Ricoh GXR P10, a prueba

0
125
Ricoh GXR P10.

El tercer módulo objetivo/sensor del exótico sistema GXR de Ricoh ofrece una resolución de 10 magapíxeles y un zoom 10,7x, lo que le convierte en el más apropiado para utilizar en los viajes.

Sumándose a la tendencia de los sistemas compactos de objetivos intercambiables, Ricoh decidió rizar el rizo desarrollando el primer sistema modular del mundo, en el que el cuerpo de la cámara se convierte únicamente en el soporte de diferentes módulos de objetivo y sensor. Así, tras la aparición inicial de los S10 (10 MP, 24-72 mm) y A12 (12,3 MP, 50 mm), cae en nuestras manos el tercer módulo del sistema, el P10, un conjunto que incorpora 10 megapíxeles de resolución, sensor CMOS retroiluminado de 1/2,3 pulgadas, objetivo zoom 10,7x, equivalente a 28-300mm, rango de aberturas f/3.5-5.6, estabilizador de imagen y disparo continuo a 5 fps.

El sistema Ricoh GXR utiliza distintos módulos de objetivo y sensor, que se acoplan al cuerpo.

La cámara

El elemento común del sistema GXR está constituido por la unidad del cuerpo de la cámara, de diseño similar al de la cámara GR Digital III, incorporando una pantalla LCD de 3 pulgadas y una serie de botones, diales y elementos de control, como una ranura para tarjetas SD/SDHC, batería, flash eyectable y zapata para flashes externos, o para acoplar un visor electrónico opcional. El cuerpo es de tamaño muy compacto y ofrece una construcción de muy alta calidad. Lo más destacable, sin embargo, es que esta unidad no dispone de sensor de imagen ni objetivo, sino que éstos van implementados en distintos módulos intercambiables. Así, junto con el lanzamiento del sistema, Ricoh presentó los módulos A12 y S10, que ofrecían sensores de 12 y 10 magapíxeles y objetivos 50mm F2.5 y 24-72mm F2.5-4.4, respectivamente, a los que se ha unido posteriormente el P10, que es objeto de nuestro análisis.

La GXR cuenta con una pantalla LCD de 3 pulgadas, con una gran resolución (920.000 puntos RGB), lo que ofrece una visualización de las imágenes y de los menús muy buena. Dos pequeñas ruedecillas, una situada junto al disparador y otra en la parte trasera, permiten el ajuste de todos los parámetros de forma rápida y sencilla.

Con el módulo P10 acoplado, la GXR ofrece su versión más compacta hasta la fecha. Ofrece un versátil rango focal equivalente a 28-300mm, cubriendo satisfactoriamente desde el extremo angular hasta el tele, y con un rango de aberturas máximas de F3.5 a F5.6. El módulo cuenta, además, con sistema de estabilización de imagen mecánico, lo que resulta de gran ayuda con un zoom 10,7x.

El otro elemento principal del módulo P10 es el sensor CMOS retroiluminado de 1/2,3 pulgadas, que ofrece una resolución efectiva de 10 megapíxeles. Con estas características, la GXR P10 es prácticamente similar a la compacta Ricoh CX3, aunque con el añadido, nada desdeñable, de poder almacenar las fotografías tomadas en modo RAW, y un modo de disparo continuo de 5 fps. Con todo ello, estas adiciones, junto a la capacidad modular del sistema GXR, no parecen suficientes para justificar la importante diferencia de precio entre ambas cámaras.

La cámara incorpora un dial de modos que ofrece los modos de exposición estándar P, A, S y M, 3 posiciones personalizables por el usuario y 8 programas de escena, a los que se accede seleccionando el modo “SCN”. La GXR dispone de una zapata para flashes externos, que puede ser utilizada para acoplar un visor electrónico opcional.

Afortunadamente, la GXR P10 esconde algunas sorpresas más. La más destacable es el modo de rango dinámico de doble disparo, en el que la cámara aprovecha las ventajas del sensor CMOS para tomar fotografías con un rango dinámico mucho mayor que la mayoría de compactas. En este modo, denominado DR y al que se accede a través de los programas de escena, la cámara realiza dos tomas consecutivas con diferentes valores de exposición entre sí, combinándolas posteriormente en una sola fotografía que combina las partes expuestas adecuadamente de ambas. La cámara ofrece diferentes opciones de combinación, incluyendo un modo auto, en el que se seleccionan los ajustes de fusión automáticamente. La GXR P10 también ofrece la posibilidad de realizar y grabar una toma normal y una DR al mismo tiempo, lo que resulta muy interesante para comparar el efecto obtenido. Incluso se puede seleccionar el rango de prioridad para cada una de las tomas DR, con las opciones de destacar las luces, las sombras o ninguna de ellas, ofreciendo unas mayores opciones creativas. El modo DR funciona bastante bien, permitiendo la obtención de fotografías que contienen detalles tanto en las zonas de sombra como en las luces altas. Sin embargo, se aprecia una notable disminución de la saturación de los colores respecto a las tomas normales.

Las conexiones de la cámara se encuentran en el lado derecho del cuerpo, protegidas bajo una tapa de goma. La Ricoh GXR dispone de un interfaz USB, salida AV estándar y HDMI, lo que permite presentar las fotografías y los vídeos en televisores de alta definición.

Por otro lado, el módulo P10 es el primero del sistema GXR que ofrece grabación de vídeo HD, una de las características casi obligatorias en la actualidad. La cámara ofrece tres tamaños de grabación: 1280×720, 640×480 y 320×240 píxeles, todos ellos a 30 fps y grabados en formato AVI, lo que hace que el tamaño de los archivos sea bastante grande. Los vídeos pueden incluir sonido, pero únicamente mono, y no incluyen características avanzadas, como las que ofrecen otros modelos, por lo que Ricoh debe seguir avanzando en esta faceta.

En las manos

El tiempo de encendido de la Ricoh GXR P10 se sitúa en torno a 1,5 segundos. El enfoque del objetivo 28-300 mm es muy rápido en condiciones de buena iluminación, necesitando menos de 0,5 segundos para bloquear el foco. En tomas de interior, o cuando la iluminación es escasa, la cámara se muestra muy rápida en la mayoría de ocasiones.

La Ricoh GXR utiliza una batería recargable de iones de litio con capacidad para más de 400 disparos, cuando se utiliza el módulo P10. Para almacenar las fotografías y los vídeos, la cámara utiliza tarjetas SD/SDHC, además de contar con una memoria interna de 86 MB.

La grabación de las imágenes JPEG dura aproximadamente 0,5 segundos, sin que se produzca apagón de la pantalla LCD entre tomas. Este tiempo se duplica cuando se utiliza el modo RAW, aunque continúa siendo bastante rápido.

La GXR P10 ofrece un modo de disparo continuo de 5 fps en modo RAW, velocidad que se ve reducida a 4 fps si se activa el modo de reducción de ruido. Tras la toma de una secuencia, la cámara necesita otros 5 segundos antes de poder continuar fotografiando. En modo JPEG, sin embargo, el disparo continuo de la P10 no tiene límite de tomas.

Las Pruebas

La GXR P10 reproduce la carta de color GretagMacbeth con una saturación del 109,2 por ciento. Tanto los tonos de piel como los rojos se reproducen de forma muy natural, mientras que algunas tonalidades verdes y azules muestran mayores variaciones sobre sus valores ideales. Este efecto es originado por el sistema de balance de blancos automático, que revela una clara tendencia hacia los colores más fríos, o, incluso, hacia los verdes y amarillos, bajo determinadas condiciones de iluminación.

Imagen de prueba estándar en modo JPEG.
Imagen de prueba estándar en modo RAW. La imagen muestra una clara dominante verdosa, causada por el balance de blancos automático. La nitidez es buena, pero se observan algunos detalles suavizados por el filtrado.

La fotografía de retrato, tomada con flash y en formato RAW, muestra unos tonos de piel muy atractivos y una versión muy natural de la tonalidad roja de la camiseta de la modelo.

La resolución ofrecida por el módulo P10 es muy alta, gracias a que utiliza un filtrado USM muy intenso. El software Imatest, utilizado para analizar esta característica, revela un exceso de enfoque del 15,3 por ciento, lo que produce unas líneas de contraste exageradas en las imágenes. Con estas condiciones, la cámara produce fotografías con 2.416 líneas de altura, lo que supone una muy buena conversión de su resolución nominal de 2.736 píxeles.

Al igual que sucede en la imagen de prueba estándar, la fotografía de retrato, tomada con flash y en modo RAW, tiene un leve toque amarillo-verdoso. El sistema de exposición automático produce una versión ligeramente subexpuesta.

Los resultados de ruido del P10 se sitúan al mismo nivel que en las cámaras compactas de gama más alta, pero por debajo de los ofrecidos por su hermano, el módulo A12, que incorpora un sensor APS-C, de mayor tamaño. Se puede apreciar la intensidad del filtrado de las tomas JPEG (con las que siempre realizamos los análisis) comparándolas con las imágenes en modo RAW y procesadas con un programa estándar, como Photoshop o Lightroom. Así, el factor luminancia ruido supera un valor del 1 % en las imágenes tomadas a 400 ISO, y llega a alcanzar 1,56 % con una sensibilidad de 3.200 ISO. La intensidad del filtrado antirruido se puede apreciar en las fotografías tomadas con las sensibilidades más altas, debido a que los detalles más finos aparecen suavizados.

Curvas características.
Viñeteado.
Error de color.

Conclusión

El módulo P10, junto con el cuerpo GXR ofrece unas características casi idénticas a las de la compacta Ricoh CX3, ya que ambos modelos disponen del mismo sensor y objetivo. Las principales diferencias a favor del P10 son la inclusión de formato RAW y el disparo continuo de 5 fps. Así, salvando las distancias de la excelente construcción del cuerpo GXR, es probable que muchos compradores potenciales se decidieran finalmente por la más económica CX3.

Para los aficionados que ya disponen de otros elementos del sistema modular de Ricoh, o para aquéllos que se sienten atraídos por él, el P10 supone una excelente opción. El zoom 10,7x resulta mucho más versátil que los rangos focales ofrecidos por los dos primeros módulos de sensor-objetivo del sistema, el S10 y el A12.

También tiene más sentido la decisión de Ricoh de situar el P10 en un rango de precio más asequible. Aún así, el precio de la GXR P10 continúa siendo elevado, considerando que se trata esencialmente de una compacta de 10 megapíxeles, pero no es menos cierto que ofrece multitud de prestaciones avanzadas y que siempre puede ser ampliada con futuros elementos.

E. T. Diorama, para Digimag. Datos de prueba: Betternet.

Nos gusta más

  • Novedoso sistema con módulos de sensor y objetivo intercambiables
  • P10: amplio rango focal, con extremo angular de 28 mm
  • Pantalla LCD de alta calidad
  • Vídeo HD 1.280 x 720

Nos gusta menos

  • Carece de visor óptico, aunque se puede acoplar un visor electrónico opcional
  • Sensor muy pequeño para tratarse de una cámara CSC
  • Tendencia del balance de blancos hacia los tonos fríos
Reseña
Calidad de imagen
Resolución
Prestaciones
Equipo
Relación Calidad-Precio
Compartir
Artículo anteriorConcurso Foto Nikon 2010
Artículo siguienteRumores de Pentax para Photokina 2010

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí