Sony SLT A55, a prueba

0
764
Sony SLT A55.

Con la A55, junto a la más modesta A33, Sony replantea el concepto “réflex”, al implementar un espejo semitransparente fijo, lo que permite la utilización del sistema AF tradicional de las DSLR, evitando así los inconvenientes de un componente móvil.

Ampliando, una vez más, su gama DSLR de aficionado, Sony lanza al mercado la nueva A55, una cámara que ofrece 16 megapíxeles, pantalla LCD pivotante de 3‘’, estabilizador de imagen, y las tecnologías más avanzadas, incluyendo GPS. Pero, por lo que realmente destaca el modelo es por ser el primero que está equipado con un espejo translúcido fijo.

La Sony SLT A55 es un novedoso sistema DSLR, que incluye un revolucionario diseño de espejo fijo. La cámara ofrece una resolución de 16 MP, pantalla LCD pivotante, grabación de vídeo Full HD y un sencillo manejo.

La cámara

Aunque con un tamaño ligeramente más pequeño, el diseño y el aspecto en general de la A55 es el de una DSLR convencional. Interiormente, sin embargo, la A55 difiere del concepto réflex tradicional, ya que el espejo permanece fijo en todo momento, incluso durante la toma, evitando, así, los inconvenientes colaterales a esta acción. Además, el espejo es semitransparente, permitiendo el paso del 70% de la luz hasta el sensor principal, mientras que el 30% restante se refleja hasta un pequeño sensor  AF de detección de fase.

La cámara incorpora una pantalla LCD de alta resolución y formato 16:9, que puede pivotar horizontal y verticalmente. Junto a ella se encuentran algunos elementos de función, como el cursor multidireccional, utilizado para la navegación por los menús y como acceso directo a ciertas funciones.

Este nuevo sistema facilita la utilización de autofoco continuo tanto en situaciones de sujetos en movimiento como en la grabación de vídeo. Esto se traduce en la práctica en que la respuesta de la cámara es excepcionalmente rápida, para su categoría.

Como ya hemos comentado, la utilización de un espejo fijo permite que la cámara sea relativamente pequeña y más ligera que otros modelos de su gama. La construcción, sin embargo, no desmerece en absoluto, y su cuerpo es muy robusto y está bien acabado.

El dial de modos ofrece los modos de exposición tradicionales, además de acceso a los programas de escena y modos especiales, como el Panorama 2D/3D.

Por otro lado, la ausencia de movimiento en el espejo hace que el visor de la cámara sea electrónico, en lugar del tradicional visor óptico de las réflex convencionales. La A55 incorpora un EVF “True-Finder”, de Sony, que proporciona un 100% de cobertura de la escena, y permite la visualización simultánea de puntos de enfoque, histograma, etcétera. El visor tiene una resolución de 1.440.000 puntos, y ofrece una visualización de la escena nítida y luminosa, si bien, en determinadas situaciones, especialmente cuando se utiliza el modo de exposición manual, la imagen se muestra demasiado oscura.

Al igual que sucede en otros modelos DSLR de Sony, el visor de la A55 dispone de sensor de ojo, lo que significa que al acercar el ojo al visor, éste se activa automáticamente. Por el contrario, si se aparta el ojo del visor, la visualización directa pasa automáticamente a la pantalla LCD. La pantalla LCD también ofrece un diseño completamente nuevo, con un mecanismo articulado que permite su orientación en cualquier ángulo, y un tamaño de 3 pulgadas en formato 16:9.

La nueva Alpha SLT A55 integra un sistema GPS que añade la situación geográficos de la toma a los datos EXIF de cada imagen. La cámara dispone de un flash eyectable y de una zapata ADI para unidades externas.

Otro de los puntos fuertes de la A55 es que incluye un módulo GPS integrado en el cuerpo, lo que facilita la inclusión de los datos geográficos de la toma en los datos EXIF de cada imagen.

Por lo demás, la Sony SLT A55 ofrece todo lo esperado en una cámara DSLR de gama media de aficionado: modos de exposición manuales y automáticos, incluyendo programas de escena, grabación de vídeo Full HD, flash eyectable, etcétera; además de algunas características novedosas como el modo Panorámica de barrido con efecto 3D, en el que con un solo barrido, la cámara captura automáticamente las tomas necesarias para crear una imagen panorámica, tanto en 2D como en 3D, aunque éstas últimas sólo podrán visualizarse en los televisores con tecnología 3D de Sony.

La A55 incluye un puerto USB, un interfaz HDMI, una entrada de micrófono y un puerto para control remoto opcional.

En las manos

La A55 es una cámara muy rápida, aunque su tiempo de encendido, 1,10 segundos, es algo mayor que el de las cámaras DSLR “tradicionales”. El retraso en la toma alcanza 0,35 segundos, desapareciendo prácticamente por completo al realizar enfoque previo. En modo de disparo continuo, la A55 ofrece hasta 10 fps, si bien, no está disponible ningún tipo de ajuste de exposición. Sin embargo, la cámara permite este tipo de ajustes, pero reduciendo la velocidad de disparo a 6 fps.

El autofoco continuo es extremadamente rápido, pero, en algunas situaciones puede llegar a ser mareante el constante reenfoque de la escena.

Las Pruebas

La nueva Sony A55 ofrece una reproducción de los colores excelente, a pesar de que el sistema de balance de blancos crea una ligera dominante amarillo-verdosa en los tonos grises más claros. En general, la saturación es algo menor que la ofrecida por la mayoría de sus competidoras, pero, con un valor medio de 101,2 %, ofrece un resultado muy bueno. Al igual que la mayoría de cámaras de Sony, la A55 reproduce los tonos rojos con una mayor saturación y un exceso de amarillo, que los dota de un aspecto muy brillante, como puede comprobarse en la camiseta de la modelo.

Imagen de prueba estándar (JPEG).
Imagen de prueba estándar (RAW). La A55 ofrece una reproducción muy buena de la imagen de prueba estándar. Sólo se aprecia un leve exceso de amarillo en los tonos rojos. En la toma se observa un descenso de la nitidez en las esquinas, pero este efecto queda dentro de un nivel aceptable.

La fotografía de retrato revela unos tonos de piel casi perfectos, como se puede ver en la carta de color, en la que los campos 1 y 2 se sitúan muy próximos a sus valores ideales. Este comportamiento es incluso mejor en la toma en formato RAW, con iluminación de estudio y balance de blancos manual.

Las pruebas de resolución, sin embargo, no son tan satisfactorias, posiblemente por culpa de la óptica del kit. La cámara reproduce la carta de prueba con 2.672 líneas de altura, lo que supone sólo un resultado aceptable para un modelo de 16 MP, con una resolución nominal de 3.264 píxeles verticales. Además, la cámara alcanza este resultado sometiendo las imágenes a un intenso filtrado, que produce un exceso de enfoque del 11,7 %, y supone un valor más alto de lo habitual en su gama. La nitidez de las tomas decrece aún más en las esquinas, aunque este efecto es común a los objetivos de kit de todos los fabricantes.

Fotografía de retrato (JPEG).
Fotografía de retrato con flash (RAW). El balance de blancos automático proporciona un aspecto ligeramente amarillento. A pesar de ello, los tonos de piel son muy agradables. Por otro lado, el sistema de exposición automático es algo conservador, realizando la toma con una subexposición aproximada de 1/3 EV.

Las imágenes tomadas con la Sony A55 se muestran muy suaves y limpias de ruido en todo su rango de sensibilidades. El índice de ruido se mantiene por debajo de 1,0 hasta 3.200 ISO. La A55 ofrece un excelente sistema de filtrado, que evita la aparición de manchas de color, generalmente debidas a la aplicación de un filtro muy intenso.

El rango dinámico de la A55 es muy bueno. Las imágenes muestran un máximo de 11 EV, lo que supone un resultado muy bueno. Incluso a 1.600 ISO, el rango dinámico se mantiene entre 10 EV y 10,8 EV. La cámara incorpora un sistema digital de optimización del rango dinámico, que está activo por defecto.

Curvas características.
Viñeteado.
Error de color.

Conclusión

No hay duda que Sony ha asumido un gran riesgo desarrollando un nuevo concepto de cámaras réflex, cuando muchos otros fabricantes, él mismo incluido, están haciendo una clara apuesta por las cámaras de objetivos intercambiables, sin espejo. La apuesta es prometedora, ya que permite mantener prestaciones de las DSLR, como el rápido AF de detección de fase, mientras que añade algunas ventajas al eliminar el movimiento del espejo, lo que permite la construcción de cuerpos más compactos y, sobre todo, reduce las vibraciones de la cámara en el disparo. Con todo ello, la A55 es un modelo muy interesante, que se ajusta a la perfección a estas características, pero que aún puede mejorarse en algunos aspectos, como, por ejemplo, la luminosidad del visor electrónico.

E. T. Diorama, para Digimag. Datos de prueba: Betternet.

Nos gusta más

  • Sistema AF muy rápido, para ser un modelo de visor electrónico
  • Pantalla LCD pivotante de alta resolución (921.600 puntos)
  • Sistema GPS integrado
  • Vídeo Full HD en formato AVCHD estándar

Nos gusta menos

  • La imagen del visor electrónico es demasiado oscura en modo de exposición manual
Reseña
Calidad de imagen
Resolución
Prestaciones
Equipo
Relación Calidad-Precio
Compartir
Artículo anteriorPHotoEspaña 2011 ya tiene fecha
Artículo siguienteAdobe Lightroom 3.3 y Camera RAW 6.3

1 COMENTARIO

    • No te podemos indicar exactamente el precio de la cámara en Colombia, pero, en mercadolibre.com.co la están ofreciendo a $2,219. Parecen modelos importados directamente de USA, ya que disponen de garantía oficial de ese país. No podemos asegurar la fiabilidad del vendedor, pero está catalogado como MercadoLider, lo que siempre transmite confianza.

      Recibe un cordial saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí