Fujifilm FinePix X100, a prueba

0
289
Fujifilm FinePix X100.
Fujifilm FinePix X100.

Tras unos años en segundo plano, Fujifilm retoma protagonismo en el panorama fotográfico con la FinePix X100, una cámara para los amantes de la fotografía que combina las tecnologías más avanzadas con una sólida construcción y un diseño retro.

 

A pesar de que el mundo no atraviesa sus mejores momentos, al menos en el terreno económico, Fujifilm ha tirado la casa por la ventana para desarrollar un modelo compacto de alta gama. La nueva FinePix X100 está equipada con un CMOS de tamaño APS-C, normalmente reservado para las cámaras DSLR y CSC, una luminosa óptica de focal fija equivalente a 35 mm, rango de sensibilidades hasta 12.800 ISO, y todo ello con una consistente y sólida construcción, y un diseño clásico de cámara télemetrica.

La Fujifilm Finepix X100 es un modelo digital con el diseño clásico de una cámara telemétrica. Incorpora un objetivo de focal fija, un sensor APS-C de 12 megapíxeles, un eficiente procesador EXR y un innovador visor híbrido.
La Fujifilm Finepix X100 es un modelo digital con el diseño clásico de una cámara telemétrica. Incorpora un objetivo de focal fija, un sensor APS-C de 12 megapíxeles, un eficiente procesador EXR y un innovador visor híbrido.

La cámara

De no ser por la delatora pantalla LCD de su parte posterior, la X100 pasaría desapercibida entre una colección de cámaras “históricas”. Las láminas metálicas de las partes superior e inferior del cuerpo -de aleación de magnesio- marcan el estilo retro del modelo, además de transmitir una intensa sensación de solidez. En la misma línea, su tamaño y peso confirman que se trata de un modelo importante, siendo levemente más pequeño y ligero que una réflex digital de aficionado.

La pantalla LCD de 2,8 pulgadas ofrece una resolución de 460.000 puntos. Para la navegación por los menús la X100 utiliza una combinación de un cursor multidireccional junto con un dial de ajustes. Un botón específico permite cambiar el formato de toma entre JPEG y RAW.
La pantalla LCD de 2,8 pulgadas ofrece una resolución de 460.000 puntos. Para la navegación por los menús la X100 utiliza una combinación de un cursor multidireccional junto con un dial de ajustes. Un botón específico permite cambiar el formato de toma entre JPEG y RAW.

La parte superior del cuerpo incluye un par de diales de aspecto y funciones “analógicas”, que permiten seleccionar la velocidad de obturación y la compensación de la exposición. Por otro lado, la abertura y el enfoque automático se ajustan, como cabe esperar, por medio de los anillos del objetivo. Todo muy “fotográfico”.

La disposición del resto de los controles es muy parecida a la de otro modelo “Premium”, como es la Leica X1, con la variación de que la X100 incorpora un flash fijo situado directamente encima del objetivo, mientras que el de la Leica es eyectable y se encuentra desplazado hacia un lado. Además del flash incorporado, la FinePix X100 cuenta en su parte superior con una zapata para unidades externas. Además de los diales ya citados, la parte superior del cuerpo incluye el disparador, rodeado por la palanca de encendido, y el botón de función “Fn”. El dbotón de disparo aumenta el estilo “retro” de la cámara, al disponer de un orificio en su centro para enroscar un cable de disparo remoto. Por su parte, el botón “Fn” permite que el usuario defina aquí sus ajustes favoritos, evitando así la navegación por los menús para acceder a un parámetro específico, como la sensibilidad, por ejemplo.

Todos los elementos de función presentan un aspecto robusto, fiable y  “profesional”. Incluso, el disparador dispone de un orificio para acoplar un cable de disparo tradicional.
Todos los elementos de función presentan un aspecto robusto, fiable y  “profesional”. Incluso, el disparador dispone de un orificio para acoplar un cable de disparo tradicional.

Una de las características más sorprendentes de la FinePix X100 es su visor. Lejos de incluir un simple visor óptico u optar por uno electrónico, Fujifilm ha decidido juntar ambas tecnologías en lo que Fujifilm denomina visor híbrido. El visor es muy luminoso y nítido, ofreciendo una resolución de 1.400.000 puntos, aunque su ubicación en el extremo izquierdo de la cámara no es la más adecuada. El encuadre de las escenas también se puede realizar a través de la pantalla LCD de 2,8 pulgadas y 460.000 puntos. La pantalla ofrece una buena visión, pero resulta algo decepcionante en cuanto a tamaño y resolución, si la comparamos con las más recientes tendencias. El cambio de visualización de la pantalla al visor, y viceversa, vuelve a estar a cargo de un elemento “retro”: una palanca situada junto al objetivo. El paso de uno a otro elemento se realiza de forma cómoda y rápida, pero hubiese sido tal vez más lógico que esta palanca se localizara en la parte trasera del cuerpo.

La cámara también ofrece tres modos de enfoque: manual, AF sencillo y AF continuo. Para seleccionar cada uno de ellos, la X100 dispone de otro conmutador “analógico” situado en el lado izquierdo del cuerpo.

Como puede suponerse, la FinePix X100 está equipada con todo el tipo de funciones y opciones que busca un fotógrafo avanzado. Y, diríamos más, que buscan los fotógrafos avanzados amantes de la película. En este sentido, la cámara llenará de satisfacción a todo el que haya sido usuario de las clásicas Provia, Velvia o Astia, ya que incluye modos que emulan las características de dichas películas.

La cámara ofrece tres modos de enfoque que se seleccionan por medio de un pequeño selector situado en el lado izquierdo del cuerpo.
La cámara ofrece tres modos de enfoque que se seleccionan por medio de un pequeño selector situado en el lado izquierdo del cuerpo.

En las manos

La X100 se enciende en algo más de un par de segundos, lo que equivale, en la práctica, a un pequeño instante de espera tras accionar la palanca de encendido y situar el dedo índice en el disparador, lo que no resulta ni mucho menos desesperante. El retraso en la toma es prácticamente inexistente, especialmente si se realiza enfoque previo. En este sentido, el sistema autofoco se muestra muy seguro en situaciones de buena iluminación y con sujetos estáticos, pero cuando las condiciones son menos propicias, el AF encuentra algunas dificultades para bloquear el enfoque, principalmente cuando se fotografían sujetos “inquietos”.

La cámara ofrece un puerto USB, para la transferencia de datos, y un interfaz  HDM!, para la presentación en televisores de alta definición. La X100 puede grabar vídeos HD 720p.
La cámara ofrece un puerto USB, para la transferencia de datos, y un interfaz  HDM!, para la presentación en televisores de alta definición. La X100 puede grabar vídeos HD 720p.

Además de fotografiar, que es la función principal de la cámara, la FinePix X100 permite grabar vídeo HD 720p. No deja de sorprender, sin embargo, que Fujifilm no haya equipado un modelo tan avanzado con capacidad para la grabación Full HD y mayor índice de fotogramas.

La Fujifilm FinePix X100 utiliza las ya casi estandarizadas tarjetas SD, con compatibilidad para las versiones SDHC y SDXC, necesitando en torno a 2 segundos para grabar completamente una imagen en formato JPEG con resolución y calidad máximas. La grabación de los archivos RAW necesita un tiempo algo mayor, pero siempre menor a 3 segundos. La cámara ofrece la posibilidad, además, de almacenar las tomas simultáneamente en ambos formatos, pero con especificaciones JPEG de mayor compresión.

Las Pruebas

Aunque el balance de blancos de la FinePix X100 muestra una tendencia a enfriar los colores de la carta de color, tanto el gris del fondo de la imagen de prueba estándar como el gris claro del fondo de la fotografía de retrato presentan un aspecto muy neutro, especialmente en el segundo caso.

Imagen de prueba estándar (JPEG).
Imagen de prueba estándar (JPEG).
Imagen de prueba estándar (RAW). La imagen de prueba estándar, tomada en modo automático, muestra un balance de blancos casi perfecto, una gran riqueza de detalle, ausencia de aberraciones cromáticas en las líneas de alto contraste y unos ajustes de exposición correctos.
Imagen de prueba estándar (RAW). La imagen de prueba estándar, tomada en modo automático, muestra un balance de blancos casi perfecto, una gran riqueza de detalle, ausencia de aberraciones cromáticas en las líneas de alto contraste y unos ajustes de exposición correctos.

En general, la representación de los colores es buena. Especialmente, los tonos de piel son casi perfectos, como puede apreciarse en la carta de color (campos 1 y 2) y en las versiones RAW y JPEG de la fotografía de retrato. La cámara también ofrece unos rojos vibrantes, sin perjudicar con ello la diferenciación entre las tonalidades claras y oscuras. Así, es perfectamente distinguible la textura del tejido de la camiseta de la modelo, por ejemplo.

Fotografía de retrato (JPEG).
Fotografía de retrato (JPEG).
Fotografía de retrato (RAW). La fotografía de retrato presenta una típica apariencia de “gran angular”, debido a la longitud focal equivalente de la óptica -23 mm-. Por lo demás, el aspecto de la imagen es realmente bueno, con unos colores excelentes y una gran nitidez.
Fotografía de retrato (RAW). La fotografía de retrato presenta una típica apariencia de “gran angular”, debido a la longitud focal equivalente de la óptica -23 mm-. Por lo demás, el aspecto de la imagen es realmente bueno, con unos colores excelentes y una gran nitidez.

La combinación de un sensor de tamaño APS-C con una óptica de calidad permite la obtención de imágenes muy nítidas y sin ningún tipo de aberraciones cromáticas. La X100 realiza una excelente conversión de su resolución nominal -2.848 píxeles- en resolución real de las fotografías, al reproducirlas con 2.587 líneas de altura. Este resultado se ve potenciado por un intenso filtrado, que favorece la aparición de algunos efectos asociados a sobreenfoque en las líneas de alto contraste. El software de análisis establece el nivel de exceso de enfoque en 14,8%. Aún así, es un valor adecuado y aceptable, considerando el buen aspecto general de las fotografías, aunque debe ser tenido en cuenta a la hora de editarlas, evitando el uso de filtros de enfoque. Incluso los ajustes de filtro más suaves producirían un efecto negativo en las zonas de detalles finos.

La X100 proporciona imágenes suaves y limpias incluso con los ajustes de sensibilidad más altos. El índice de ruido se sitúa por debajo de 1 hasta una sensibilidad de 1.600 ISO, superando este valor sólo a 6.400 ISO. El “espectro de ruido” es muy suave, no encontrándose diferencias apreciables entre los tres canales RGB.

Curvas características.
Curvas características.
Viñeteado.
Viñeteado.
Error de color.
Error de color.

Conclusión

Como se diría comúnmente, la Fujifilm FinePix X100 juega en otra liga. Ofrece una construcción muy sólida, un acabado impecable, una calidad de imagen excepcional, y todo ello con un tamaño más compacto que una réflex. Estas características hacen que sea un modelo para poder presumir de cámara. Pero, por esta misma razón, la X100 no se ajusta a las preferencias de cualquier tipo de usuario, sino que su óptica de focal fija, su considerable tamaño -para tratarse de una compacta-, y, sobre todo, su elevado precio, la sitúan sólo al alcance de un selecto grupo de aficionados muy avanzados y profesionales. Para quienes no se encuentran dentro de dicho grupo existen otras opciones más versátiles, como las DSLR o las CSC.

E. T. Diorama, para Digimag. Datos de prueba: Betternet.

Características técnicas de la Fujifilm FinePix X100

Fecha de presentaciónsep-10
Tipo de cámaraCompacta de gama alta
Precio aproximado950 euros
Resolución máxima4288 x 2848 píxeles
Aspecto de imagen02:16,2
Píxeles totales12,3 megapíxeles
Píxeles efectivos12,3 megapíxeles
Tamaño del sensor23,6 x 15,8 mm
ProcesadorEXR
Tipo de sensorCMOS
SensibilidadAuto, 200-6400 ISO. 100 y 12800 ISO en modo especial
Montura del objetivoObjetivo fijo
Factor multiplicador focal-
Rango focal equivalente35 mm
Zoom ópticoNo
Zoom digitalNo
Rango de aberturasF2.0
Estabilizador de imagenNo
AutofocoSí. Por contraste.
Enfoque manual
Rango de enfoque normal80 cm - infinito
Rango de enfoque macro10 cm
Balance de blancos7 modos, Manual
Rango de velocidades1/4000 - 30 s
Flash integradoSí, fijo
Rango de flash9 metros
Flash externoZapata
Modos de flashAuto, Relleno, Ojos rojos, Sincronización lenta, 2ª cortinilla
MediciónMúltiple, Promediada, Puntual
Comp. de exposición-2 EV a +2 EV, en incrementos de 1/3 EV
Modos de exposiciónP, A, S, M, Auto
Disparo continuo10 fps (JPEG), 8 fps (RAW), 5 ó 3 fps (RAW+JPEG)
Vídeo1280 x 720 (24 fps)
Control remotoSí. Cable opcional
Autodisparador2 ó 10 segundos.
AlmacenamientoSD/SDHC/SDXC
Formatos de archivoRAW, JPEG
VisorHíbrido (100% de cobertura)
Pantalla LCDTFT de 2,8 pulgadas
Resolución de pantalla460.000 píxeles
Visualización directa
USBUSB 2.0 (480 Mbit/s)
HDMISí (mini)
Conexión inalámbricaNo
AlimentaciónBatería de ión litio recargable NP-95
Peso445 g
Dimensiones126 x 75 x 54 mm

Nos gusta más

  • Excelente combinación de diseño clásico con tecnología digital
  • Acabado de alta calidad
  • Gran calidad de imagen
  • Amplio rango dinámico

Nos gusta menos

  • La resolución de la pantalla LCD es menor que la de las DSLR más actuales
  • Precio excesivamente elevado
Reseña
Calidad de imagen
Resolución
Prestaciones
Equipo
Relación Calidad-Precio
Compartir
Artículo anteriorLa máquina de Goldberg
Artículo siguienteNuevos adaptadores Leica S

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí