Sony Alpha NEX-5, a prueba

0
400
Sony Alpha NEX-5.

La NEX-5 y su hermana, la NEX-3, suponen el debut de Sony en el creciente segmentos de cámaras de sistema compacto. Y lo hace, en el caso de la NEX-5, con un modelo que ofrece un sensor APS-C de 14,2 MP, una gran pantalla LCD articulada de 3,0’’, y un diseño, quizá, excesivamente sencillo.

Consciente del auge y popularidad que está experimentando el segmento CSC, Sony ha decidido sumarse a esta tendencia de la forma que nos tiene acostumbrados, es decir, haciendo todo el ruido posible. Para ello, ha optado por ofrecer el que es hasta la fecha el modelo más compacto con objetivos intercambiables, la NEX-5, equipándolo, además, con las características más avanzadas, como son un sensor APS-C de 14,2 megapíxeles, una pantalla articulada de 3 pulgadas, o grabación de vídeo Full HD 1080p, con sonido estéreo.

La NEX-5, junto con la NEX-3, es el primer sistema CSC de Sony. Incorpora un sensor APS-C de 14 MP, un cuerpo extremadamente compacto, capacidades de grabar vídeo HD, y utiliza los objetivos del también nuevo sistema E.

La cámara

Hace algún tiempo, a alguien se le ocurrió el epíteto de “belleza picassiana” para referirse a una conocida actriz española que, a ojos del resto de los mortales, carecía precisamente de eso, de belleza. Siguiendo estas mismas directrices, se podría afirmar que la nueva NEX-5 es una “belleza minimalista”, dado la sencillez -excesiva- de sus líneas y la escasa presencia de controles. Tanto es así, que cuando se acopla un objetivo en su nueva montura E, como el 18-200 mm, el aspecto del conjunto resulta muy extraño, para los estándares fotográficos que estamos acostumbrados, pero recordando inevitablemente a los modelos compactos avanzados que la propia Sony desarrollo en la segunda mitad de los años 90 del siglo pasado, como las F505 ó F707, por ejemplo.

Mejorando el aspecto externo, la calidad de construcción es excelente. El cuerpo de aleación de magnesio es muy resistente, y las partes móviles, como la tapa del compartimento de tarjetas o la pantalla LCD transmiten total confianza.

La cámara dispone de un cursor multidireccional rodeado por una gran rueda, que puede utilizarse como dial de modos o de ajustes. Todos los parámetros de la cámara han de modificarse a través del menú, dado el escaso número de elementos de control que ofrece.

La pantalla LCD de 3,0’’ ofrece una resolución de 921.600 puntos, lo que permite la correcta visualización de las imágenes y los menús. Este aspecto resulta determinante, ya que la cámara carece de visor, por lo que hay que recurrir a la pantalla en todo momento. Contribuyendo a una mejor visualización, la LCD permite su basculación en 45° hacia arriba y 90° hacia abajo, si bien no se puede orientar horizontalmente.

Como ya hemos mencionado, el pequeño tamaño de la cámara limita hasta el extremo la presencia de controles. De hecho los elementos de control principales se reducen a 2 botones multifuncionales, un pequeño cursor multidireccional, rodeado de un dial de ajustes, el disparador y el botón de grabación de vídeo. Con todo, el manejo de la cámara resulta más o menos sencillo cuando se utilizan las funciones básicas, pero fuera de ellas, cualquier pequeña modificación habrá de hacerse a través de los menús. El sistema de menús está dividido en 6 secciones, muy gráficas visualmente, pero todo lo intuitivas que cabría esperar. Por ejemplo, los ajustes de sensibilidad ISO se encuentran dentro de la sección “Brillo/Color”, lo que no resulta muy identificativo.

La pantalla LCD puede inclinarse hacia arriba y hacia abajo pero no hacia los lados, lo que limita la libertad de encuadre en mayor medida que en otros modelos.

Complicaciones al margen, la NEX-5 es una cámara bastante versátil, incorporando la mayoría de características que ofrecen las DSLR de aficionado, además de otras opciones. Así, dispone de modos P, A, S y M, con rango de velocidades de 30 a 1/4000 s., una pequeña selección de programas de escena, e, incluso, modo iAuto, capaz de identificar la escena y seleccionar el programa más adecuado. También ofrece un modo “3D Panorama”, para poder visualizar las imágenes en todo su esplendor habrá que utilizar uno de los nuevos televisores Bravia 3D, de Sony. Además, la NEX-5 permita tomar las fotografías en modo JPEG, RAW y RAW+JPEG.

Entre las opciones ofrecidas en los menús, se incluyen ajustes de “Estilo Creativo”, que permite seleccionar un rango de preajustes de color, como vívido, monocromo, retrato, paisaje o puesta de sol. En cada uno de ellos se pueden definir manualmente los valores de contraste, saturación y nitidez. Otras opciones incluyen enfoque sencillo o continuo, AF multizona, puntual o flexible, e, incluso, enfoque manual, con ampliación automática en la pantalla LCD en cuanto se gira el anillo de enfoque del objetivo utilizado.

En su lado izquierdo, la cámara ofrece dos conexiones: un puerto USB, que permite conectar la cámara con un ordenador o una impresora, y un interfaz HDMI, para realizar presentaciones o reproducir los vídeos en una televisión de alta definición.

Una notable diferencia entre la nueva gama NEX, incluyendo la NEX-5, y la familia DSLR de Sony es que no ofrecen estabilizador de imagen mecánico SteadyShot. En su lugar, las nuevas ópticas del sistema E incorporan elementos flotantes que actúan como estabilizador de imagen óptico. Cabe destacar que el comportamiento de este nuevo sistema óptico es excelente, incluso en modo de vídeo. La nueva NEX-5 ofrece capacidades de grabación de vídeo 1080p HD, con sonido estéreo y formato AVCHD.

En las manos

La respuesta de la NEX-5 es muy buena, situándose al nivel de una DSLR de rango medio. Se enciende y está lista para tomar fotos en menos de 1 segundo, y en modo sencillo mantiene una cadencia de una foto cada 0,9 segundos, tanto en JPEG como en RAW + JPEG. La cámara ofrece dos modos de disparo continuo; el primero de ellos incluye autofoco entre las tomas, ofreciendo una “velocidad” de 2,5 fps, hasta que se agota la capacidad de la tarjeta en modo JPEG, o hasta 8 tomas, en modo RAW+JPEG; El segundo modo da prioridad a la velocidad, por lo que sólo precisa enfocar en la primera toma, y alcanza 7 fps, tanto en JPEG como RAW+JPEG, con un máximo de 20 y 8 fotogramas, respectivamente.

La NEX-5 incluye un interfaz especial en la parte superior del cuerpo, que permite la conexión de un flash externo o de un micrófono opcional, para mejorar la calidad del sonido en los vídeos.

Como puede desprenderse de lo anterior, el sistema AF es extremadamente rápido, siendo capaz de enfocar perfectamente en una fracción de segundo, cuando la iluminación es adecuada. Con luz escasa, su comportamiento desciende ligeramente, pero, incluso en la más absoluta oscuridad, es capaz de enfocar en menos de 1 segundo, gracias a la eficiente lámpara de asistencia que incorpora la cámara. Por mencionar una pequeña pega, la situación de la lámpara de asistencia hace que en ocasiones pueda quedar tapada por los nudillos de la mano al encuadrar la escena.

Las Pruebas

A diferencia de la mayoría de cámaras de Sony, que presentan una ligera tendencia a sobresaturar los colores, la NEX-5 ofrece una saturación del 99,26 %, un valor que roza la completa exactitud. Unicamente los tonos rojos presentan un aspecto excesivamente brillante, debido a una saturación algo mayor que el resto de colores y al desplazamiento general hacia la zona amarilla. Los tonos de piel (campos 1 y 2 de la carta de color GretagMacbeth) también son casi perfectos, como puede comprobarse en la fotografía de retrato. Esta imagen también muestra la ligera dominante amarillenta, causada por el balance de blancos automático. A pesar de ello, el balance de blancos muestra una respuesta correcta en casi todas las situaciones.

Imagen de prueba estándar (JPEG).
Imagen de prueba estándar (JRAW). La Sony NEX-5 muestra una versión muy natural de la fotografía. Sólo los colores rojo aparecen ligeramente sobresaturados. La nitidez en el centro de la imagen es muy buena, mientras que el viñeteado se sitúa al mismo nivel que en las cámaras DSLR de aficionado.

La cámara obtiene unos resultados muy buenos de resolución. Sus 3.056 píxeles nominales se convierten en imágenes de 2.717 líneas de altura. Este comportamiento puede comprobarse en la gran nitidez de la imagen de prueba estándar. No obstante, la mayor saturación y su exceso de amarillo hacen que no se aprecie mucha diferenciación entre los distintos tonos rojos, como sucede en la tela de la camiseta de la modelo, por ejemplo.

Fotografía de retrato (RAW). La fotografía de retrato muestra una ligera dominante amarillenta. Este efecto es producido por el sistema de balance de blancos automático, pero permanece dentro de lo normal para las condiciones de iluminación con que se realizó la toma.

Gracias al tamaño APS-C de su sensor, la cámara es capaz de tomar imágenes con un bajo nivel de ruido. Hasta 3.200 ISO, el índice de ruido se mantiene por debajo del 1 %. Esta característica hace que las imágenes sean utilizables, incluso con los valores más altos de sensibilidad (12.800 ISO). La NEX-5 utiliza un filtrado anti ruido que evita tanto las manchas de color como el suavizado excesivo de los detalles. Es una lástima, sin embargo, que Sony no haya incluido un modo de sensibilidad de 100 ISO, que resultaría la apropiada en situaciones de mucha luminosidad.

Curvas características.
Viñeteado.
Error de color.

Conclusión

La Sony NEX-5 supone un buen debut de Sony en el segmento CSC. Es, hasta la fecha, la cámara más pequeña con objetivos intercambiables del mercado, y ofrece una excelente construcción, gran variedad de útiles características, muy buena respuesta, y la calidad de imagen, tanto en foto como en vídeo, que se esperaría de un modelo DSLR. Es, en definitiva, una cámara que encaja a la perfección en lo que se busca en una cámara de sistema compacto, a pesar de que los expertos de Sony no se hayan esmerado mucho en el diseño.

>E. T. Diorama, para Digimag. Datos de prueba: Betternet.

Nos gusta más

  • Cámara CSC con cuerpo ultracompacto y ligero
  • Sensor APS-C
  • Gran pantalla LCD con alta resolución de 921.600 puntos
  • Pantalla pivotante
  • Vídeo Full HD en formato AVCHD

Nos gusta menos

  • Diseño excesivamente “minimalista”
  • Pocos controles, por lo que hay que recurrir casi siempre al menú
  • La conexión para flashes externos no utiliza una zapata estándar
  • Carece de visor
  • Muy lenta en el encendido

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí