Modos de Escena

0
327
AE programada.
AE programada.

Las cámaras DSLR se caracterizan por ofrecer al fotógrafo un control total sobre las imágenes. Esta circustancia hace, sin embargo, que su uso constituya un problema para los usuarios menos experimentados. En estos casos, los modos de escena ofrecen una solución ideal.

Todas las cámaras DSLR ofrecen los tradicionales modos de exposición programada, prioridad a la abertura, prioridad a la velocidad y completamente manual. Todos ellos son la base de los fotógrafos avanzados, ya que proporcionan un gran control sobre todos los aspectos importantes de cada toma.

Los modelos DSLR de iniciación, así como algunos de gama media, ofrecen, además, una serie de programas específicos para diferentes supuestos fotográficos. Estos programas permiten a los usuarios menos experimentados ajustar la cámara de forma apropiada para fotografiar las situaciones más habituales, como retratos, paisajes, macro, deportes o acción, o retrato nocturno, símplemente girando el dial de modos, sin necesidad de mayores conocimientos. Pero, aunque estos programas están diseñados para los fotógrafos con menos experiencia, también proporcionan a los más avanzados una rápida forma de ajustar la cámara a determinadas situaciones fotográficas.

En las próximas páginas describiremos las características de los modos de escena más comunes, pero echemos antes un vistazo a los modos de exposición tradicionales.

AE programada

Cuando se utiliza el modo AE programada, la cámara selecciona tanto la abertura como la velocidad apropiadas para una correcta exposición, dejando al fotógrafo total libertad para concentrarse en la composición de la escena. Aunque, en principio, se trata de un modo totalmente automático, el usuario puede seleccionar una abertura o velocidad específica, generalmente girando una ruedecilla, y la cámara ajusta automáticamente el otro parámetro, para mantener la exposición apropiada.

Prioridad a la abertura

Prioridad a la abertura.
Prioridad a la abertura.

En este modo, el fotógrafo selecciona la abertura deseada, siendo la cámara la que ajusta automáticamente la velocidad adecuada para conseguir una exposición apropiada. Debe utilizarse la prioridad a la abertura cuando se quieren conseguir efectos con la profundidad de campo. Si se selecciona una abertura pequeña, la profundidad de campo sera grande, por lo que todos los elementos de la escena aparecerán nítidos en la imagen final. Por el contrario, si se elige una abertura grande, la profundidad de campo quedará muy reducida, desenfocándose los sujetos que quedan fuera del plano de enfoque.

Prioridad a la velocidad

Prioridad a la velocidad.
Prioridad a la velocidad.

El modo de prioridad a la velocidad permite elegir una velocidad, mientras que la cámara selecciona la abertura correspondiente para obtener una exposición correcta. Este modo resulta apropiado para conseguir efectos con los sujetos móviles. Una velocidad rápida congelará el movimiento de los sujetos, mientras que otra más lenta producirá ráfagas debidas al desplazamiento.

Exposición manual

Exposición manual.
Exposición manual.

El fotógrafo adquiere todo el control en modo manual, ya que es quien elige tanto la abertura como la velocidad, basándose en las mediciones de la propia cámara, un fotómetro de mano, o su propia experiencia.

Modos específicos

En los modos vistos, el fotógrafo tiene un control sobre la exposición. A continuación, nos detendremos en aquéllos en los que es la propia cámara la que define todos los parámetros de la toma.

Auto

Modo Auto.
Modo Auto.

En modo auto, la cámara ajusta todos los parámetros posibles, sin dejar lugar a la intervención del usuario, con excepción de encuadrar la escena y presionar el disparador. Incluso, si la iluminación de la escena lo requiere, el flash se eyectará y disparará automáticamente. En modo auto, la cámara tiene un comportamiento similar al de las compactas más básicas, resultando apropiado para un uso rápido y sin mayores complicaciones.

Retrato

Modo de escena Retrato.
Modo de escena Retrato.

El modo retrato selecciona una abertura grande para desenfocar los elementos que puedan distraer la atención sobre el sujeto principal. Algunos modelos DSLR aplican en el procesado un filtro que reduce la nitidez estándar de la cámara, con el fin de conseguir una reprodución de los tonos de piel más atractiva. Otros, incluso, ofrecen un disparo continuo de baja velocidad, que permite realizar series de imágenes para captar la mejor expresión del modelo.

Consejo: Utilizar una corta distancia focal tele, entre 60 y 70 mm, para las tomas en las que sólo aparece la cabeza del modelo. Con ello se consigue un tamaño de la cabeza apropiado a la distancia de disparo y una perspectiva adecuada. Para un mayor impacto, se ha de enfocar en los ojos del sujeto, si éste se sitúa de frente a la cámara, o al ojo más cercano, si la cabeza se encuentra en cierto ángulo.

Paisaje

Modo de escena Paisaje.
Modo de escena Paisaje.

El modo paisaje utiliza una abertura pequeña para maximizar la profundidad de campo, para mantener todos los elementos enfocados desde el primer plano hasta el fondo. En modo paisaje se desactiva el flash, ya que su uso para este tipo de fotografías es innecesario. En ciertos modelos DSLR, cuando se utiliza este modo, la cámara incrementa la nitidez, el contraste y la saturación, y adecúa el balance de blancos a la reprodución de los tonos verdes y azules.

Consejo: Utilizar una distancia focal angular y acercarse a un elemento situado en primer plano, con ello se añadirá profundidad a la imagen. Si se emplea una distancia tele también se pueden conseguir interesantes, aunque algo abstractos, resultados, ya que se acortan las distancias entre los distintos sujetos y se modifican sus tamaños relativos y perspectivas.

Deportes/Acción

Modo de escena Deportes/Acción.
Modo de escena Deportes/Acción.

El modo de acción emplea rápidas velocidades de exposición, con el fin de congelar los movimientos de los sujetos y que aparezcan de forma nítida en la fotografía. Generalmente, este modo activa el AF continuo y desactiva el flash. Algunas cámaras también ajustan una sensibilidad alta.

Consejo: Utilizar una distancia focal apropiada al momento; una focal larga cuando el sujeto está muy alejado, y una focal corta cuando sea posible acercarse a él. Para obtener mejores resultados se ha de acompañar el movimento del sujeto con la cámara, disparando en el momento preciso.

Macro

Modo de escena Macro.
Modo de escena Macro.

En fotografía macro, la profundidad de campo es extremadamente reducida, por lo que tanto los movimientos del sujeto como las pequeñas vibraciones de la cámara resultan muy críticas. Es por ello que el modo macro intenta conseguir casi lo imposible: proporcionar una profundidad de campo adecuada y una velocidad de obturación suficiente para evitar los efectos de las vibraciones. Los fotógrafos especializados en fotografía macro conocen cuando ajustar una abertura pequeña, que proporciona una gran profundidad de campo, para llenar el fotograma con un sujeto completamente enfocado, u optar por una abertura mayor, con menor profundidad de campo, para centrar la atención sobre un elemento específico. Pero para los usuarios que tienen menos experiencia en este tipo de fotografías, el modo macro es la solución.

Consejo: Para conseguir una fotografía realmente impactante debe usarse un objetivo macro. Se ha de buscar un ángulo de toma que sitúe el sujeto deseado en un plano paralelo a la cámara y con un fondo que no distraiga en exceso. Aunque la limitada profundidad de campo mantendrá desenfocados los elementos de fondo, aquéllos que produzcan brillo o que tengan colores muy vistosos pueden desviar la atención del observador. Dado que las tomas macro incrementan los efectos de las vibraciones de la cámara y de los pequeños movimientos del sujeto, se hace recomendable la utilización de un trípode. En este sentido, también es de mucha ayuda el empleo del flash.

Retrato nocturno

Modo de escena Retrato Nocturno.
Modo de escena Retrato Nocturno.

El modo de retrato nocturno utiliza el flash para iluminar a los sujetos más próximos, mientras que selecciona una velocidad de obturación lenta para exponer de forma adecuada el fondo oscuro y obtener una imagen muy agradable y equilibrada.

Consejo: Utilizar un trípode para que las posibles luces situadas al fondo de la escena aparezcan en la imagen de forma nítida. Cuando se selecciona el modo de retrato nocturno, los sujetos principales han de permanecer completamente inmóviles durante la exposición, ya que de lo contrario, aparecerán halos en la imagen final, producidos por sus movimientos.

Flash apagado

Existen muchas situaciones en interiores en las que el fotógrafo desea captar el encanto proporcionado por la luz ambiente, o, símplemente no puede utilizar el flash por no estar permitido su uso en ese lugar. En estos casos, las cámaras DSLR ofrecen un modo de flash apagado, que posibilita las tomas con la única aportación de la luz existente. Para ello, la cámara suele aplicar exposiciones prolongadas, por lo que los movimientos de los sujetos serán visibles en la imagen final. Este modo puede encontrarse como tal en algunos modelos, o recibir otros nombres como museo, teatro, etcétera.

Consejo: Dada la prolongada duración de la exposición, es muy recomendable la utilización de un trípode para estabilizar la cámara, y evitar los desenfoque producidos por sus movimientos.

Metadatos EXIF

Aunque los modos de escena pueden parecer exclusivos de las cámaras digitales, su aparición tuvo lugar ya en las réflex de película. En los modelos analógicos, los diferentes modos de escena controlaban la abertura, la velocidad, y, en ocasiones, el modo AF y el flash. Las cámaras digitales, además de todo ello, juegan con los ajustes de sensibilidad ISO, balance de blancos, nitidez, contraste, saturación, etcétera, para cada tipo de toma. Tanto en las cámaras analógicas como en las digitales, los ajustes realizados en cada uno de los modos de escena son desconocidos para el usuario. Sin embargo, en este sentido la tecnología digital ofrece una ventaja sobre la tradicional, ya que muchos de los parámetros utilizados se graban en forma de metadatos EXIF, a los que se puede acceder por medio del software que se acompaña con la cámara.

Los metadatos EXIF incluyen el modelo de la cámara utilizada para tomar la fotografía, fecha y hora en que fue realizada, velocidad de obturación, abertura, modo de medición, compensación de la exposición, sensibilidad ISO, objetivo, distancia focal, tamaño de imagen, ajuste de calidad, uso del flash, balance de blancos, modo AF, espacio de color, modo de toma (sencillo o continuo), tamaño de archivo, etcétera. Y, muchos de estos parámetros son seleccionados automáticamente por el modo de escena.

También se puede acceder a la información EXIF por medio de un programa de edición, accediendo a la información de la fotografía. Sin embargo, esta información puede variar según el fabricante de la cámara o por el programa utilizado. Resulta más apropiada la lectura de los metadatos directamente de la imagen original, sin editar, utilizando el software proporcionado por el fabricante, ya que de hacerlo en una imagen ya editada o con otro programa, algunos de los datos pueden perderse o codificarse de forma indescifrable.

Algunas cámaras también permiten visualizar estas informaciones directamente en su pantalla LCD. Por ejemplo, con la Olympus E-510, presionando dos veces el botón INFO se muestra la pantalla de “panel de control detallado”, que muestra la velocidad, abertura, sensibilidad ISO, balance de blancos, modo de flash, modo de medición, modo AF, nitidez, contraste, saturación, etcétera. Si se gira el dial de modos mientras permanece activa esta pantalla, se pueden visualizar los ajustes que hace la cámara para cada modo de escena.

Desventajas

Aunque hasta ahora hemos comprobado las ventajas que ofrecen los modos de escena, también presentan aspectos negativos. Al margen de que muchos fotógrafos avanzados puedan opinar que limitan la creatividad del usuario, lo cierto es que su uso reduce, en ocasiones, determinadas prestaciones de las cámaras. Por ejemplo, muchos modelos no permiten compensar la exposición cuando se está utilizando un modo de escena específico, con lo que hay que conformarse con su medición y los ajustes que aplica. Otro inconveniente es que ciertas cámaras no permiten la captura en modo RAW cuando se selecciona un modo de escena.

José R. Alcocer.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí