Nikon D600, a prueba

4
125

Los aficionados más exigentes ya pueden disfrutar de las ventajas de un sensor de fotograma completo, gracias a la nueva Nikon D600, un modelo más económico que los anteriores.

La D600 es el modelo más compacto y económico de Nikon en el terreno del formato completo. La cámara ofrece una resolución de 24 megapíxeles y un manejo profesional, aunque carece de algunas características útiles, como una pantalla LCD pivotante, por ejemplo.

Hace unos cuatro años que Nikon presentó la D800, un modelo DSLR de fotograma completo que, no sin esfuerzo, se situaba al alcance de los bolsillos de los aficionados. La D700 ha sido reemplazada este mismo año por la D800, una cámara que actualizaba las características del modelo anterior con un sensor de 36,3 megapíxeles y las tecnologías más avanzadas. Pero, yendo aún más lejos, Nikon ha optado por “democratizar” el sector del fotograma completo con la D600, una cámara que cuenta con un sensor FX de 24,3 megapíxeles, y un precio aún más competitivo.

La cámara

Lo primero que queda claro de la D600 es que no se trata de una simple versión limitada de la D800, sino que se trata de una cámara completamente nueva. Para empezar, la D600 incorpora un sensor FX CMOS de 24,3 megapíxeles totalmente nuevo. Esto significa que, al menos en términos de resolución, la D600 es capaz de competir, incluso superando en muchos casos, con la mayoría de modelos de fotograma completo del mercado. Al igual que sucede con otras DSLR de fotograma completo de Nikon, la D600 es capaz de trabajar en modo DX (APS-C), lo que permite poder utilizar las ópticas DX, con un factor multiplicador 1,5x. Para ello, la D600 reduce la superficie efectiva de sus sensor hasta un formato APS-C, lo que evita que se produzca un viñeteado excesivo. Como consecuencia de ello, la resolución de la cámara se ve limitada en este caso a 10,5 megapíxeles.

La pantalla LCD, de 3,2 pulgadas, ofrece una resolución de 921.000 puntos. La cámara dispone de un gran número de elementos de función, como un cursor de 8 direcciones, 2 diales de ajuste y numerosos botones específicos para ajustar los diferentes parámetros de forma rápida.

Además del sensor de fotograma completo, la D600 está equipada con un procesador de imagen Expeed 3, el mismo que incorporan sus hermanas mayores D4 y D800. Gracias a ello, la D600 proporciona conversión A/D de 14 bits, así como procesado de imagen de 16 bits. Y, al igual que la D800, la cámara ofrece un rango de sensibilidades de 100 a 6.400 ISO, que puede ampliarse a 50-25.600 ISO.

Dado que la D600 se sitúa en la gama de Nikon entre la D7000 y la D800, no es de extrañar que su diseño comparta detalles de ambos modelos. En cuanto a tamaño, la D600 es casi idéntica a la D7000, aunque su peso es algo mayor. Las partes superior y trasera de la cámara están construidas en aleación de magnesio, a diferencia del cuerpo de la D800 cuyo chasis esta completamente fabricado en este material. Aún así, Nikon asegura que los niveles de sellado a los agentes externos de ambos modelos son idénticos. Con todo, el cuerpo de la D600 tiene un aspecto muy robusto, rematado con una empuñadura que proporciona una sujección muy cómoda y firme.

La cámara incorpora un dial de modos en el lado izquierdo de la parte superior del cuerpo, incluyendo los modos de exposición característicos, programas de escena y modos personalizables. En el lado derecho, la D600 cuenta con una pantalla LCD de estado.

La D600 cuenta con un buen número de controles y botones exclusivos. La ubicación de todos ellos es también casi idéntica a la de la D7000, con excepción de algunas ligeras modificaciones, lo que hace que su manejo resulte familiar a los usuarios que se actualizan desde este modelo. Entre ellos se incluye un dial de modos, un elemento del que carece la D800, que ofrece los modos de exposición Auto, P, A, S y M, así como programas de escena y modos personalizables. El dial de modos incluye, además, un pequeño botón de bloqueo, lo que impide que se mueva de forma accidental.

En la parte trasera del cuerpo, la D600 está equipada con una pantalla LCD de 3,2 pulgadas y 921.000 puntos de resolución. La pantalla ofrece una visualización muy luminosa y brillante de las imágenes y los menús, pero, lamentablemente, no es pivotante, por lo que no puede orientarse para el encuadre desde ángulos poco habituales. Además de la pantalla principal, la D600 cuenta en la parte superior del cuerpo con una pantalla de estado, en la que se muestran los ajustes de toma.

A diferencia de modelos más altos en la gama de Nikon, la D600 incorpora un flash eyectable, que ofrece un alcance de 12 metros.

A diferencia de otros modelos DSLR de fotograma completo más profesionales, la D600 incluye un flash eyectable. Además de ello, ofrece un buen número de conexiones en el lado izquierdo del cuerpo, como interfaz HDMI, puerto USB, jack para micrófono, salida de auriculares y un puerto especial para conectar un sistema GPS opcional.

La D600 ofrece unas amplias opciones de conexión, todas ellas situadas en el lado izquierdo del cuerpo, incluyendo HDMI, USB, jack para micrófonos externos y entrada de auriculares, un elemento imprescindible para el sonido de retorno en la grabación de vídeo. Además de todo ello, la D600 incorpora 2 ranuras para tarjetas SD/SDHC/SDXC. La utilización de las tarjetas puede ser definida por el usuario, por ejemplo, pudiendo utilizar una de ellas para las tomas RAW y otra para las JPEG, o bien almacenar los mismos archivos en ambas tarjetas, como medida de seguridad.

Como no podía ser menos, la D600 es capaz de grabar vídeo Full HD, para lo que cuenta con un botón específico para iniciar la grabación.

La D600 incluye 2 ranuras para tarjetas SD/SDHC/SDXC, que pueden utilizarse para grabar las imágenes de distintos modos.

En las manos

La Nikon D600 ofrece una respuesta muy rápida, situándose al mismo nivel de las DSLR más avanzadas. La cámara ofrece un disparo continuo de 5,5 fps, siendo capaz, junto con una tarjeta de memoria adecuada, de tomar sin detenerse hasta 42 imágenes JPEG a máxima calidad y tamaño. En modo RAW, el número de tomas consecutivas se reduce a 16.

La D600 dispone de un sistema de enfoque automático Multi-CAM4800 de 39 puntos AF que se muestra muy efectivo, aunque, quizá por poner una pega, todos los puntos se sitúan muy próximos al centro del fotograma. Con ello, la cámara es capaz de enfocar con rapidez y precisión bajo cualquier iluminación, De hecho, sólo encuentra problemas en casi completa oscuridad, situación en la que se ayuda de la lámpara de asistencia.

Las Pruebas

Como la mayoría de los modelos de Nikon, la D600 ofrece unos colores muy reales y naturales. La saturación es casi perfecta, con un valor de 101%. Sólo los tonos azules presentan una ligera sobresaturación al contener un leve exceso de magenta. El balance de blancos automático responde adecuadamente bajo cualquier condición de iluminación. Los campos grises se encuentran situados casi en el centro exacto de la carta de color, con la única excepción del gris más claro que se desplaza ligeramente hacia la zona amarilla y verde. Este efecto se puede apreciar en el fondo de la fotografía de retrato, por ejemplo. Los tonos de piel también se reproducen con gran precisión, como puede comprobarse en los campos 1 y 2 de la carta de color. Esto, sin embargo, hace que la modelo presente un aspecto algo pálido, especialmente si se compara con las fotografías tomadas con otras cámaras que proporcionan colores más saturados.

 

Imagen de prueba estándar (JPEG).

 

 

Imagen de prueba estándar (RAW). Los colores de la imagen de prueba estándar tienen un aspecto ligeramente frío, presentando una tendencia hacia los tonos azules. Aún así, el aspecto de la imagen es muy bueno al apreciarse una clara diferenciación de los diferentes matices. La nitidez es muy buena, no observándose signos de sobreenfoque.

La cámara ofrece unos buenos resultados en las pruebas de nitidez. La D600 transforma los 4.016 píxeles verticales de su resolución nominal en 3.879 líneas de altura en las imágenes, lo que supone un buen resultado. Utilizando los ajustes de estilo estándar, sin embargo, las tomas pueden presentar un aspecto algo suavizado, como puede observarse en algunos detalles de las fotografías, como los ojos de la modelo, por ejemplo. Utilizando otros ajustes de estilo o disparando en modo RAW, se consiguen tomas aún más nítidas, sin que tengan el aspecto artifical que ofrecen habitualmente las cámaras compactas o algunas DSLR con sensor APS-C.

Fotografía de retrato (JPEG).

Fotografía de retrato (RAW). La Nikon D600 ofrece un reproducción muy natural de la fotografía de retrato. Los tonos de piel presentan una saturación casi perfecta y la diferenciación de matices en la camiseta de la modelo es muy buena, a pesar de que el color rojo sí está algo sobresaturado.

La D600 proporciona fotografías muy limpias, prácticamente sin presencia de ruido, hasta sensibilidades de 1.600 ISO. Con ajustes más altos, se aprecia algo de ruido de luminancia y un leve “toque” de ruido cromático. Con todo ello, incluso con las sensibilidades más altas, las fotografías presentan un aspecto muy limpio. El índice de ruido de luminancia permanece siempre por debajo de 1,0 hasta 3.200 ISO, alcanzando un valor de 1,16 a 6.400 ISO.

Curvas características.

Viñeteado.

Error de color.

Conclusión

Para muchos aficionados, el lanzamiento de la D600 supondrá uno de los mayores aciertos de Nikon. La cámara ofrece una mezcla casi perfecta de tamaño, calidad de imagen, respuesta y precio, aunque no deja de requerir una inversión considerable. Sin embargo, si se tiene en cuenta que una DSLR de fotograma completo de 24,3 megapíxeles costaba casi 3 veces más hace algo más de un año, la opción de la D600 resulta sencillamente impresionante. Siendo casi idéntica en tamaño que la D7000, la D600 es la opción más compacta del mercado en el segmento réflex de fotograma completo. Además ofreciendo una construcción muy seria y un manejo muy cómodo. Y por si fuera poco, la cámara proporciona una calidad de imagen excelente, con un alto nivel de detalle y unos niveles de ruido y reproducción de los colores al nivel de las cámaras profesionales más avanzadas. Teniendo todo esto en consideración, la Nikon D600 es la cámara que cualquier aficionado a la fotografía ha estado esperando durante mucho tiempo, por lo que no tenemos ninguna duda en recomendarla.

E. T. Diorama, para Digimag. Datos de prueba: Betternet.

Nos gusta más

  • Modelo DSLR de fotograma completo adecuado al aficionado
  • Precio muy agresivo
  • Excelente calidad de imagen
  • Cuerpo compacto y robusto
  • Vídeo Full HD

Nos gusta menos

  • La pantalla LCD no ofrece posibilidad de orientarse, lo que resultaría de gran utilidad, especialmente para la grabación de vídeo

4 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí