Samsung NX100, a prueba

0
336
Samsung NX100.

Samsung también se decanta por la gama CSC, en la que ya cuenta con varios modelos. Uno de los últimos es la NX100, una cámara que combina un pequeño tamaño y la versatilidad de los objetivos intercambiables.

La NX100 es la cámara CSC más pequeña y compacta de Samsung. A diferencia de otros modelos de esta gama de la firma coreana, la NX100 tiene todo el aspecto de una cámara compacta, en lugar del de una pequeña DSLR. La cámara ofrece una resolución de 14 megapíxeles y dispone de una luminosa pantalla AMOLED en su parte trasera. En el kit se incluye un  20-50 mm equipado con la nueva tecnología “i-function”.

Con todo el aspecto de una compacta, la NX100 está claramente orientada al segmento de iniciación, alejándose de la línea de pequeñas DSLR que ofrece el resto de los modelos de la gama NX de Samsung, entre los que se incluye la reciente NX11. Aún así, la NX100 no desmerece en absoluto, al incluir un sensor  APS-C de 14,6 megapíxeles, una luminosa pantalla AMOLED de 3 pulgadas, y ser compatible con la nueva línea de objetivos con tecnología i-Function.

La cámara

La Samsung NX100 ofrece un diseño que podría catalogarse como minimalista, con líneas clásicas, pero atractivas. A ello contribuye una ligera curvatura en uno de sus lados, que facilita la adaptación de la mano derecha del usuario al cuerpo de la cámara. El cuerpo, precisamente, está fabricado casi por completo en plástico, con excepción del panel superior, que es de aluminio. Con todo ello, la cámara ofrece un acabado muy elegante y sólido.

La Samsung NX100 incorpora una grande y luminosa pantalla de tecnología OLED (AMOLED), que, con una resolución de 614.000 puntos RGB, es capaz de mostrar las imágenes y los menús con unas nitidez y luminosidad excelentes.

En la parte superior, sobresaliendo ligeramente del panel de aluminio, la NX100 incluye un dial de modos que ofrece las opciones habituales, como P, A, S y M, así como programas de escena y modo de vídeo. Pero, además de ellos, en el dial se encuentran las opciones Smart Auto y “prioridad al objetivo”. Este novedoso modo permite utilizar las capacidades de los nuevos objetivos con tecnología i-Function. Con esta tecnología, Samsung pretende facilitar el ajuste de determinados parámetros, accediendo a ellos a través del botón iFn que incluyen las nuevas ópticas.

Destacando también sobre el panel de aluminio, la NX100 dispone de una zapata para accesorios, que, junto con un pequeño conector situado en la parte trasera de la cámara, permite utilizar flashes externos, un visor electrónico o un módulo GPS. La parte negativa de este sistema es que sólo permite el uso de un único accesorio a la vez, por lo que resulta imposible simultanear la utilización del visor electrónico con una unidad de flash, por ejemplo.

La parte superior de la cámara cuenta con un voluminoso dial que permite seleccionar los modos de exposición estándar, los programas de escena, a través de los menús de pantalla, y el modo de vídeo. La NX100 ofrece dos pequeños diales para ajustar los valores de abertura, velocidad, así como otros parámetros, de forma rápida y sencilla.

En la parte trasera de la cámara, además de la citada conexión para accesorios, se encuentran la mayoría de los controles, incluyendo un dial situado alrededor del cursor multidireccional. Este dial, en combinación con una pequeña ruedecilla en la parte superior, permiten ajustar diversos parámetros de toma.

Lo más destacable de la parte trasera de la cámara, sin embargo, es la pantalla LCD. La Samsung NX100 incorpora una pantalla de 3 pulgadas, de tecnología AMOLED, con una resolución de 614.000 puntos RGB. Con estas características, la pantalla ofrece una visualización muy luminosa y nítida de las escenas, la imágenes almacenadas y los menús.

Al estar orientada al segmento de iniciación, la NX100 ofrece un manejo muy sencillo e intuitivo, ofreciendo un buen número de controles bien identificado. La sencillez de su uso es aún mayor cuando se utilizan los objetivos i-Function. Lamentablemente, las opciones actuales son aún muy reducidas, limitándose al objetivo del kit, el 20-50 mm f/3.5-5.6, y al 20 mm f/2.8 “pancake”. Pero es de esperar que Samsung comience a desarrollar otros modelos que incluyan esta tecnología.

Samsung ofrece un visor electrónico opcional para la NX100, el ED-EVF10, que se acopla en la zapata y se conecta mediante un interfaz situado en la parte trasera de la cámara. De la misma forma, se pueden utilizar otros accesorios, como un módulo GPS o flashes externos.

La NX100 ofrece unas opciones de flash realmente interesantes, situándola al nivel de muchas cámaras DSLR avanzadas. Así, la cámara permite sincronización lenta, a la primera y segunda cortinillas, e, incluso, ajustar manualmente la intensidad de disparo. Sin embargo, no deja de sorprender la inclusión de unas opciones tan variadas, cuando la cámara no dispone de flash, teniendo que recurrir obligatoriamente al uso de una unidad accesoria.

Como ya comienza a ser habitual en las cámaras de última generación, alcanzando, incluso, a algunos modelos DSLR, la Samsung NX100 ofrece la posibilidad de editar las imágenes en la propia cámara. Así, en las fotografías puede corregirse los ojos rojos, ajustar el contraluz o retocar las caras. Los vídeos también admiten cierto nivel de edición, con la posibilidad de poder obtener una fotografía a partir de un fotograma de película. La cámara almacena las imágenes editadas en archivos separados.

Y como no podía ser de otro modo, la NX100 también incluye “filtros artísticos”, permitiendo la aplicación de filtros como Suave, Vívido, Ojo de Pez o Blanco y negro.

En las manos

La Samsung NX100 está lista para disparar en menos de un segundo desde su encendido. El tiempo que la cámara necesita entre dos tomas es de 1,5 segundos, mientras que el retraso en la captura se sitúa en torno a 0,3 segundo, desapareciendo casi completamente al realizar enfoque previo.

Las conexiones de la cámara se sitúan en su parte izquierda, cubiertas por una tapa de plástico. La Samsung NX100 cuenta con un interfaz combinado USB/TV, una salida HDMI, un conector DC, así como un interfaz para el control remoto opcional.

En modo de disparo continuo, la cámara ofrece hasta 3 fps, con un máximo de 10 imágenes. Estas prestaciones sólo se alcanzan en tomas JPEG de 1.472 x 976 píxeles, mientras que en modo RAW y RAW + JPEG, esta velocidad decrece considerablemente, permitiendo un máximo de 5 y 4 tomas, respectivamente, antes de que se sature el buffer.

Aunque la velocidad de enfoque es algo limitada en los sistemas AF de contraste, el de la NX100 es relativamente rápido cuando las condiciones lumínicas son las adecuadas. En situaciones de poca luz, sin embargo, el sistema AF se muestra algo lento y dubitativo, aunque, eso sí, muy silencioso.

Las Pruebas

La Samsung NX100 ofrece unos colores de aspecto muy reales, aunque, como es común en los modelos de iniciación, con una ligera sobresaturación (108,4%). Los errores de color se sitúan en un nivel muy bajo, si bien, algunos tonos de azul (campos 8 y 13) se ven enfatizados con un exceso de magenta. En determinadas imágenes también se aprecia una importante dominante amarillenta en los tonos rojos.

Imagen de prueba estándar (RAW).
Imagen de prueba estándar (JPEG). La imagen de prueba estándar muestra que el sistema de balance de blancos automático proporciona unos colores muy reales, aunque con una ligera dominante amarillenta en las zonas de luces. Los elementos rojos y los azules presentan algo de sobresaturación.

Imagen de prueba estándar (JPEG). La imagen de prueba estándar muestra que el sistema de balance de blancos automático proporciona unos colores muy reales, aunque con una ligera dominante amarillenta en las zonas de luces. Los elementos rojos y los azules presentan algo de sobresaturación

La cámara proporciona unos tonos de piel muy naturales, con mínimas variaciones sobre los valores reales. La fotografía de retrato muestra estas pequeñas desviaciones en algunas zonas de la piel de la modelo, como se aprecia debajo de la barbilla, que adquiere un aspecto ligeramente verdoso-amarillento. Por otro lado, algunas zonas más luminosas revelan una dominante magenta, habitual en muchas otras cámaras de esta misma gama. Algunos tonos rojos (campos 9 y 15) también se ven potenciados con un exceso de amarillo.

Fotografía de retrato (JPEG). La NX100 ofrece unos tonos de piel muy naturales y unas sombras muy detalladas, sin un filtrado exagerado. El rojo de la camiseta está muy saturado, por lo que la NX100 ofrece menos textura que en otros modelos.

La cámara proporciona una nitidez muy buena, al reproducir las imágenes con 2.638 líneas de altura. Este es un muy buen resultado para un modelo cuya resolución vertical nominal es de 3.056 píxeles. En combinación con el objetivo del kit, el 20-50 mm, se aprecia una mínima presencia de aberraciones cromáticas en el centro de la imagen, y algo más en las esquinas, en la forma de halos de color azul o rojo en las líneas de alto contraste.

Tanto la imagen de prueba estándar como la fotografía de retrato revelan un alto nivel de detalle. Así, por ejemplo, la textura del cabello de la modelo presenta un aspecto muy natural, gracias al discreto filtrado de la cámara.

En cuanto al ruido, la carta de escala de grises comienza a mostrar algunas manchas de color a partir de 800 ISO. El factor luminancia-ruido se sitúa a un nivel medio, con 0,58 a 100 ISO, y manteniéndose por debajo de 1,0 hasta 400 ISO. Como puede apreciarse, el nivel de ruido es algo superior al de otras cámaras de sensor APS-C, aunque se obtienen imágenes completamente limpias hasta 400 ISO, y resultados más que aceptables entre 800 y 3.200 ISO.

Curvas características.
Viñeteado.
Error de color.

Conclusión

La Samsung NX100 supone una excelente opción para iniciarse en el “mundo de los objetivos intercambiables”. Ofrece un reducido tamaño, sencillez de uso y buena calidad de imagen. La carencia de visor electrónico se ve subsanada por la tremenda calidad de la pantalla AMOLED. Y, además de todo ello, su precio la sitúa al alcance de casi cualquier bolsillo.

Para los fotógrafos más avanzados, sin embargo, la NX100 presenta unos inconvenientes importantes, como son las carencias de flash y visor, o la aún limitada oferta de ópticas del sistema.

E. T. Diorama, para Digimag. Datos de prueba: Betternet.

Nos gusta más

  • Cuerpo compacto, diseño clásico y acabado de alta calidad
  • Sencillo manejo, especialmente con los objetivos del sistema i-function
  • Pantalla AMOLED de alta resolución (614.000 puntos RGB)

Nos gusta menos

  • Visor electrónico ofrecido como accesorio
  • El sistema de conexiones no permite el uso de más de un accesorio simultáneamente
  • Estabilizador de imagen digital

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí