Hasselblad 503CW: el adíos de un mito

0
117
Hasselblad 503CW.
Hasselblad 503CW.

Hasselblad ha anunciado que deja de producir su modelo 503CW, la última de la Serie V, después de más de medio siglo de vigencia. La decisión de la firma está justificada por la reducción de demandas de la mítica cámara, cada día más en desuso tras la implantación de los soportes digitales.

A título personal puedo decir que desde hace tiempo sólo puede encontrarse película 120/220, utilizada en las cámaras Hasselblad, en muy específicos establecimientos fotográficos.

os distintos modelos de la Serie V de Hasselblad fueron durante muchas décadas objeto de deseo de los buenos aficionados y obligada herramienta de trabajo de profesionales. No debe olvidarse que las más espectaculares fotografías del espacio fueron tomadas con cámaras Hasselblad, incluidas en el equipamiento de los astronautas de la NASA.

Mucha gente solía decir que, como Mercedes en coches, las cámaras Hasselblad empezaban donde acababan las demás. Y tanto que sí.

Este que lo es tuvo la oportunidad de visitar dos veces la fábrica de la firma en Göteborg y en ambas quedó gratamente sorprendido del ambiente familiar reinante en la cadena de fabricación, con el robot Víctor (nombre puesto en recuerdo del creador de la firma Víctor Hasselblad) a la cabeza, torneando las carcasas metálicas de las cámaras.

Virutas de hierro por aquí, limaduras por allá…, era como entrar en un taller metalúrgico, donde tornos, fresadoras y demás elementos “ferrosos” iban elaborando cada una de las piezas metálicas de la cámara.

Otra de las cosas que más me sorprendió fue ver que la cadena de montaje y precisión estaba formada mayoritariamente por mujeres, cada una de las cuales tenía personalizado su área de trabajo con todo tipo de abalorios personales: macetas, flores, muñequitos fotos…, ¡increíble!.

Y más increíble todavía fue ver que la puesta a punto del obturador de la cámara era testado uno a uno manualmente y “a oído” por una, sin duda, capacitada experta. “A oído”, porque a través del sonido que hacía el obturador luego de apretar o aflojar los tornillitos con el diminuto y pertinente destornillador, recibía el visto bueno.

Fabuloso. Un sistema artesanal el utilizado en la fábrica de Göteborg, que justificaba meridianamente el alto precio de las cámaras Hasselblad.

No puedo olvidar citar que la firma representante de Hasselblad en España, Rodolfo Biber, S.A. donó hace años una Hasselblad 503SW dorada, y por tanto de fabricación limitada, para ser sorteada entre los suscriptores de Diorama. El afortunado fue un suscriptor de Extremadura, quien recibió el preciado obsequio en la sede de la firma en Madrid.

En fin, como dijo el actual presidente general de Hasselblad, Dr. Larry Hansen, al anunciar el cese de la producción de la Serie V: “Todo tiene su momento…”.

J.A.S.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí