Canon EOS-1D Mark IV, a prueba

0
401
Canon EOS-1D Mark IV.

Desde su aparición en 2001, la EOS-1D se ha covertido en la herramienta habitual de muchos fotógrafos profesionales. Y han sido precisamente ellos, con sus sugerencias, los que han inspirado muchas de las características de la Mark IV.

Casi tres años después del lanzamiento de la EOS-1D Mark III, Canon ha lanzado la cuarta generación de su modelo profesional, a la que ha añadido no pocas características respecto a su antecesora. Para ello, y también para evitar anteriores “deslices”, el fabricante japonés ha querido contar con la opinión de los profesionales de la fotografía, para desarrollar un modelo que se ajuste a sus necesidades.

La EOS-1D Mark IV es el nuevo buque insignia de Canon. Puede tomar hasta 10 fps a máxima resolución -16 MP-, con un sensor de tamaño APS-H. También es capaz de grabar vídeo HD 1080p.

La cámara

Como es de esperar en un modelo profesional, la EOS-1D Mark IV es una cámara voluminosa y pesada, que transmite una inmediata sensación de solidez y seriedad, complementadas con un sellado del cuerpo, que permite tomar fotografías bajo las condiciones más extremas. Para su desarrollo, Canon ha incidido tanto en la ergonomía del cuerpo como en la respuesta de los componentes internos. La cámara puede utilizarse para tomas apaisadas o verticales, ofreciendo una gran comodidad, en ambos casos, gracias a las líneas que definen sus empuñaduras.

También la pantalla LCD supone una mejora considerable, con un tamaño de 3 pulgadas y 920.000 puntos, que permite un ángulo de visión de 170° y ofrece unas imágenes muy luminosas y nítidas.

La pantalla LCD principal, con 920.000 puntos RGB, muestra unas imágenes muy brillantes. Junto a ella, el gran dial y el pequeño Joystick posibilitan la navegación por los menús y el ajuste de los parámetros de imagen. En la parte inferior derecha, la cámara ofrece un segundo disparador y otros elementos de función adicionales, utilizados para realizar tomas verticales.

Sin embargo, la principal mejora de la cámara es su nuevo sensor CMOS de 16,1 megapíxeles; con un tamaño APS-H, que ofrece un factor de conversión focal de 1,3x. Junto con el nuevo sensor, la Mark IV incorpora el mismo procesador dual DIGIC 4 de la EOS 5D Mark II, que la dota de una respuesta impresionante.

La combinación del nuevo sensor con el procesador DIGIC 4 permite que la cámara aumente considerablemente sus prestaciones. Así, por ejemplo, ofrece un rango de sensibilidades de 100 a 12.800 ISO, ampliable desde 50 hasta un increíble 102.400 ISO.

Otra de las más importantes mejoras de la EOS-1D Mk IV es su nuevo sistema autofoco de 45 puntos AF, de los que 39 son de tipo cruz, situados, sorprendentemente, en el perímetro exterior del área de enfoque, con seis sensores lineales estándar alineados en el centro del fotograma.

La EOS-1D Mk IV también se ha sumado a la moda de la grabación de vídeo, incorporando el mismo sistema de la EOS 5D Mark II, ofreciendo capacidades “Full HD” 1080p, a distintos niveles de fps, así como resoluciones de 720p y VGA con índices fps más altos. También permite la grabación de audio estéreo por medio de un micrófono externo, y puede reproducir los vídeos en un televisor HD, gracias a su salida HDMI. Al igual que la 5D Mark II, la 1D Mark IV permite un control manual de la exposición durante la grabación de vídeo, lo que posibilita jugar con la profundidad de campo.

La 1D Mark IV incorpora una pantalla LCD de información en su parte superior. Los parámetros de toma más importantes se ajustan por medio de la pequeña ruedecilla situada junto al disparador y el gran dial de la parte trasera.

Como es de esperar en un modelo profesional, la EOS-1D Mark IV es una cámara voluminosa y pesada, que transmite una inmediata sensación de solidez y seriedad, complementadas con un sellado del cuerpo, que permite tomar fotografías bajo las condiciones más extremas. Para su desarrollo, Canon ha incidido tanto en la ergonomía del cuerpo como en la respuesta de los componentes internos. La cámara puede utilizarse para tomas apaisadas o verticales, ofreciendo una gran comodidad, en ambos casos, gracias a las líneas que definen sus empuñaduras.

También la pantalla LCD supone una mejora considerable, con un tamaño de 3 pulgadas y 920.000 puntos, que permite un ángulo de visión de 170° y ofrece unas imágenes muy luminosas y nítidas.

Sin embargo, la principal mejora de la cámara es su nuevo sensor CMOS de 16,1 megapíxeles; con un tamaño APS-H, que ofrece un factor de conversión focal de 1,3x. Junto con el nuevo sensor, la Mark IV incorpora el mismo procesador dual DIGIC 4 de la EOS 5D Mark II, que la dota de una respuesta impresionante.

La combinación del nuevo sensor con el procesador DIGIC 4 permite que la cámara aumente considerablemente sus prestaciones. Así, por ejemplo, ofrece un rango de sensibilidades de 100 a 12.800 ISO, ampliable desde 50 hasta un increíble 102.400 ISO.

Las conexiones de la cámara se sitúan en el lado izquierdo del cuerpo, protegidas por unas tapas de goma. La 1D Mark IV incorpora un interfaz combi USB/TV, así como una salida HDMI y una entrada de audio para la conexión de un micrófono externo.

Otra de las más importantes mejoras de la EOS-1D Mk IV es su nuevo sistema autofoco de 45 puntos AF, de los que 39 son de tipo cruz, situados, sorprendentemente, en el perímetro exterior del área de enfoque, con seis sensores lineales estándar alineados en el centro del fotograma.

La EOS-1D Mk IV también se ha sumado a la moda de la grabación de vídeo, incorporando el mismo sistema de la EOS 5D Mark II, ofreciendo capacidades “Full HD” 1080p, a distintos niveles de fps, así como resoluciones de 720p y VGA con índices fps más altos. También permite la grabación de audio estéreo por medio de un micrófono externo, y puede reproducir los vídeos en un televisor HD, gracias a su salida HDMI. Al igual que la 5D Mark II, la 1D Mark IV permite un control manual de la exposición durante la grabación de vídeo, lo que posibilita jugar con la profundidad de campo.

En las manos

El encendido de la cámara es prácticamente instantáneo, pero si se utiliza la opción por defecto de limpieza del sensor, este tiempo se extiende hasta unos 3 segundos. aunque puede ser cancelado en cualquier momento al pulsar el disparador. Los tiempos entre tomas son tan rápidos como el usuario sea capaz de realizar el disparo. El retraso en la toma es prácticamente inexistente.

La cámara incorpora 2 ranuras para tarjetas CF y SD/SDHC, que pueden utilizarse simultáneamente para almacenar las tomas RAW en una y las JPEG en la otra.

En modo de disparo continuo, la cámara es capaz de realizar 10 fps, hasta 121 imágenes JPEG ó 28 RAW. En nuestras pruebas, sin embargo, hemos comprobado que estas especificaciones pueden incluso superarse cuando se utiliza una tarjeta de alta velocidad.

El comportamiento del nuevo sistema AF es excelente, con una respuesta casi inmediata y unos tiempos de enfoque mínimos, incluso en situaciones difíciles.

Las Pruebas

En modo de color estándar, la EOS-1D Mark IV ofrece imágenes con una ligera sobresaturación del 104,7%. El balance de blancos es casi perfecto; todos los patrones grises se reproducen de forma muy neutra, situándose exactamente en el centro de la carta de color. Los tonos rojos presentan, sin embargo, un exceso de amarillo y de saturación, como puede comprobarse en la saturada camiseta de la modelo. La fotografía de retrato presenta, además, un aspecto algo más frío que la imagen de prueba estándar.

Imagen de prueba estándar, tomada en modo JPEG.
Imagen de prueba estándar, tomada en modo RAW. La fotografía, tomada en modo “P”, se reproduce con unos tonos neutros algo fríos. La nitidez es muy alta, y las aberraciones cromáticas son mínimas. La imagen hace uso de la gama tonal completa de la cámara -11,5 pasos F-, lo que propicia un gran nivel de detalle.

La cámara muestra un muy buen comportamiento en las pruebas de resolución, realizadas junto con el objetivo EF 17-40 mm 1:4L USM. La 1D Mark IV es capaz de reproducir imágenes con 3.105 líneas de altura, alcanzando casi su resolución nominal de 3.264 píxeles. En consecuencia, las fotografías son muy nítidas.

Fotografía de retrato tomada en modo JPEG.
Fotografía de retrato con flash tomada en modo RAW. El rojo de la camiseta de la modelo está algo sobresaturado, lo mismo que sucede en la imagen de prueba estándar. Los tonos de piel son muy naturales y atractivos.

La Mark IV proporciona imágenes muy limpias, incluso en las sensibilidades más altas. Hasta 1.600 ISO, el índice de ruido se mantiene por debajo del 1%, superando ligeramente este valor hasta 6.400 ISO, y permaneciendo por debajo del 2%, incluso con el ajuste estándar más alto. La cámara demuestra realizar un excelente trabajo en el filtrado del ruido. Unicamente, las imágenes tomadas a 6.400 y 12.800 ISO presentan algo de ruido cromático, utilizando el modo RAW y el filtrado anti ruido del software de Canon Digital Photo Professional.

La cámara ofrece tres pasos de sensibilidad adicionales, en el modo HI. Incluso las fotografías tomadas en el último de ellos, 102.400 ISO, son aptas para su uso comercial. El índice de ruido es alto, pero aceptable para tomas de “visión nocturna”.

Curvas características.
Viñeteado.
Error de color.

Conclusión

El último modelo de la línea EOS-1D de Canon está desarrollado para liderar con orgullo la gama profesional de alta velocidad del fabricante japonés. Y, para ello, incorpora un nuevo sistema AF que hace olvidar los fantasmas del pasado.

Como todo modelo profesional, la 1D Mark IV carece de algunos elementos característicos de los modelos DSLR de aficionado, como un flash eyectable o los modos de escena, pero ofrece todas las opciones que puede necesitar el profesional.

E. T. Diorama, para Digimag.

Datos de prueba: Betternet.

Reseña
Calidad de imagen
Resolución
Prestaciones
Equipo
Relación Calidad-Precio
Compartir
Artículo anteriorNuevos modelos Jobo photoGPS
Artículo siguienteLa Gran Vía de Català Roca

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí