Samsung WB5000, a prueba

0
147
Samsung WB5000.

La Samsung WB5000 supone el segundo intento de la firma coreana por entrar en el segmento de las cámaras “puente”, tras la ya lejana Pro815, del año 2006.

Samsung es uno de los fabricantes de cámaras digitales más activos, contando en la actualidad con una gama de más de 30 modelos, entre los que se incluyen la DSLR GX20 y la nueva familia compacta de objetivos intercambiables NX. Sin embargo, a pesar de tanta actividad, la presencia del fabricante coreano ha pasado casi inadvertida en el segmento superzoon, limitándose únicamente a la Pro815, aparecida allá por 2006. Pero esta carencia ya está subsanada con la aparición de la WB5000, una cámara de 12,5 magapíxeles, que cuenta con un objetivo zoom 24x, equivalente a 26-624 mm.

La nueva Samsung WB5000 es una cámara compacta avanzada, que ofrece una resolución de 12 magapíxeles y un amplio zoom 24x, equivalente a 26-624 mm, y que incluye muchas características interesantes, como la grabación de vídeo HD.

La cámara

El diseño de la WB5000 se ajusta a los estándares de su gama, con un aspecto que recuerda al de una DSLR, pero de tamaño mucho más pequeño, el objetivo sobresaliendo notablemente del cuerpo y una empuñadura que facilita su sujeción. El cuerpo de la cámara es sorprendentemente delgado y ligero, aunque la calidad de su construcción es muy buena.

La WB5000 incorpora la gama de opciones característica de las cámaras “puente”. Así, ofrece prioridad a la abertura, a la velocidad y control de la exposición completamente manual, con tres pasos de abertura y rango de velocidades de 1/2000 a 16 segundos, en incrementos de 1/3 EV. El control de la exposición se realiza cómodamente con una rueda, que también hace las veces de cursor multidireccional, situado en la parte trasera del cuerpo. Este mismo dial se utiliza para la navegación por los menús, y transmite una agradable sensación táctil al ser accionado.

La Samsung WB5000 incorpora una gran pantalla LCD de 3 pulgadas, con una resolución estándar de 230.000 píxeles. El dial de ajustes, situado junto a la pantalla LCD, permite definir diferentes parámetros. Este dial también puede utilizarse como cursor multidireccional. Un botón exclusivo, identificado con un punto rojo, activa la grabación de vídeo.

El resto de controles de la cámara están muy bien estructurados, incluyendo dos botones separados para el bloqueo de la exposición y la compensación, así como otro exclusivo para la grabación de vídeo. El control del zoom se realiza por medio de una pequeña palanca situada en torno al disparador, e incluye una función de doble velocidad, que ayuda a encuadrar de forma precisa, aunque, su desplazamiento es algo irregular.

El dial de modos de la cámara incluye las tradicionales posiciones P, A, S y M. Los programa de escena están disponibles cuando se utiliza el ajuste SCN, mientras con el icono de la cámara de cine se accede al modo de vídeo, si bien, también se puede activar el modo de vídeo presionando el botón exclusivo de la parte trasera del cuerpo.

Sorprendentemente, tratándose de uno de los mayores fabricantes de pantallas LCD, la pantalla LCD de la cámara es mejorable. Su tamaño de 3 pulgadas es bueno, pero la resolución es muy limitada, con sólo 230.000 píxeles y una cubierta plástica excesivamente reflectante. Por el contrario, su luminosidad y el índice de refresco de las imágenes son muy buenos. La cámara incluye, además, un visor electrónico, del que también se podría esperar mejor calidad, ya que no es lo suficientemente nítido como para definir el foco, y ofrece un rango dinámico muy limitado, con poco detalle en las sombras.

La WB5000 ofrece una grabación de vídeo de calidad excelente, al igual que el sonido. Justo por encima del objetivo, la cámara incluye dos micrófonos estéreo, que, curiosamente, no se ven excesivamente afectados por el ruido del zoom. El modo de vídeo incluye modos de estilo de color, y los clips están limitados a un máximo de 20 minutos.

En el lado izquierdo del cuerpo se sitúa el único interfaz de la cámara, protegido por una tapa de goma. Esta conexión se utiliza como puerto USB 2.0, salida de TV y entrada DC, para recargar la batería.

La WB5000 está lista para disparar en unos 1,40 segundos desde su encendido, algo normal en los modelos superzoom, pero el tiempo que necesita entre tomas es excesivamente largo, llegando a resultar casi desesperante. El retraso en la toma se sitúa en torno a medio segundo, desapareciendo casi por completo con enfoque previo.

La WB5000 cuenta con una memoria interna de 20 MB, así como una ranura para tarjetas SD/SDHC.

En modo de disparo continuo ofrece 1,1 fps, una velocidad algo lenta, incluso para una compacta. Además, esta cadencia disminuye aún más tras una serie de tomas.

También el sistema AF se muestra algo más perezoso que el de muchas de sus rivales, aunque es adecuado para los estándares de la gama compacta. En situaciones de poca luz, el AF mantiene este comportamiento, aunque es muy preciso, gracias a la lámpara de asistencia, que ofrece un alcance de unos 3 metros.

Las Pruebas

Las fotografías tomadas con la Samsung WB5000 presentan unos colores naturales, aunque algo sobresaturados. Mientras que la saturación media se sitúa en 105,2 %, lo que es un resultado común en el segmento compacto, los tonos rojos (campos 9 y 15) se ven desplazados hacia la más saturada zona amarilla y naranja. Este efecto puede comprobarse en la imagen de prueba estándar tomada en modo JPEG y en la fotografía de retrato, en la que la camiseta de la modelo, originalmente roja, toma un aspecto anaranjado, mientras que la gran saturación reduce la diferenciación de las distintas tonalidades. Desde un punto de vista técnico, los tonos de piel presentan un ligero desplazamiento hacia la zona amarilla del espacio de color; sin embargo, visualmente la fotografía muestra una dominante amarillenta aún más pronunciada.

Imagen de prueba estándar tomada en modo JPEG.
Imagen de prueba estándar tomada en modo RAW. La fotografía revela los altos niveles de ruido de la cámara. El pequeño tamaño del sensor y su extrema resolución obligan a que el filtrado sea muy intenso, lo que reduce la nitidez de las tomas.

La nitidez de las tomas se sitúa sólo en la media de las cámaras compactas de 12 MP. La WB5000 ofrece imágenes con 2.179 líneas de altura, lo que resulta algo decepcionante para un modelo cuya resolución nominal es de 3.000 píxeles. Esta pérdida de resolución es producida por dos motivos. En primer lugar, el zoom extremo de la óptica hace que la resolución de las tomas disminuya. Por otro lado, el pequeño tamaño del sensor de la cámara produce unos elevados niveles de ruido, por lo que las tomas se ven expuestas a un intenso filtrado en el procesado, que causa un suavizado excesivo de los detalles, contribuyendo aún más a la pérdida de nitidez. A pesar de ello, las fotografías tomadas con la cámara resultan adecuadas para ser impresas en impresoras de tinta, en tamaños hasta 20 x 30 cm.

Como acabamos de ver, la cámara utiliza un pequeño sensor de 1/1,7 pulgadas. La alta densidad de píxeles en este pequeño sensor produce unos altos niveles de ruido. Así, incluso con el ajuste más bajo de sensibilidad -64 ISO-, el factor de ruido es ya de 0,87, alcanzando un valor de 1 con sólo 100 ISO. El índice de ruido crece muy rápido a medida que se aumenta la sensibilidad, situándose en 3,20 con la máxima sensibilidad de 1.600 ISO. Este resultado es muy alto, incluso para una compacta de sus características.

Fotografía de retrato tomada en modo JPEG. El sistema de exposición automática realiza un buen trabajo, ya que consigue una exposición perfecta de la toma. Los tonos de piel muestran una ligera dominante amarillenta, lo mismo que le sucede al tono rojo de la camiseta de la modelo.

La cámara intenta reducir la presencia de ruido mediante un intenso filtrado, compensando la pérdida de nitidez aplicando otro filtrado adicional, en este caso, de enfoque. Con todo ello, la fotografía de retrato presenta un aspecto bastante nítido, pero también muestra una especie de grano originado por el filtrado de ruido cromático.

Por el contrario, el rango dinámico de las tomas es muy bueno, para tratarse de una compacta. Así, la WB5000 ofrece imágenes con un rango de 9,63 EV.

Curvas características.
Viñeteado.
Error de color.

Conclusión

Considerando la poca experiencia de Samsung en el segmento superzoom, la WB5000 es una cámara más que “aseada”. Su diseño y construcción son excelentes, e incluye una gama de características que no desmerece respecto a la mayoría de sus rivales. A ello hay que añadir un precio muy competitivo. Sin embargo, la respuesta de la cámara es más que mejorable, y su calidad de imagen no pasa de ser mediocre. Es, sin duda, en estos aspectos en los que Samsung ha de volcarse en el futuro.

E. T. Diorama, para Digimag. Datos de prueba: Betternet.

Nos gusta más

  • Gran zoom (24x), incluyendo distancia focal angular (26 mm)
  • Cuerpo compacto, elegante y muy manejable
  • Sencillo manejo y buen número de opciones automáticas
  • Grabación de vídeo HD

Nos gusta menos

  • Altos niveles de ruido
  • Importante dominante amarillenta y rojos muy saturados, especialmente en modo JPEG
  • Baja resolución de la pantalla LCD
  • Carece de interfaz HDMI
Reseña
Calidad de imagen
Resolución
Prestaciones
Equipo
Relación Calidad-Precio
Compartir
Artículo anteriorPremios TIPA 2010
Artículo siguienteFiesta de la Fotografía en Madrid

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí