Canon EOS 550D, a prueba

0
335
Canon EOS 550D.

La Canon EOS 550D es el nuevo buque insignia de la gama DSLR de aficionado de la firma japonesa. Fiel heredera de la tradición iniciada con la 300D, la cámara mantiene la sencillez de uso, mientras incorpora características avanzadas.

El segmento DSLR de consumo es uno de los más activos del mercado de la imagen digital, con una amplia oferta de modelos que se ajustan a todas las necesidades y presupuestos. El casi constante lanzamiento de nuevos modelos por parte de determinados fabricantes hace que las cuotas de mercado estén variando, obligando a las firmas “clásicas” a reaccionar. Este es el caso de Canon, que ha optado por reducir sus tiempos de actualización y, aproximadamente un año después de que su antecesora, la 500D, viera la luz, presenta la EOS 550D, un modelo que ofrece un nuevo diseño, 18 MP de resolución, grabación de vídeo HD 1080p, e incorpora la pantalla LCD de mayor resolución hasta la fecha.

La Canon EOS 550D incorpora un sensor APS-C, con 18 MP de resolución, sistema autofoco de 9 puntos, una pantalla LCD de alta resolución, y es capaz de grabar vídeos HD 1080p, con diversos índices de fps.

La cámara

Aunque basado en las líneas y tamaño del de su antecesora, el cuerpo de la 550D ha sido rediseñado, manteniendo detalles característicos de las DSLR de consumo, e incluyendo algunos otros más propios de modelos más avanzados, como su hermana mayor, la EOS 7D. Prueba de ello es la inclusión de un acabado rugoso en la parte de la empuñadura de la cámara, lo que proporciona un agarre más firme, a la vez que transmite una mayor sensación de “seriedad”.

La cámara incorpora una pantalla LCD de 3 pulgadas, con una resolución de 1.040.000 puntos RGB y formato 3:2, que proporciona una excelente visualización de los menús, las imágenes y los vídeos. El sistema de menús ha experimentado un importante “lavado de cara” respecto a la 500D.

La “profesionalización” del modelo, sin embargo, no ha llegado al extremo de sustituir el característico cursor multidireccional, por el sistema de dial y joystick propio de los modelos más avanzados de Canon, quizá en un intento de separar la gama profesional de la de consumo, junto con otros aspectos, como la utilización exclusiva de tarjetas SD.

El diseño de muchos de los controles, especialmente su forma, también ha sido modificado. En este sentido, cabe destacar el dial de modos que, además de un aspecto actualizado, incluye algunas nuevas opciones de gran utilidad, como un acceso directo al modo de escena “Auto sin flash”, que permite el uso de la cámara de forma totalmente automática, pero sin el riesgo de que se dispare el flash cuando no se desea. Junto a este modo, el dial incluye otros 5 programas de escena comunes, así como los habituales P, A (Av), S (Tv) y M.

Al carecer de pantalla de estado, la parte superior de la cámara ofrece el aspecto característico de una DSLR de aficionado, ofreciendo únicamente algunos controles, como el dial de modos, el disparador, el botón de sensibilidad o la rueda de ajustes.

Una de las novedades más destacables de la 550D es su pantalla LCD, que, aunque mantiene el tamaño de la de la 500D -3 pulgadas-, ha visto incrementada su resolución hasta 1.040.000 píxeles, lo que permite una excelente visualización de las imágenes, los vídeos y los menús, o el encuadre de las escenas en modo de visualización directa. El formato de la pantalla, además, se ha ajustado a 3:2, el mismo del sensor de imagen, lo que resulta muy apropiado para visionar las fotografías.

Las conexiones de la cámara se encuentran en el lado izquierdo del cuerpo, protegidas por una tapa de goma. La EOS 550D incorpora un flash eyectable, así como una zapata para la conexión de unidades externas. A diferencia de su predecesora, la 550D dispone de un interface para micrófonos estéreo y permite grabar vídeo “Full HD” a 25 ó 29,97 fps.

En las manos

La respuesta de la cámara es uno de los principales factores en modelos de este nivel, y aquí, sorprendentemente, la EOS 550D resulta algo decepcionante. Puede encenderse y captar una imagen de forma prácticamente instantánea; pero ésto también lo hacen sus más directas rivales. El retraso en la toma se sitúa en torno a 0,3 segundos, eliminándose casi por completo con enfoque previo, lo que aún continúa siendo bastante rápido. Sin embargo, en modo de disparo continuo sólo alcanza 3,7 fps, quedando por debajo de otros modelos, incluso de menor categoría. El motivo de este comportamiento se explica por el gran tamaño de los archivos de 18 MP, lo que supone demasiado “peso” para un solo procesador DIGIC 4. El buffer de la cámara permite captar series de 34 imágenes JPEG ó 6 RAW.

El interface USB 2.0 permite transferir las imágenes a un ordenador o directamente a una impresora. Además, la 550D cuenta con una conexión HDMI para conectarse a televisores HD.

El sistema AF es muy bueno, como cabe esperar de un modelo de Canon. Enfoca de forma rápida y precisa en prácticamente todas las circunstancias, incluso con poca luz. A diferencia de otros modelos de sus gama, la 550D no incluye lámpara de asistencia al autofoco; en lugar de ello utiliza el flash de la cámara para iluminar brevemente la escena, mientras se ajusta el foco. Este proceso se realiza de forma automática en modo Auto, pero en cualquier otro hay que abrir el flash manualmente.

Las Pruebas

La Canon EOS 550D ofrece unos colores muy agradables y naturales. El balance de blancos automático tiene un buen comportamiento en todos los tipos de iluminación, aunque se aprecia una ligera tendencia a enfriar los tonos. Como sucede en todos los modelos de Canon, los tonos rojos se ven potenciados por una alta saturación y un exceso de amarillo, como puede comprobarse en los campos 9 y 15 de la carta de color. Los tonos de piel (campos 1 y 2) son casi perfectos, aunque, de nuevo, con una leve sobresaturación.

Imagen de prueba estándar tomada en modo JPEG.
Imagen de prueba estándar tomada en modo RAW. La imagen, tomada con el objetivo EF 17-40mm 1:4L USM, se muestra muy nítida y con un alto nivel de detalle. Los ajustes de exposición automáticos de la cámara son casi perfectos, proporcionando detalles, incluso en los elementos más complicados.

La cámara revela un excelente comportamiento en las pruebas de resolución. La fotografías tomadas con la EOS 550D muestran 3.248 líneas de altura, lo que supone una conversión casi completa de su resolución nominal, que es de 3.456 píxeles. Este resultado se alcanza utilizando el objetivo EF 17-40mm 1:4L USM, mientras que cuando se emplea la óptica EF-S 18-55mm 1:3.5-5.6 IS, que se incluye en el kit de la cámara, se aprecia un descenso de 200 a 300 líneas verticalmente. Con todo ello, el aspecto tan nítido de las fotografías se ve potenciado por el intenso filtrado de la cámara.

Fotografía de retrato (JPEG).
Fotografía de retrato con flash (RAW). Las fotografías tomadas con la Canon EOS 550D presentan una dominante azulada. Los tonos de piel son buenos y naturales, al igual que el color de la camiseta de la modelo, aunque con una ligera sobresaturación del color rojo.

Los niveles de ruido de la cámara son muy bajos. Hasta 3.200 ISO, el índice de ruido se mantiene por debajo de 1. Sólo se supera este valor a 6.400 ISO, alcanzando 1,15, lo que sitúa las imágenes tomadas con la 550D al mismo nivel que las que ofrece una cámara estándar a 800 ó 1600 ISO.

El rango dinámico de las fotografías se sitúa en la media de los sistemas DSLR, con un total de 11,1 pasos f. El comportamiento de la cámara en este aspecto destaca cuando se utilizan sensibilidades altas, ya que se observa un menor descenso del rango dinámico que en otros modelos de su gama. Así, con una sensibilidad de 1.600 ISO, el rango dinámico se mantiene en 10,3 pasos f.

Curvas características.
Viñeteado.
Error de color.

Conclusión

Desde muchos aspectos, la Canon EOS 550D es una cámara muy buena. La calidad de construcción es excelente, su manejo es muy sencillo, el control del ruido es excelente, e incorpora la mejor pantalla LCD del mercado actual. Sin embargo, no aporta muchas más características o una mejora significativa en la calidad de imagen respecto a la EOS 500D; y, en algunos aspecto, como el disparo continuo, se ve superada por otros modelos, incluso de gama inferior.

E. T. Diorama, para Digimag. Datos de prueba: Betternet.

Nos gusta más

  • Cuerpo ligero
  • Modos de escena
  • Alta sensibilidad
  • Colores agradables
  • Opciones de vídeo
  • Gran pantalla LCD

Nos gusta menos

  • Carece de conexiones de corriente y sincro
  • No ofrece el sistema de dial y joystick característico de los modelos más avanzados de Canon

1 COMENTARIO

  1. Después de ver esta entrada, me acabe convenciendo y me hice con una, jejeje. La verdad que estoy muy contento con ella.
    Una cosa que habría que destacar también es el video, ya que graba bastante bien. En mi blog hay un test que lo por si quereis comprobarlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí