Olympus E-5, a prueba

0
166
Olympus E-5.

Olympus ha actualizado el buque insignia de su familia DSLR, con la E-5, un modelo profesional que conserva la mayoría de las características de su antecesora, la E-3, mejorándola con un sensor NMOS de 12 megapíxeles, pantalla pivotante de 3’’ y un avanzado procesador de imagen TruePic V+, añadiendo, además, algunas de las funciones de los nuevos modelos PEN, como los filtros artísticos.

La E-5 es el nuevo modelo profesional del Sistema 4/3 de Olympus. Sucesora de la E-3, la E-5 ofrece una mayor resolución, 12,3 megapíxeles, un cuerpo voluminoso y robusto, estabilizador de imagen integrado y capacidad de grabación de video HD.

En 2002, Olympus lanzaba la primera DSLR concebida expresamente como cámara digital, la E-1, en contraposición con los modelos de otros fabricantes, que se habían limitado únicamente a sustituir la película por el sensor de imagen. Era el nacimiento del Sistema Cuatro Tercios. Casi una década después, el fabricante japonés ha lanzado la tercera generación de su gama profesional, en la forma de la E-5, un modelo que podría suponer, además, el canto del cisne del propio Sistema 4/3.

La cámara

La E-5 supone una actualización de la E-3, acomodando la gama profesional de Olympus a las nuevas tendencias y tecnologías. Así, el nuevo modelo conserva el mismo diseño de su antecesora, incluyendo tanto el sellado del cuerpo, resistente a las inclemencias meteorológicas, como la distribución y manejo de los controles, excepto pequeñas variaciones. Así, la E-5 mantiene el interfaz de usuario de la E-3, en el que destaca la ausencia de un dial de modos, sustituido por una combinación de controles, al estilo de muchos modelos compactos. Las primeras diferencias entre ambas cámaras se encuentran en el sensor, que aumenta hasta 12,3 megapíxeles, y en el sistema de almacenamiento. Aquí, la E-5 continúa ofreciendo dos ranuras para tarjetas de memoria, una de ellas destinada a tarjetas CF. Pero, la segunda es ahora compatible con las tarjetas SD/SDHC/SDXC, en lugar de las prácticamente extinguidas xD-Picture.

La cámara ofrece un sistema de navegación muy intuitivo para todos los parámetros, que pueden ser modificados mediante una combinación de diversos elementos de función, como el cursor multidireccional y los dos diales de ajustes.

Otra de las novedades que presenta la E-5 es su capacidad para grabar vídeos HD 1280 x 720, a 30 fps. Para ello, la cámara añade un botón independiente para iniciar la grabación. Esta función, sin embargo, sólo puede ser utilizada cuando se ha seleccionado previamente el modo de visualización directa en la pantalla LCD. La pantalla principal de la E-5 también ha experimentado mejoras respecto a la de su antecesora. Así, su tamaño se ha visto aumentado de 2,5 a 3 pulgadas, mientras que su resolución también se incrementa de 230.000 a 920.000 puntos, unas características acordes a las tendencias actuales. En lo que la pantalla no ha sido modificada, por fortuna, es en sus cualidades de movilidad, ya que, al igual que la de la E-3, la LCD de la E-5 puede orientarse en todos los ángulos posibles, tanto horizontal como verticalmente. Cabe destacar, además, que la pantalla LCD, de formato 4:3, cambia su superficie de visualización útil a formato 16:9 para adecuarse a las proporciones de los vídeos HD.

La E-5 incorpora una pantalla LCD de estado en la parte superior del cuerpo, pero no dispone de dial de modos. Para sustituirlo, la cámara utiliza una combinación del botón de modos, situado a la izquierda, y los dos diales de ajustes, ya mencionados.

Pero, quizá, una de las características que mejor muestra la adaptación de la E-5 a los nuevos tiempos es la inclusión de los denominados Filtros Artísticos. Sorprende que un modelo orientado al profesional incluya este tipo de “accesorios”, pero, dado el éxito que tienen en los modelos de la gama PEN, Olympus ha optado por hacer de ellos una de las señas de identidad de la casa. Así, la E-5 permite obtener fotografías con efectos de Pop Art, de cámara estenopeica, o de diorama, entre otros. La ventaja que ofrece la inclusión de estos filtros es que se puede comprobar en pantalla el efecto que produce cada uno, antes de tomar la fotografía, y siempre que se esté trabajando en modo de visualización directa. Además, evita que el usuario tenga que dedicar mucho tiempo en la edición de una imagen, para conseguir un aspecto similar. Pero, por otro lado, cabe preguntarse si esta característica se encuentra entre las prioridades del tipo de usuario al que está destinado este modelo.

La cámara ofrece un buen número de conexiones en su lado izquierdo: HDMI, USB, micrófono externo, salida AV y conector DC. Todos los elementos de función están sellados y, por lo tanto, protegidos del polvo y la humedad.

En las manos

Del mismo modo que los anteriores modelos de la gama, la E-5 es una cámara muy rápida. Su encendido es prácticamente instantáneo, mientras que el retraso en la toma alcanza los 0,15 segundos, desapareciendo por completo al realizar enfoque previo. En modo de disparo continuo, la E-5 permite captar 5 fotografías por segundo, sin límite de tomas.

La Olympus E-5 incorpora una pantalla LCD de alta resolución, 920.000 puntos RGB, que puede pivotar y rotar. Estas características la hacen apropiada para encuadrar las imágenes en modo de visualización directa, como sustituta del visor óptico. Visor que, por cierto, ha mejorado considerablemente en tamaño y luminosidad, ofreciendo, además, un 100% de cobertura de la escena.

El sistema autofoco de la E-5 también se muestra muy rápido y seguro, sin duda, gracias a sus 11 puntos AF. Así, la cámara es capaz de enfocar en menos de 1 segundo, incluso cuando la iluminación de la escena no es la más apropiada.

Las Pruebas

Todas las imágenes tomadas en las pruebas de la Olympus E-5 se realizaron en el modo de color estándar de la cámara, denominado “Natural”. Con estos parámetros, la cámara muestra una reproducción de los colores muy buena, aunque con una saturación ligeramente baja – 98,47 %- y un toque algo más cálido que otras cámaras DSLR de su categoría. El balance de blancos automático produce una leve dominante amarillenta en las zonas más luminosas, y una tendencia al magenta, en las más oscuras.

Los ajustes de exposición automáticos de la E-5 se muestran algo conservadores, con una subexposición aproximada de 1/3 EV, acentuando, por tanto, los colores más oscuros. Con todo ello, los errores de color se sitúan a un nivel muy bajo, con excepción de algunos tonos de cián (campo 18), que muestran un desplazamiento algo mayor respecto a su valor ideal.

Imagen de prueba estándar (JPEG).
Imagen de prueba estándar (RAW). La imagen de prueba estándar presenta un aspecto ligeramente cálido. Así, el gris de fondo tiene un leve toque magenta. La nitidez es muy buena, incluso en las esquinas, donde se pueden apreciar todos los detalles.

Con los ajustes estándar, la cámara crea imágenes con un contraste muy alto, lo que contribuye al duro aspecto de las tomas de la E-5. Con 2.537 líneas de altura, la cámara ofrece una excelente conversión de los 3.056 píxeles de su resolución nominal.

Todas las fotografías de la prueba se tomaron utilizando el objetivo Zuiko Digital ED 12 – 60 mm 1:2,8 – 4,0 SWD, óptica que ofrece un comportamiento excelente, sin prácticamente pérdida de nitidez en las esquinas de las tomas, ni presencia de aberraciones cromáticas. Además, las imágenes se encuentran completamente libres de efecto muaré en las estructuras más finas, como puede comprobarse en el cabello de la modelo o en el tejido de su camiseta. Por otro lado, la diferenciación de las distintas tonalidades de rojo en la camiseta de la chica también es muy buena.

Fotografía de retrato (JPEG).
Fotografía de retrato con flash (RAW). La fotografía de retrato muestra una ligerísima dominante amarillenta en el gris de fondo, así como unos tonos de piel muy agradables y naturales, y una clara diferenciación de las distintas tonalidades de rojo en la tela de la camiseta de la modelo. La nitidez es buena; la imagen no presenta ningún rastro de aberraciones cromáticas ni muarés en las estructuras más finas, como el cabello de la chica, por ejemplo.

La E-5 ofrece un mejor comportamiento ante el ruido que la mayoría de modelos del Sistema Cuatro Tercios. Así, el factor luminancia-ruido se mantiene por debajo de 1 hasta una sensibilidad de 1.600 ISO, alcanzando un valor de 1,85 a 6.400 ISO. La presencia de ruido cromático es apreciable en las imágenes tomadas a partir de 1.600 ISO, si bien, la cámara ofrece un sistema de filtrado que puede reducir este efecto.

El análisis del rango dinámico de las tomas revela un máximo de 10,9 EV, lo que supone un gran resultado para un modelo DSLR, pero algo inferior a los 11,5 EV que ofrecía la Olympus E-3.

Curvas características.
Viñeteado.
Error de color.

Conclusión

Es una lástima que Olympus haya podido iniciar su retirada del mercado DSLR, para centrar sus esfuerzos en el de las cámaras de sistema compacto. Pero con el éxito que está alcanzando con su familia PEN, incluyendo la próxima E-PL2, y la fuerte competencia de otros fabricantes, como Canon, Nikon y Sony, parece una decisión acertada, al menos desde un punto de vista empresarial.

En cualquier caso, de confirmarse que se trata del último modelo DSLR de la firma japonesa, al menos Olympus ha guardado lo mejor para el final. La E-5 está muy bien construida, es sencilla de utilizar y ofrece una gran calidad de imagen, así como otras interesantes características. Lamentablemente, casi todo lo expuesto es lo que se espera de una DSLR de gama alta, y, aunque existe una extensa oferta de ópticas y accesorios del Sistema Cuatro Tercios, resulta difícil recomendar un modelo que puede significar la despedida de una gama. Más aún, cuando existen en el mercado otras opciones y, además, más económicas.

Pero para quien ha sido seguidor de la firma, y dispone de un equipo de objetivos y accesorios del Sistema Cuatro Tercios, la E-5 supondrá una actualización casi imprescindible, especialmente cuando su precio disminuya.

E. T. Diorama, para Digimag. Datos de prueba: Betternet.

Nos gusta más

  • Cuerpo muy voluminoso y robusto
  • Respuesta muy rápida y fiable
  • Sencillo e intuitivo manejo, diseño ergonómico
  • Gran visor, con un 100 % de cobertura
  • Sistema AF muy rápido
  • Visualización directa en pantalla LCD pivotante de alta resolución
  • Estabilizador de imagen mecánico

Nos gusta menos

  • Precio algo elevado para un modelo de 12 MP
Reseña
Calidad de imagen
Resolución
Prestaciones
Equipo
Relación Calidad-Precio
Compartir
Artículo anterior“Todos tenemos buen gusto”
Artículo siguienteFestival de Fotografía Latitudes 2011

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí