Olympus PEN E-P3, a prueba

0
68
Olympus PEN E-P3.
Olympus PEN E-P3.

Conservando los puntos fuertes de sus predecesoras, el nuevo buque insignia de la gama CSC de Olympus, la PEN E-P3, ofrece a los aficionados más entusiastas unos avanzados niveles de personalización, pero manteniendo una facilidad de uso adecuada a los usuarios menos experimentados.

La PEN E-P3 se sitúa al frente de la tercera generación de la gama CSC de Olympus, a la que llega de la mano de las más modestas E-PL3 y E-PM1. Aunque con especificaciones más avanzadas, la E-P3 comparte muchas de sus características con sus hermanas pequeñas, como son el sensor de 12,3 megapíxeles, el nuevo procesador TruePic VI o la pantalla de 3 pulgadas, si bien, la de la E-P3 ofrece tecnología OLED y una mayor resolución.

La E-P3 ofrece 12 megapíxeles de resolución, un estilizado diseño retro y capacidades de vídeo Full HD. Comparada con la E-P2, el nuevo modelo incorpora un nuevo procesador de imagen y una luminosa pantalla OLED.
La E-P3 ofrece 12 megapíxeles de resolución, un estilizado diseño retro y capacidades de vídeo Full HD. Comparada con la E-P2, el nuevo modelo incorpora un nuevo procesador de imagen y una luminosa pantalla OLED.

La cámara

Al igual que su predecesora en lo más alto de la gama CSC de Olympus, la E-P2, la E-P3 tiene un atractivo diseño retro y transmite una agradable sensación de solidez, gracias a su robusta construcción metálica. Las dimensiones del cuerpo también se mantienen próximas a las de su antecesora, aunque con ligeras variaciones. Con todo ello, la E-P3 presenta un tamaño mucho más compacto que el de cualquier modelo DSLR, pero no lo suficiente como para poder transportarse en cualquier bolsillo.

La cámara dispone de una grande y luminosa pantalla OLED. El ajuste de determinados parámetros de toma puede realizarse por medio de un dial, situado en torno al cursor multidireccional, y a una especie de cilindro, que queda al alcance del pulgar de la mano derecha.
La cámara dispone de una grande y luminosa pantalla OLED. El ajuste de determinados parámetros de toma puede realizarse por medio de un dial, situado en torno al cursor multidireccional, y a una especie de cilindro, que queda al alcance del pulgar de la mano derecha.

La distribución de los controles también es similar a la de la E-P2, aunque presenta algunas variaciones. La más destacable es la inclusión de un botón para activar el nuevo flash eyectable, de número guía 10 (a 200 ISO). Al igual que en el modelo anterior, los botones están bien situados y proporcionan un acceso cómodo. En este aspecto, la E-P3 ofrece grandes opciones de personalización, ya que muchos de los controles pueden definirse para realizar las funciones más adecuadas a cada usuario. Ejemplo de ello son el cilindro de ajustes, que se puede operar con comodidad con el pulgar de la mano derecha, o los dos botones de función, en los que se puede definir el acceso directo a determinados ajustes.

La personalización de la cámara también alcanza a los menús. Aunque resultan accesibles y sencillos para cualquier tipo de usuario, los aficionados más avanzados podrán reajustarlos adaptándolos a sus preferencias.

En el dial de la parte superior del cuerpo, la E-P3 ofrece los modos de exposición estándar, así como numerosos programas de escena. Además de ellos, la cámara incluye filtros artísticos, para dotar a las imágenes de efectos especiales.
En el dial de la parte superior del cuerpo, la E-P3 ofrece los modos de exposición estándar, así como numerosos programas de escena. Además de ellos, la cámara incluye filtros artísticos, para dotar a las imágenes de efectos especiales.

Como era de esperar en un modelo de su gama, la PEN E-P3 ofrece los modos de exposición demandados por los usuarios más avanzados, entre los que se incluyen los modos manual, de prioridad a la velocidad y de prioridad a la abertura. Pero, para los menos experimentados, la cámara incluye también una extensa gama de programas de escena, así como un modo iAuto, capaz de identificar y seleccionar de forma automática el tipo de escena adecuado a cada situación. Además de todo ello, la E-P3 incluye una colección de 10 filtros artísticos, que dotan a las imágenes de distintos efectos especiales, como foco suave, grano de película o proceso cruzado.

Por supuesto, como es ya habitual en toda cámara digital que se precie, la PEN E-P3 permite la grabación de vídeo, ofreciendo capacidad para grabar películas Full HD 1920 x 1080p, en formato AVCHD, a 30 fps. Los videoclips pueden incluir sonido estéreo, captado por dos pequeños micrófonos situados en la parte superior del cuerpo, si bien, puede mejorarse la calidad del audio utilizando un micrófono externo acoplado a la zapata para accesorios.

El flash eyectable se integra en el cuerpo de forma casi perfecta. La cámara cuenta, además, con una zapata para unidades externas.
El flash eyectable se integra en el cuerpo de forma casi perfecta. La cámara cuenta, además, con una zapata para unidades externas.

Pero la felicidad nunca es completa. La E-P3 carece de un elemento casi imprescindible para todo fotógrafo avanzado: un visor. No obstante, esta carencia puede ser subsanada acoplando uno en la zapata ya citada. Debido a ello, toda la responsabilidad del encuadre recae sobre la pantalla, y, aquí sí, Olympus no ha escatimado esfuerzos. Aunque mantiene el tamaño de 3 pulgadas de la E-P2, la pantalla de la E-P3 utiliza tecnología OLED, lo que proporciona luminosidad y contraste mayores. Además de estas características, la nueva pantalla OLED incluye tecnología táctil, y, aunque no son muchas las opciones que ofrece, merece destacar la inclusión de un nuevo AF táctil, que permite ajustar el enfoque en el punto del fotograma señalado con el dedo.

En las manos

El encendido de la PEN E-P3 se sitúa en torno a 0,7 segundos, tiempo tras el cual puede utilizarse la cámara para visionar las imágenes grabadas en la tarjeta. Para realizar la primera toma, sin embargo, hay que esperar alrededor de 1 segundo más, que es el tiempo que necesita el nuevo objetivo Zuiko 14-42 mm para extenderse y estar preparado para el enfoque automático. El retraso en la toma tras presionar el disparador es de unos 0,15 segundos, sin enfoque previo, y, en modo de disparo sencillo, la E-P3 es capaz de mantener una cadencia de una toma por segundo, aproximadamente, tanto en modo JPEG como RAW. El modo de disparo continuo permite realizar 3 fps. Esta velocidad de disparo se mantiene inalterable hasta que el buffer de la cámara se llena, y el proceso se ralentiza. En nuestro caso, esta disminución de la cadencia de disparo se ha observado tras 17 tomas en JPEG, 12 en RAW y 9 en modo RAW+JPEG.

Las conexiones de la cámara incluyen un puerto combinado USB/TV y una salida mini HDMI.
Las conexiones de la cámara incluyen un puerto combinado USB/TV y una salida mini HDMI.

En cuanto al comportamiento del autofoco, Olympus afirma que la E-P3 dispone del sistema AF de contraste más rápido del mundo. Aunque no estamos en condiciones de afirmarlo ni desmentirlo, sí es cierto que el AF de la cámara se muestra extremadamente rápido cuando la iluminación de la escena es buena. Si las condiciones de luz son poco favorables, el sistema AF se muestra algo más dubitativo, aunque termina por responder adecuadamente gracias a la ayuda de la lámpara de asistencia.

Las Pruebas

El sistema de balance de blancos de la cámara presenta una tendencia a los tonos azulados. Este efecto es más acentuado en los colores oscuros, como puede comprobarse en los campos grises de la carta de color, mientras que los colores claros ofrecen un comportamiento más neutro.

Imagen de prueba estándar (JPEG).
Imagen de prueba estándar (JPEG).
Imagen de prueba estándar (RAW). La reproducción de la imagen de prueba estándar es muy nítida. Las tomas, al igual que todas las de la prueba, fueron realizadas con el objetivo que se incluye en el kit más económico.
Imagen de prueba estándar (RAW). La reproducción de la imagen de prueba estándar es muy nítida. Las tomas, al igual que todas las de la prueba, fueron realizadas con el objetivo que se incluye en el kit más económico.

La reproducción de los tonos de piel se caracteriza por la intensidad del componente magenta, que hace que algunas zonas sombreadas de la cara de la modelo aparezcan excesivamente rosadas. La saturación media es ligeramente superior a la de otros modelos de Olympus, pero manteniendo un aspecto natural de los colores.

La E-P3 pasa con muy buena nota las pruebas de resolución. Incluso utilizando el objetivo más básico del kit, el 14-42 mm, la resolución en el centro de las imágenes es de 2.691 líneas, lo que supone una muy buena conversión de los 3.034 píxeles de la resolución nominal de la cámara. La gran reproducción de los detalles finos puede apreciarse en los ojos de la modelo o en la textura de su cabello, donde prácticamente no se aprecia efecto moiré. La diferenciación de las distintas tonalidades de rojo también es muy buena. Las imágenes de prueba demuestran que el filtrado realizado por el nuevo procesador TruePic VI es muy eficiente, al enfatizar la nitidez del objetivo y del sensor de forma correcta.

Fotografía de retrato (JPEG).
Fotografía de retrato (JPEG).
Fotografía de retrato con flash (RAW). La fotografía de retrato, tomada en modo P, aparece ligeramente subexpuesta. Aún así, ofrece una reproducción muy natural de la escena, si bien, el fondo gris se muestra algo más oscuro y azulado que el original.
Fotografía de retrato con flash (RAW). La fotografía de retrato, tomada en modo P, aparece ligeramente subexpuesta. Aún así, ofrece una reproducción muy natural de la escena, si bien, el fondo gris se muestra algo más oscuro y azulado que el original.

Las imágenes tomadas con la Olympus PEN E-P3 se muestran muy limpias de ruido hasta 1.600 ISO. A 3.200 ISO ya se aprecia la presencia de algunos artefactos de color en las superficies grises. Aún así, incluso con esta sensibilidad, el índice de ruido permanece por debajo de 1,0, manteniendo valores aceptables hasta 6.400 ISO. Con 12.800 ISO, sin embargo, la presencia de ruido cromático es más que evidente.

Hasta 400 ISO, la cámara ofrece un rango dinámico de 10,4 EV. A 800 ISO, el rango dinámico se sitúa aún muy próximo a 10 EV; pero a partir de ahí va decreciendo hasta situarse por debajo de 8 EV en las fotografías tomadas a 6.400 ISO o con mayor sensibilidad.

Curvas características.
Curvas características.
Viñeteado.
Viñeteado.
Error de color.
Error de color.

Conclusión

La Olympus PEN EP-3 no sólo conserva los puntos más fuertes de sus antecesoras, sino que las mejora en muchos aspectos. De todos ellos, merece la pena destacar su nuevo sistema AF, cuya rapidez es comparable al de las cámaras DSLR de aficionado, y, sobre todo, su gran calidad de imagen, la mejor ofrecida hasta la fecha por cualquier modelo Olympus PEN, en colaboración con el nuevo objetivo de kit, el Zuiko 14-42 mm. No menos destacable es la adición de un flash eyectable, que fue una de las carencias más notables de la E-P2, lo que dota al nuevo modelo de una mayor flexibilidad. Quizá, la pega más destacable de la E-P3 es su elevado precio, especialmente si se toma en consideración que comparte muchas de sus características con la nueva PEN Mini, un modelo más modesto en especificaciones pero que ofrece una calidad de imagen similar y tiene un precio notablemente más económico. Aún así, la Olympus E-P3 es una cámara que no defraudará a nadie.

E. T. Diorama, para Digimag. Datos de prueba: Betternet.

Nos gusta más

  • Cámara estilizada y elegante de diseño retro
  • Luminosa pantalla OLED
  • Cuerpo robusto
  • Rápido sistema AF
  • Vídeo Full HD en formato AVCHD

Nos gusta menos

  • Precio algo elevado
  • Pantalla fija
  • Visor electrónico sólo como opción
  • Vídeo con 30 fps (estándar estadounidense) en lugar de 25 fps (estándar europeo)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí