CSC: La evolución de la fotografía (1)

1
275
Las cámaras de sistema compacto han revolucionado la fotografía.
Las cámaras de sistema compacto han revolucionado la fotografía.

Durante muchos años, los dos tipos de cámaras más populares han venido siendo las compactas y las réflex. Cada uno de estos tipos presentan ventajas sobre el otro. Así, las compactas son pequeñas y sencillas de utilizar, mientras que las DSLR ofrecen generalmente una mejor calidad de imagen, son más rápidas, aceptan una amplia gama de ópticas y todas disponen de visor óptico.

En los últimos tiempos, sin embargo, ha aparecido un tercer tipo de cámaras que ha revolucionado por completo el mercado fotográfico: las Cámaras de Sistema Compacto (CSC). De hecho, durante este 2011 se han presentado más modelos CSC que DSLR. El gran éxito de estos modelos se debe principalmente a que las cámaras CSC combinan un tamaño muy compacto con la calidad de imagen de los modelos réflex, gracias, en muchos casos, a que utilizan el mismo sensor de imagen que las DSLR.

Algo de historia

Aunque muchos opinan que es parte de su atractivo, uno de los principales inconvenientes de las cámaras DSLR es que son demasiado grandes y pesadas. A principios de los años 70, sin embargo, Olympus sorprendió a la industria fotográfica al presentar la OM-1, una cámara réflex de 35 mm que era considerablemente más pequeña que cualquier otro modelo aparecido hasta entonces. El mismo fabricante, junto con otras compañías asociadas en consorcio, repitió la jugada presentando el primer modelo del Sistema Cuatro Tercios: la DSLR profesional Olympus E-1.

Olympus OM-1.
Olympus OM-1.

Mientras que la mayoría de las DSLR de la época, e incluso las actuales, estaban construidas en torno a un sensor APS-C, aproximadamente de 23,6 x 15,8 mm), los creadores del Sistema Cuatro Tercios desarrollaron un sensor más pequeño, de 17,3 x 13,0 mm, lo que permitía fabricar cámaras de dimensiones menores y objetivos más pequeños y ligeros, optimizados para dicho sensor. Aún así, el tamaño de las cámaras Cuatro Tercios no era notablemente más pequeño que el del resto de DSLR, dado que continuaban utilizando un voluminoso visor de pentaprisma.

El diseño de la cámaras réflex requiere espacio para el movimiento del espejo y para el pentaprisma. Al eliminar estos elementos, la cámaras CSC pueden reducir mucho su tamaño. Foto: © Sony.
El diseño de la cámaras réflex requiere espacio para el movimiento del espejo y para el pentaprisma. Al eliminar estos elementos, la cámaras CSC pueden reducir mucho su tamaño. Foto: © Sony.

En 2007, Sigma presentó su modelo DP1, una cámara compacta equipada con el mismo sensor Foveon X3 que utilizaban los modelos DSLR de esta compañía japonesa. La DP1 fue la primera cámara compacta que ofrecía la misma calidad de imagen que las cámaras DSLR. Sin embargo, el modelo contaba con una óptica de focal fija, equivalente a 28 mm, lo que limitaba sus prestaciones a la fotografía angular. Posteriormente, Sigma lanzó la DP2, que ofrecía una focal “normal”, equivalente a 41 mm. Aunque con características actualizadas, ambos modelos siguen fabricándose bajo las denominaciones DP1x y DP2x, respectivamente.

Pero 2007 trajo una sorpresa aún mayor que la Sigma DP1: la aparición del nuevo sistema Micro Cuatro Tercios. Basado en el mismo sensor de imagen de 17,3 x 13,0 mm, el sistema Micro Cuatro Tercios eliminaba el pentaprisma y el espejo, característicos de las cámaras DSLR, utilizando en su lugar un simple visor electrónico. Esta modificación, ahora sí, permitía reducir considerablemente el tamaño del cuerpo, aproximándolo a las dimensiones de una cámara compacta. La primera cámara del sistema Micro Cuatro Tercios fue la Panasonic Lumix G1, un modelo de líneas semejantes a las de una DSLR pero con un tamaño mucho más reducido.

Panasonic Lumix DMC-G1.
Panasonic Lumix DMC-G1.

PEN E-P1, un modelo Micro Cuatro Tercios de diseño más “plano”, semejante al de las compactas. A partir de ahí, Panasonic ha puesto en el mercado las GH1, G2, GH2, G10 y G3, todas con diseño “DSLR”, y las GF1, GF2 y GF3, de línea más compacta; mientras que a la Olympus PEN E-P1 han seguido las E-P2, E-P3, E-PL1, E-PL2, E-PL3 y E-PM1, todas ellas con un diseño compacto similar y 12,3 megapíxeles.

En 2010, Samsung se unió a la tendencia CSC con la NX10, un modelo “mini DSLR” con sensor APS-C de 14,6 MP, seguida de la “compacta” NX100, y la nueva “compacta” NX200, de 20,3 MP.

Sony entró en “batalla” ese mismo año, con las NEX-3 y NEX-5, en aquél momento los modelos con sensor APS-C más compactos del mercado.Ambas cámaras han sido sustituidas en la actualidad por las NEX-C3, NEX-5N, y NEX-7, con sensores APS-C de 16,1 MP, las dos primeras, y 24 MP, la última.

A mediados de 2011, Pentax presentó la nueva “Q”, la cámara CSC más pequeña del mercado, gracias a que incorpora un sensor de 1/2,3 pulgadas y 12,4 MP, similar al de muchas cámaras compactas.

El último fabricante en unirse al mundo CSC ha sido Nikon, con las Nikon 1 V1 y J1, dos modelos que incorporan un nuevo sensor de formato CX (13,2 x 8,8 mm) de 10,1 MP.

Para los próximos meses se esperan más novedades en el mercado CSC. Panasonic ya ha anunciado el lanzamiento para inicios de 2012 de su nueva Lumix GX1, un modelo Micro Cuatro Tercios de 16 MP, orientado al fotógrafo entusiasta. Para esas mismas fechas se espera la presentación del nuevo sistema CSC de Fujifilm. Leica también ha confirmado que presentará su sistema CSC en la próxima Photokina, más que probablemente construido en torno a un sensor de fotograma completo. Por su parte Canon ya ha admitido que está trabajando en un sistema compacto de objetivos intercabiables, pero no ha desvelado aún cuándo verá la luz.

Tamaño comparativo de los sensores de las distintas cámaras de sistema compacto y el de fotograma completo.
Tamaño comparativo de los sensores de las distintas cámaras de sistema compacto y el de fotograma completo.

Velocidad

Aunque inicialmente las cámaras CSC ofrecían una respuesta sensiblemente inferior a la de las DSLR, en la actualidad, la velocidad de operación de ambos tipos de cámaras es muy parecida. El tiempo de encendido de las CSC y el retraso en la toma se sitúan casi al nivel que los de las réflex, mientras que los avances en tecnología AF ha permitido desarrollar sistemas de contraste -el autofoco utilizado por las cámaras compactas, CSC y DSLR en modo de visualización directa- cuya velocidad es comparable a la de los sistemas de detección de fase -característico de las cámaras réflex-. Con estas características, los modelos CSC actuales ofrecen una respuesta similar a la de las DSLR, al menos cuando la iluminación de la escena es adecuada.

Objetivos

Dado que los sistemas CSC son de reciente aparición, la oferta de objetivos, en general, no es tan extensa como la de ópticas para los sistemas DSLR. Aún así, todos los fabricantes ofrecen una gama que cubre las necesidades más básicas. Además, muchos de ellos han desarrollado adaptadores que permiten utilizar objetivos DSLR en sus modelos CSC, si bien, en muchos casos, perdiendo la capacidad AF.

Sony dispone del adaptador LA-EA2 para sus cámaras NEX, un accesorio que incorpora un sistema AF de detección de fase similar al de sus cámaras SLT. Esta característica posibilita, además de montar las ópticas Sony Alpha (y Minolta) en los cuerpos NEX, aprovechar todas sus características AF.

Un aspecto que no debe olvidarse es que la calidad de imagen depende directamente del tamaño del sensor de la cámara y de la óptica utilizada; teniendo en cuenta que el diámetro del objetivo debe ser lo suficientemente grande para cubrir toda la superficie del propio sensor. Esto se traduce en que el tamaño de los objetivos ha de ser necesariamente mayor en los sistemas CSC basados en sensores de gran tamaño, por ejemplo APS-C y Micro Cuatro Tercios, que en aquéllos que utilizan un sensor más pequeño, como las gamas Nikon 1 y Pentax Q. Así, se puede afirmar que la calidad de imagen está ligada en cierta medida al tamaño del conjunto óptica-cuerpo.

Vídeo

Mientras que las cámaras compactas permiten grabar vídeos casi desde su aparición, esta capacidad ha sido implementada en el segmento DSLR hace no mucho tiempo. Desde su aparición, todas las cámaras CSC pueden grabar vídeos HD (720) o Full HD (1080). Los más recientes modelos de Nikon, Olympus, Panasonic y Sony ofrecen las capacidades de vídeo más avanzadas, incluyendo autofoco continuo, una característica de la que carece la gran mayoría de DSLR, excepto los modelos SLT de Sony. Además, las cámaras CSC incorporan micrófonos para la grabación de sonido, ya sea estéreo o mono. Pero, ha de tenerse en cuenta que en muchas ocasiones el micrófono registra el ruido del motor AF durante la grabación.

Sin embargo, hay que tener presente que, al igual que las compactas y las DSLR, las cámaras CSC han sido diseñadas principalmente para la toma de fotografías, por lo que no han de considerarse como sustitutas de las videocámaras avanzadas. Aún así, ofrecen la posibilidad de añadir imágenes en movimiento a la colección de fotografías, con un gran control de aspectos creativos, como la profundidad de campo, por ejemplo.

Las cámaras CSC han cambiado mucho de los usos habituales en la fotografía tradicional. Uno de los más significativos es el de encuadrar las escenas a través de la pantalla, en lugar del visor. Foto: © Olympus.
Las cámaras CSC han cambiado mucho de los usos habituales en la fotografía tradicional. Uno de los más significativos es el de encuadrar las escenas a través de la pantalla, en lugar del visor. Foto: © Olympus.

¿DSLR o CSC?

Son muchos los aficionados que, queriendo dar el paso a la fotografía más “seria”, se encuentran ante el dilema de adquirir una DSLR o una CSC. En cuanto a calidad de imagen, las cámaras CSC de gama alta son comparables a las réflex de sensor APS-C más avanzadas. Las CSC son más pequeñas y ligeras, más fáciles de usar y más cómodas de transportar.

Por su parte, las DSLR ofrecen un mayor equilibrio entre peso y tamaño del objetivo, y se ajustan perfectamente a la fotografía de acción. Todas las réflex digitales incorporan un visor óptico, mientras que los modelos CSC carecen de este elemento. Algunos de ellos cuentan con un visor electrónico incorporado, pero muchos otros sólo lo ofrecen como opción. Aunque muchos usuarios ven el visor como un elemento totalmente prescindible, lo cierto es que resulta de gran ayuda para encuadrar escenas en las que la luz de ambiente dificulta la visión de la pantalla LCD, además de proporcionar una sujección más firme y reducir las vibraciones de la cámara.

Por último, a nadie escapa que los sistemas CSC están ganando cuotas de mercado a gran velocidad, y no sólo entre los fotógrafos circustanciales. Muchos expertos las ven ya como el futuro de la fotografía. De hecho, podría decirse que encarnan los deseos de una gran cantidad de fotógrafos: una cámara pequeña que permite obtener imágenes de gran calidad.

José R. Alcocer.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí