Sony Alpha Nex-C3, a prueba

0
166
Sony Alpha NEX-C3.
Sony Alpha NEX-C3.

La gama CSC de iniciación de Sony evoluciona con la nueva NEX-C3, un modelo que conserva muchas de las características de su antecesora, la NEX-3, añadiendo un sensor de mayor resolución -16,2 MP- y filtros artísticos, en un cuerpo aún más compacto.

Algo más de un año después de su desembarco en el segmento, Sony ha renovado su gama CSC, ajustándose a las tendencias más actuales. Situada en el inicio de esta gama, la NEX-C3 moderniza algunos aspectos del modelo anterior, la NEX-3, mientras conserva muchas de sus características.

La Sony Alpha NEX-C3 es una cámara de objetivos intercambiables ultracompacta, que ofrece 16 megapíxeles de resolución, pantalla balanceable, sencillo interfaz de usuario y capacidades de vídeo.
La Sony Alpha NEX-C3 es una cámara de objetivos intercambiables ultracompacta, que ofrece 16 megapíxeles de resolución, pantalla balanceable, sencillo interfaz de usuario y capacidades de vídeo.

La cámara

La NEX-C3 mantiene las mismas líneas de diseño de su predecesora, aunque es notablemente más pequeña e incluye una empuñadura más pronunciada. Así, con el objetivo 16mm f/2.8 acoplado, la cámara ofrece unas dimensiones ligeramente superiores a las de una compacta, pudiéndose introducir sin dificultad en cualquier bolsillo. Esta característica, sin embargo, se pierde cuando se acopla el objetivo 18-55mm f/3.5-5.6, por ejemplo. En este caso, el sistema queda con un aspecto “extraño” y totalmente descompensado, con un mayor peso de la óptica que el del cuerpo. Además, resulta casi imposible de introducir en un bolsillo, por lo que necesita de una funda o bolsa para su transporte.

La pantalla de 3 pulgadas de la C3 tiene un formato 16:9, y es el centro de control de la cámara. La navegación por los menús y los ajustes se realizan mediante el dial y los botones que se sitúan a la derecha de la cámara. La función de los botones varía dependiendo del menú.
La pantalla de 3 pulgadas de la C3 tiene un formato 16:9, y es el centro de control de la cámara. La navegación por los menús y los ajustes se realizan mediante el dial y los botones que se sitúan a la derecha de la cámara. La función de los botones varía dependiendo del menú.

El diseño de la C3 continúa la línea minimalista de la NEX-3, incluyendo un número muy reducido de elementos de control. Así, la parte trasera del cuerpo esta ocupada casi en su totalidad por la misma pantalla LCD de 3 pulgadas y 920.000 puntos. El formato de la pantalla es 16:9, el mismo que el de los televisores actuales. Este formato difiere del sensor, 3:2, lo que produce que aparezcan espacios desaprovechados en los lados de la pantalla cuando se encuadran las escenas o se revisan las imágenes ya grabadas en la tarjeta. En el lado positivo, la pantalla permite orientarse 90° hacia arriba y 45° hacia abajo, lo que facilita el encuadre de escenas por encima o debajo del nivel de los ojos del usuario.

A la derecha de la pantalla se encuentran prácticamente todos los controles de la cámara, destacando entre ellos el cursor multidireccional, rodeado de un dial. En el modelo anterior, los botones del cursor multidireccional tenían sus funciones asignadas: opciones de pantalla (arriba), compensación de la exposición (abajo), modo de flash (izquierda) y modo de disparo (derecha). En la C3, sin embargo, los dos últimos botones (izquierda y derecha) carecen de una función propia asignada por defecto, sino que pueden ser configurados por el usuario para que se ajusten a sus preferencias. Este tipo de personalización es un punto a favor de la C3, ya que se trata de una característica demandada por muchos usuarios.

La NEX-C3 incluye en su parte superior una conexión especial para el flash F20S o el micrófono estéreo externo SST1 opcionales. Además de ellos, Sony ofrece un visor óptico que puede utilizarse junto con el objetivo 16 mm “pancake”.
La NEX-C3 incluye en su parte superior una conexión especial para el flash F20S o el micrófono estéreo externo SST1 opcionales. Además de ellos, Sony ofrece un visor óptico que puede utilizarse junto con el objetivo 16 mm “pancake”.

Por lo demás, el interfaz de usuario de la C3 permanece idéntico al de su predecesora, con la excepciones estéticas de que los dos botones de función tienen ahora forma alargada, en lugar de ser redondos, y de que los micrófonos estéreo se sitúan en la parte delantera del cuerpo, en vez de encontrarse en la parte superior, como en la NEX-3.

Como puede suponerse, la escasez de controles obliga a que la mayoría de los ajustes de la cámara deban hacerse a través de los menús, incluyendo los modos de exposición P, A, S y M, o los programas de escena. Es precisamente aquí donde tenemos que dar un tirón de orejas al fabricante. El sistema de menús de la C3 mantiene la poco intuitiva estructura de la NEX-3, donde muchos de los ajustes más comunes, por ejemplo la sensibilidad ISO, se encuentran dentro de submenús distintos a otros parámetros igualmente habituales, como es el modo AF. Siguiendo con estos ejemplos, los ajustes de sensibilidad se encuentran dentro del submenú Brillo/Color, cuando sería más adecuado que estuviera en el submenú Cámara, junto con otros parámetros de toma.

La altura de la cámara es casi idéntica al diámetro del objetivo. El lado izquierdo del cuerpo incluye dos conexiones: un puerto USB y una salida HDMI.
La altura de la cámara es casi idéntica al diámetro del objetivo. El lado izquierdo del cuerpo incluye dos conexiones: un puerto USB y una salida HDMI.

También resulta algo decepcionante comprobar que la NEX-C3 carece de flash. Es cierto que no resulta sencillo encontrar ubicación para el flash en un cuerpo tan compacto como el de la C3, pero no es menos cierto que otros fabricantes sí lo incluyen en modelos comparables a ella. La solución para disponer de iluminación adicional pasa por acoplar una unidad de flash externa al puerto de accesorios, lo que tampoco transmite seguridad, debido al acabado plástico del sistema. El puerto de accesorios también sirve para colocar un visor óptico ajustado al objetivo de 16 mm.

Por último, mencionar que la NEX-C3 mantiene la capacidad de grabar vídeos vídeo HD (1280 x 720 píxeles, formato MPEG4), así como los excelentes modos Panorama y Panorama 3D, además de añadir los nuevos filtros artístico.

En las manos

Atendiendo a su categoría, puede afirmarse que la NEX-C3 es una cámara muy rápida. Su tiempo de encendido es menor que el de sus competidoras, sólo un segundo, y su retraso en la toma se sitúa al nivel de los sistemas DSLR de gama media. En modo de disparo continuo, la cámara es capaz de mantener una velocidad de disparo de 5,5 fps hasta un máximo de 14 imágenes JPEG de máxima resolución, antes de que se llene el buffer y descienda el ritmo. En formato de toma RAW y combinado RAW+JPEG, el límite de disparo se sitúa en unas 6 tomas.

La pantalla LCD de la C3 puede orientarse verticalmente, pero no hacia los lados. Este balanceo permite encuadrar las escenas desde encima o debajo de los ojos del usuario.
La pantalla LCD de la C3 puede orientarse verticalmente, pero no hacia los lados. Este balanceo permite encuadrar las escenas desde encima o debajo de los ojos del usuario.

No resulta una sorpresa descubrir que el sistema autofoco de contraste de 25 puntos de la cámara se muestra tremendamente rápido, siendo capaz de bloquear el enfoque casi de inmediato, si la iluminación de la escena es buena. El sistema AF se muestra algo dubitativo sólo cuando la luz es muy escasa, pero para solventar estas situaciones, la cámara cuenta con una lámpara de ayuda en la parte frontal del cuerpo.

Las Pruebas

La reproducción de los colores de la NEX-C3 es muy buena. Al igual que casi todos los modelos de Sony, la C3 sobresatura los colores, aunque dentro de unos niveles aceptables, 103,9%, incluso para los sistemas DSLR de rango medio. Los tonos rojos se ven potenciados por un aumento de sus componentes amarilla y magenta, mientras que el resto de colores muestran sólo leves desviaciones respecto de los tonos reales. El sistema de balance de blancos automático tiende a desviar los tonos hacia la zona verdosa del espectro, si bien, como se puede comprobar en la fotografía de retrato, este efecto es muy leve. La reproducción de los tonos de piel es casi perfecta, aunque con una débil intensificación del rojo.

Imagen de prueba estándar (JPEG).
Imagen de prueba estándar (JPEG).
Imagen de prueba estándar (RAW). La imagen de prueba estándar muestra unos colores muy naturales, aunque con una ligera sobresaturación de las tonalidades rojas. La nitidez en el centro de las tomas es menor que la de las imágenes tomadas con una DSLR. Esta nitidez disminuye aún más en las esquinas.
Imagen de prueba estándar (RAW). La imagen de prueba estándar muestra unos colores muy naturales, aunque con una ligera sobresaturación de las tonalidades rojas. La nitidez en el centro de las tomas es menor que la de las imágenes tomadas con una DSLR. Esta nitidez disminuye aún más en las esquinas.

En cuanto a la resolución, la cámara tiene un comportamiento algo decepcionante. El sensor de la NEX-C3 tiene una resolución nominal vertical de 3.264 píxeles, pero la carta de prueba se reproduce con solo 2.559 líneas de altura. Parte de la responsabilidad de esta pérdida de resolución recae en el objetivo del kit, que crea algunas aberraciones cromáticas y, por lo tanto, suaviza las líneas de contraste. La nitidez es especialmente baja en las esquinas de las imágenes, donde los elementos situados en esas zonas presentan un aspecto muy suave, con un bajo nivel de detalle.

Fotografía de retrato (JPEG). La fotografía de retrato muestra una muy buena reproducción de los tonos de piel. El fondo gris de la imagen, sin embargo, presenta un ligero aspecto verdoso, aunque dentro de unos límites aceptables. El tono rojo de la camiseta de la modelo es muy intenso. Al igual que otros muchos modelos de Sony, la NEX-C3 potencia los rojos aumentando sus componentes de magenta y amarillo.
Fotografía de retrato (JPEG). La fotografía de retrato muestra una muy buena reproducción de los tonos de piel. El fondo gris de la imagen, sin embargo, presenta un ligero aspecto verdoso, aunque dentro de unos límites aceptables. El tono rojo de la camiseta de la modelo es muy intenso. Al igual que otros muchos modelos de Sony, la NEX-C3 potencia los rojos aumentando sus componentes de magenta y amarillo.

Los niveles de ruido de las imágenes tomadas con la NEX-C3 son comparables a los de un modelo más avanzado, como es la Sony SLT-A35, sin duda, gracias a que incorpora un sensor de tamaño APS-C. La cámara ofrece unos niveles de ruido muy bajos, que permanecen por debajo de 1,0 hasta sensibilidades de 3.200 ISO. La presencia de artefactos cromáticos es prácticamente indetectable hasta esa misma sensibilidad, manteniéndose dentro de unos niveles aceptable incluso con las sensibilidades más altas.

Aunque los resultados de rango dinámico no son tan buenos como los de ruido, las imágenes tomadas con la C3 llegan a alcanzar 11 EV, manteniéndose por encima de 10 EV en todo el rango de sensibilidades. Se puede apreciar el buen equilibrio entre rango dinámico y exposición en la imagen de prueba estándar, donde se observa diferenciación en los tonos tanto en las zonas más oscuras como en las más claras.

Curvas características.
Curvas características.
Viñeteado.
Viñeteado.
Error de color.
Error de color.

Conclusión

Aunque la NEX-C3 conserva muchas de las características del modelo anterior, la inclusión de un nuevo sensor Exmor de 16,2 megapíxeles y de, la ligera reducción de su tamaño y el añadido de los nuevos filtros de efecto, deberían ser aspectos más que suficientes como para atraer la atención de los aficionados que quieran adentrarse en el mundo de los sistemas de objetivos intercambiables. A todo ello, habría que añadir que se trata de una cámara muy rápida para su categoría, ofreciendo un modo de disparo continuo de 5,5 fps. Sin embargo, la C3 presenta algunos puntos en los que se ve superada por sus posibles rivales, como son las carencias de un flash integrado y de estabilizador de imagen, un modo de vídeo mejorable, y, sobre todo, una decepcionante resolución real de las imágenes. Esto último podría subsanarse con la adquisición de una óptica de mayor calidad, pero ello supone que el precio del equipo se sitúe ya al nivel de otros sistemas más avanzados.

E. T. Diorama, para Digimag. Datos de prueba: Betternet.

Nos gusta más

  • Sistema CSC muy compacto
  • Sencillo manejo, pero no tan flexible como otros modelos con mayor número de controles
  • Modos panorama y panorama 3D, y vídeo HD (1280 x 720 píxeles, formato MPEG4)

Nos gusta menos

  • Carece de estabilizador de imagen, por lo que se hace aconsejable utilizar objetivos que lo integren
  • No dispone de flash, aunque se puede acoplar una unidad al puerto de accesorios
Reseña
Calidad de imagen
Resolución
Prestaciones
Equipo
Relación Calidad-Precio
Compartir
Artículo anteriorKodak en bancarrota
Artículo siguienteExposición de Darcy Lange en Castellón

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí