámara muy compacta, con objetivos intercambiables del sistema Micro CuatroTercios. Ofrece una resolución de 12 MP, una gran pantalla LCD, que hace las veces de visor, y grabación de video HD.


La cámara

Las comparaciones entre la Lumix GF1 y la Olympus E-P1 son inevitables. Ambas cámaras poseen un cuerpo muy compacto, incorporan el mismo sensor Live MOS de 17,13 x 13,00 mm de 12,1 MP, la misma montura de objetivos, y las dos carecen de visor óptico.

Exteriormente, sin embargo, ya se aprecian diferencias. El diseño de la GF1 mantiene unas líneas clásicas, pero sin llegar al aspecto “retro” de la E-P1, que en muchos sentidos recuerda a su hermana, la Lumix LX3. La forma y tamaño son muy parecidos, con la misma distribución de los controles de la parte superior, ubicación del flash y zapata para flashes externos centrada. La calidad de construcción y el acabado del cuerpo son excelentes, y como muchos otros modelos de Panasonic, la GF1 está disponible en diversos colores, concretamente plateado, rojo y negro.

La cámara utiliza un cursor multidireccional y un dial de modos para navegar por los menús o para ajustar los parámetros de toma, como la abertura o la velocidad. La zapata para flashes externos, protegida por una tapa de plástico, también puede utilizarse para acoplar el visor electrónico opcional.

La distrubución de los controles en la parte trasera resulta, inicialmente, algo confusa, con un elevado número de botones de variadas formas y tamaños esparcidos de forma aparentemente aleatoria sobre la superficie. Un análisis más profundo revela que los controles más importantes se encuentran siempre en el sitio adecuado, como la rueda de ajustes bajo el pulgar de la mano derecha, por ejemplo. Además, todos los controles están debidamente etiquetados, por lo que no resulta complicado identificar la función de cada uno.

La GF1 incorpora muchas de las características presentes en la Olympus E-P1, pero su integración es ligeramente diferente. Así, ambas cámaras ofrecen grabación de vídeo HD de 1280 x 720 píxeles, pero mientras que la E-P1 ofrece grabación de sonido estéreo, la GF1 sólo lo permite en mono; pero ofrece una mayor gama de resoluciones y de fotogramas por segundo, y utiliza el formato de mayor calidad AVCHD Lite. La GF1 es capaz de grabar vídeos con una duración 110 minutos a máxima calidad.

no images were found

El dial de modos de la cámara ofrece los característicos modos de exposición P, S, A y M, así como dos modos personalizables, para los usuarios más avanzados, mientras que dispone de programas de escena específicos y modo automático inteligente (iA), para los menos experimentados.

Hay que puntualizar que, al igual que sus otras hermanas de la gama G, la GF1 no dispone de estabilizador de imagen en el cuerpo. Muchas de las ópticas del sistema incluyen el reconocido sistema de estabilización óptico Mega OIS, de Panasonic, pero el objetivo 20mm f/1.7 del kit no es uno de ellos. Dadas las características angulares y de luminosidad de esta óptica, no parece un excesivo problema, pero sí lo puede llegar a ser si se utilizan objetivos del sistema Micro CuatroTercios o, mediante adaptador, del sistema CuatroTercios de otros fabricantes.

La GF1 está pensada para ofrecer a los fotógrafos una alternativa real a los sistemas DSLR, por lo que ofrece un control creativo similar al de las réflex. Así, ofrece modos de exposición P, A, S y M, con un rango de velocidades de 1/4000 a 60 segundos, con opción B para exposiciones más prolongadas. Dispone, además, de otros controles creativos, como el modo “Film”, que consiste en una serie de preajustes que pueden seleccionarse en el menú. Cada uno de ellos permite personalizar los parámetros de contraste, nitidez, saturación y reducción de ruido en cinco niveles cada uno. La cámara también permite grabar las imágenes en los espacios de color sRGB o Adobe RGB, y, por supuesto, dispone de formato RAW.

no images were found

Cuando se activa, el flash integrado se abre hasta situarse en una posición bastante elevada sobre el plano del objetivo, con lo que se reduce en gran medida el efecto de ojos rojos. La cámara tiene un tamaño muy compacto, especialmente cuando se utiliza un objetivo como el nuevo 20 mm, F1,7.

El sistema de menús es algo complejo. Así, el denominado “menú rápido”, por ejemplo, muestra en la pantalla simultáneamente todos y cada uno de los parámetros ajustables. Además, la pantalla puede mostrar el sistema de menús principal, incluyendo el modo personalizado “My menu”. También el botón Fn puede personalizarse para proporcionar un acceso rápido a una función específica en el menú. Por defecto, cuando se presiona este botón, se accede a los ajustes del modo “Film”.

El modo de vídeo de la GF1 es algo limitado, en comparación con el de la GH1, pero es cláramente superior al de la mayoría de compactas. La cámara cuenta con un botón rojo, situado en la parte superior del cuerpo, que permite comenzar instantáneamente la grabación en modo automático; pero también dispone de un modo auto programado que proporciona cierto nivel de control creativo, incluyendo modo “Film”, modo AF, etcétera.

no images were found

En el lado izquierdo de la cámara se encuentran las conexiones. La GF1 dispone de interfaces USB 2.0 y AV, HDMI y de control remoto.

La gama de objetivos para el sistema G es actualmente algo limitada, si bien, las 6 ópticas disponibles son de una gran calidad, y cubren un amplio rango focal, desde el extremo granangular hasta el equivalente a 400mm. El nuevo objetivo 20mm F1.7 “pancake” es excelente, con una fantástica luminosidad y proporcionando una gran nitidez en todo el fotograma.

En las manos

En términos de respuesta, la GF1 se ajusta a los estándares de las cámaras DSLR de iniciación. Su encendido es de algo más de 1 segundo, pero su apagado se prolonga hasta unos 2,5 segundos. En modo de disparo sencillo, puede mantener una cadencia de un disparo por segundo, mientras que en modo de disparo continuo realiza 3 tomas por segundo con enfoque continuo, sin límite de fotos, lo que no está nada mal.

La GF1 incorpora un sistema AF de contraste de 23 puntos, con detección de caras y seguimiento de objetos en movimiento, que en la mayoría de los casos se muestra rápido y preciso. El enfoque en condiciones de poca iluminación es muy bueno, gracias a una potente lámpara de asistencia que facilita el enfoque, incluso de objetos situados a varios metros y en la más absoluta oscuridad. El enfoque de objetos muy próximos, sin embargo, es algo más lento, debido a que la cámara intenta enfocar en una zona no deseada en ocasiones. Afortunadamente, la pantalla LCD es lo suficientemente nítida como para facilitar un enfoque manual preciso. Las ópticas del sistema G incorporan un enfoque manual electro-mecánico, por medio de un anillo tradicional, que al girarse produce una amplíación automática de la visualización en pantalla.

Las Pruebas

La GF1 produce imágenes con una saturación casi perfecta (101,8%). El balance de blancos automático responde adecuadamente bajo cualquier tipo de iluminación, y reproduce la carta de prueba GretagMacbeth con unos valores casi completamente neutros. Los grises se sitúan en el centro de la tabla, aunque con una mínima inclinación hacia la zona “fría”. Los tonos de piel (campos 1 y 2), por su parte, son muy buenos, aunque en la imagen de prueba estándar revelan un ligero desplazamiento hacia la zona verde, mientras que en la fotografía de retrato son algo más cálidos. La buena reproducción de los colores está basada en unos ajustes de exposición casi exactos. Las imágenes de prueba, ambas tomadas en modo P, muestran un equilibrio perfecto entre las zonas oscuras y las más luminosas. Los colores de la imagen de prueba estándar son todos muy naturales, con una clara diferenciación entre los distintos matices de cada color.

no images were found

Imagen de prueba estándar en modo JPEG.


no images were found

Imagen de prueba estándar en modo RAW. La imagen de prueba estándar tomada con la GF1 presenta una exposición perfecta. Todos los colores tienen un aspecto muy natural, y se aprecia un alto nivel de detalle, incluso en los elementos más complicados, como el muñeco de peluche. La nitidez es muy buena.

La resolución nominal vertical de la cámara es de 3.000 píxeles, mientras que la carta de prueba se reproduce con 2.368 líneas de altura y un 105 de sobreenfoque. Esto supone un excelente resultado para una cámara compacta de 12 MP, y bueno, para una DSLR. Las pruebas se realizaron con la óptica del kit, 14-45mm, mientras que las imágenes tomadas con el 20mm “Pancake” ofrecen una resolución ligeramente inferior. Las fotografías tomadas en modo RAW presentan una nitidez aún mayor.

no images were found

Fotografía de retrato en modo JPEG (izquierda) y fotografía de retrato con flas en modo RAW (derecha). Al igual que sucede en la imagen de prueba estándar, la fotografía de retrato demuestra la exactitud de los ajustes automáticos y la riqueza de detalle. Los tonos de piel son muy buenos, mejorándose, incluso, cuando se utiliza el formato RAW.

Dado el pequeño tamaño del sensor Micro CuatroTercios, comparado con uno APS-C, por ejemplo, el índice luminancia-ruido básico es bastante alto, comenzando en un valor de 0,65 a 100 ISO, mientras que el de una DSLR de iniciación se sitúa en torno a 0,4 ó 0,5. Aún así, la cámara utiliza un filtrado inteligente que mantiene las imágenes limpias hasta 400 ISO. A 800 y 1.600 ISO se observa la presencia de “grano”, aunque con un aspecto bastante natural, recordando al grano de la película.

El rango dinámico que ofrece la cámara es muy grande, con un máximo de 10,5 EV, lo que supone un resultado muy bueno para una DSLR, y aún mejor para una compacta, y la GF1 tiene un poco de ambas.

no images were found

Gráficos de error de color (izquierda), curvas características (centro) y viñeteado (derecha).


Conclusión

Con la Lumix GF1, Panasonic ha creado una cámara que tiene todas las opciones de convertirse en un clásico. Ofrece una calidad de imagen y flexibilidad comparables a las de una buena DSLR, pero con un tamaño que permite introducirla en cualquier bolsillo. Su construcción, respuesta y calidad de imagen la sitúan en lo más alto. Es una lástima, sin embargo, que su precio esté por encima del de muchas réflex digitales de aficionado.

Equipo Técnico de Diorama, para Digimag. Datos de prueba: Betternet.

Especificaciones técnicas

[table “15” not found /]

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí