Nikon CoolPix P100, a prueba

0
271
Nikon CoolPix P100.

La CoolPix P100 es la nueva referencia de la gama “Performance” de compactas de Nikon. Incorpora un sensor retroiluminado de 10,3 megapíxeles, un zoom 26x, equivalente a 26-678 mm, pantalla LCD pivotante de 3 pulgadas, modos de exposición manuales, y un buen número de tecnologías de última generación.

Tradicionalmente, las cámaras superzoom han supuesto un puente entre las cámaras compactas y las DSLR, combinando la versatilidad de éstas con la comodidad y sencillez de las primeras. Con estas premisas, Nikon ha desarrollado la CoolPix P100, un modelo que supone una actualización de la P90, reduciendo su resolución, de 12 a 10 magapíxeles, a la vez que aumenta ligeramente su rango focal y añade algunas características nuevas, como es el nuevo sensor retroiluminado o una pantalla LCD pivotante.

La Nikon CoolPix P100 ofrece 10 MP de resolución, un gran rango de zoom, video Full HD, un fácil manejo y muchas características especiales, como el modo de seguimiento del sujeto, en el que se mantiene el punto de enfoque sobre un elemento de la escena seleccionado previamente, incluso cuando se mueve. Además, la cámara dispone de todos los modos característicos de los modelos avanzados, como P, A, S y M, así como programas específicos de escena.

La cámara

Como claro exponente del segmento superzoom, el diseño de la P100 está marcado por el tamaño del objetivo. Siguiendo las líneas de las cámaras réflex, aunque en forma reducida, la cámara cuenta con un empuñadura, que facilita su sujección, y con un buen número de elementos de control repartidos por la parte superior y la trasera del cuerpo. En consonancia con ello, el dial de modos mantiene el aspecto y ubicación típicos de las cámaras réflex, incluyendo también los característicos modos P, A, S y M, además de una serie de modos automáticos. Por otro lado, la P100 dispone de una pequeña ruedecilla de ajustes, que permite modificar de forma sencilla determinados parámetros de toma, como son la velocidad o la abertura, del mismo modo que sus hermanas mayores.

La cámara incorpora una gran pantalla LCD pivotante de 3 pulgadas, con una resolución de 460.000 puntos RGB, y un pequeño visor electrónico, con 230.000 puntos. Un pequeño selector permite intercambiar la visualización de la pantalla al visor, y viceversa. Una pequeña rueda, situada en la parte superior izquierda, ayuda a ajustar la cámara, tanto en la navegación por los menús como en la selección de determinados parámetros de toma.

La sensación de seriedad transmitida por el dial de modos o por la rueda de ajustes, sin embargo, contrasta con el débil aspecto que presenta la palanca del zoom, de la que se esperaría una mayor consistencia, más aún considerando el amplio rango focal que ofrece la cámara.

A pesar de que algunos controles pueden parecer algo débiles, la calidad de construcción de la cámara es, en general, muy buena. El cuerpo es robusto y resistente, incluso cuando la pantalla LCD se encuentra totalmente desplegada. En este sentido, la inclusión de una pantalla pivotante resulta de gran ayuda cuando se han de realizar tomas desde ángulos difíciles. Esta característica se ve potenciada, además, por la alta resolución de la pantalla, que permite una visualización perfecta de la escena, incluso desde cierta distancia. Además de la pantalla LCD, la P100 cuenta con un pequeño visor electrónico, que hace posible el encuadre de las escenas de un modo más natural, fotográficamente hablando. La selección entre la pantalla y el visor ha de hacerse manualmente, por medio de un botón específico.

Un gran dial permite realizar la selección de modo de forma sencilla. La cámara incorpora un flash eyectable que ha de ser activado manualmente. Un micrófono estéreo facilita la grabación de vídeos con sonido.

En el interior de la cámara destaca el nuevo sensor CMOS retroiluminado, de 10,3 megapíxeles. El sensor, además, incluye un dispositivo de desplazamiento que permite su utilización como sistema de estabilización de imagen, una característica imprescindible para una cámara de rango focal tan extenso.

La CoolPix P100 incluye un completo modo de vídeo HD 1080p, compatible con el uso del zoom durante la grabación. Las películas, además, registran sonido estéreo, gracias al doble micrófono que incorpora la cámara, junto al flash eyectable. Esta ubicación, sin embargo, hace que no se incluya una zapata para flashes externos, lo que constituye una de las grandes carencias de la cámara, junto con la “imperdonable” ausencia de modo RAW.

Gracias a su potente zoom 26x, la cámara ofrece una distancia focal angular equivalente a 26 mm, y un extremo tele que alcanza los 678 mm.

En las manos

El tiempo de encendido de la CoolPix P100 se sitúa en torno a 1,75 segundos, necesitando un total de unos 2,6 segundo para captar la primera toma. El tiempo que necesita la cámara entre disparos alcanza 2,75 segundos, mostrándose algo más lenta que la P90. El retraso en la toma, sin embargo es muy bueno, con 0,44 segundos sin enfoque previo y 0,01 cuando ya se ha realizado el enfoque.

Una tapa de goma cubre todas las conexiones de la cámara: un puerto combinado USB y TV, así como un interfaz HDMI.

El modo de disparo continuo es uno de los puntos fuertes de la cámara, ofreciendo prestaciones similares a las de una DSLR, con 10 fps a máxima resolución y calidad.

El sistema AF de la cámara se muestra muy rápido y seguro, incluso en situaciones de iluminación escasa, en las que se ayuda de la lámpara de asistencia.

Las pruebas

El balance de blancos de la cámara ofrece un excelente comportamiento. Los campos grises se sitúan exactamente en el centro de la carta de color GretagMacbeth. De igual modo, el fondo de la imagen de prueba estándar muestra un gris neutro casi perfecto. Sin embargo, algunos tonos, especialmente los azules (campos 8 y 13), se ven desplazados hacia la zona magenta o púrpura. Este efecto origina la alta saturación de los colores, que se sitúa en un valor de 108,5 por ciento. A pesar de ello, la mayoría de los colores muestra un aspecto muy natural, como es el caso de los tonos de piel, que se reproducen de forma muy suave y atractiva.

La imagen de prueba estándar revela que la cámara ofrece un comportamiento y reproducción de los colores muy buenos. La nitidez, sin embargo, se ve afectada por el intenso filtrado antirruido.

La nitidez de la cámara es muy buena, si se considera que dispone de un zoom extremo. La P100 ofrece una resolución efectiva de 2.406 líneas de altura, mientras que su resolución nominal es de 2.736 píxeles. Este buen resultado, sin embargo, se consigue gracias al filtrado de enfoque que experimentan las tomas para compensar el intenso filtro antirruido que se aplica a las imágenes.

Al igual que sucede en la imagen de prueba estándar, los ajustes automáticos del balance de blancos de la P100 son casi perfectos. El gris claro del fondo de la escena se reproduce de forma muy neutra. Los tonos de piel son muy agradables, mientras que el color rojo de la camiseta aparece ligeramente sobresaturado.

A pesar del intenso filtrado antirruido, las imágenes tomadas con la CoolPix P100 presentan un nivel de ruido más alto que otras cámaras de su misma gama. El factor luminancia-ruido alcanza un valor de 1,0 % ya con una sensibilidad de 160 ISO. Sorprendentemente, y ahora sí, gracias al filtrado antirruido, el ruido cromático es prácticamente invisible, incluso en las imágenes tomadas a 800 o 1.600 ISO, siendo ligeramente detectable a 3.200 ISO.

El rango dinámico de las tomas es muy alto, para un modelo de su gama. La P100 ofrece imágenes con un rango máximo de 11 EV.

Curvas características.
Viñeteado.
Error de color.

Conclusión

La Nikon CoolPix P100 cuenta con suficientes razones para satisfacer las necesidades de un gran abanico de usuarios, desde los más noveles a los más avanzados. Su extraordinario rango focal, la grabación de vídeo HD con sonido estéreo o sus capacidades de disparo continuo, la sitúan entre los modelos más avanzados de su gama.

Sin embargo, la cámara muestra algunos puntos débiles que pueden resultar definitivos para muchos de sus compradores potenciales, especialmente aquéllos que son más exigentes. Así, su calidad de imagen se ve muy afectada por la presencia de ruido, a lo que hay que añadir algunas carencias, como la de una zapata para flashes externos o la grabación de imágenes en formato RAW, siendo esta última casi imperdonable.

E. T. Diorama, para Digimag. Datos de prueba: Betternet.

Nos gusta más

  • Gran rango focal, equivalente a 26-678 mm
  • Pantalla LCD pivotante, con 460.000 puntos RGB
  • Cuerpo compacto, sencillo manejo
  • Vídeo Full HD (1.920 x 1.080)

Nos gusta menos

  • La pantalla LCD sólo pivota hacia arriba o hacia abajo, pero no lo hace horizontalmente
  • Carece de modo RAW

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí