Samsung NX300 a prueba

4
94

Con la NX300, Sansung sitúa su gama CSC de aficionado al más alto nivel. 

La Samsung NX300 es actualmente el buque insignia de la gama de cámaras de sistema compacto NX de la firma surcoreana. El modelo ofrece características avanzadas, como un sensor APS-C de 20,3; rango de sensibilidades 100-25600 ISO; disparo continuo hasta 8,6 fps; grabación de vídeo Full HD a 50, 25 y 24p; y una pantalla AMOLED de 3,3 pulgadas y 768.000 puntos, inclinable y con tecnología táctil.

La cámara

Con sus líneas rectas, el diseño de la Samsung NX300 recuerda al de una cámara telemétrica tradicional, aunque con la importante ausencia de un visor, ya sea óptico o electrónico. El cuerpo es muy compacto y ligero, y dispone de una empuñadura de tamaño adecuado, que ofrece una cómoda sujeción.

La Samsung NX300 es una cámara de sistema compacto muy rápida, que ofrece una resolución de 20,3 megapíxeles, sensor APS-C, una cómoda pantalla pivotante táctil y otras características especiales como la compatibilidad con los objetivos i-Function.

La calidad de construcción de la cámara es buena, pero nada fuera de lo normal. La parte superior del cuerpo es metálica y dispone de un recubrimiento de piel en la parte frontal que dota a la cámara de cierta elegancia. Así, la NX300 hubiera sido más impactante si contase con elementos de control metálicos en lugar de los que tiene de plástico, que hacen bajar algunos enteros su apreciación.

Además de la ya citada ausencia de visor, la NX300 también carece de flash, aunque Samsung ofrece la unidad externa SEF8A0 en sus kits, acoplable a la zapata para accesorios.

La gran pantalla AMOLED (3,3 pulgadas) muestra unos menús nítidos y unas imágenes muy luminosas. Aunque ofrece tecnología táctil, la navegación por los menús y los ajustes pueden realizarse también mediante el cursor multidireccional y una pequeña ruedecilla situada en la parte superior.

Aunque la cámara dispone de una serie de controles repartidos por su cuerpo, todos los ajustes pueden realizarse a través de la pantalla táctil, gracias a un sistema de menús muy sencillo. La pantalla es uno de los aspectos más destacados de la cámara, al ofrecer una excelente visualización de los menús y de las escenas, además de poder inclinarse verticalmente para favorecer la toma desde ángulos poco habituales. Pero, además de los botones y de la pantalla táctil, la NX300 ofrece una tercera forma de ajustar los parámetros de toma, utilizando el botón i-Function del objetivo. Esta característica resulta muy útil y cómoda para todos los aficionados a la fotografía, ya que permite acceder a los ajustes definidos por el usuario, con solo presionar dicho botón.

En su interior, la NX300 cuenta con un nuevo sensor CMOS APS-C de 20,3 megapíxeles, que ha ampliado el rango de sensibilidades de sus predecesores, ofreciendo 100-25600 ISO. Además, permite la grabación de vídeo Full HD a 50, 25 ó 24 fps, en el popular formato H.264. El sensor de la NX300 está complementado con un procesador DRIMe IV, que ofrece una mejor reproducción de los colores y una mayor reducción de ruido que el de los modelos anteriores.

La cámara dispone de un dial de modos que ofrece las opciones de exposición estándar, así como el acceso a los programas de escena. La transferencia de imágenes vía Wi-Fi puede iniciarso con sólo presionar el botón “Direct link”.

Otra importante mejora de la NX300 es su sistema autofoco. Mientras que las cámaras NX anteriores utilizaban un AF de contraste -el mismo que el de las cámaras compactas-, la NX300 cuenta con un nuevo AF híbrido, que se muestra mucho más rápido y seguro.

Pero si algo es destacable en la NX300, al igual que en los más recientes lanzamientos de Samsung, son sus capacidades de conexión. Además de ofrecer capacidades Wi-Fi, la cámara cuenta con tecnología NFC, lo que permite compartir las imágenes con otro dispositivo NFC con un simple toque. También cabe destacar que estas tecnologías permiten utilizar la cámara en modo remoto, gracias a la aplicación para dispositivos Android e iOS.

Y por lo demás, dispone de todo lo que se espera en una cámara de su gama: modos P, A, S y M; modos automáticos e inteligentes; programas de escena; efectos; grabación en formatos RAW y JPEG…

El cuerpo de la NX300 es muy compacto y delgado, especialmente si se compara con las dimensiones del objetivo del kit.

En las manos

La respuesta de la Samsung NX300 se sitúa al mismo nivel que la mayoría de sus competidoras. Está lista para tomar la primera foto en algo menos de un segundo tras su encendido. El retraso en la toma se sitúa en torno a 0,3 segundos, aunque desaparece casi por completo realizando enfoque previo.

En modo de disparo continuo, la NX300 sí se muestra muy rápida, ofreciendo hasta 8,6 fps. En nuestras pruebas, la cámara fue capaz de conseguir 12 tomas JPEG a máxima calidad a esa velocidad.

La pantalla de la NX300 puede inclinarse 90° hacia arriba y 30° hacia abajo. Las conexiones de la cámara se sitúan en la parte derecha del cuerpo. Un pequeño botón marcado con un punto rojo, situado al alcance del pulgar de la mano derecha del usuario, permite iniciar la grabación de vídeo.

Como ya hemos dicho, uno de los aspectos más críticos de los modelos anteriores de la gama NX era la respuesta de sus sistemas AF, especialmente en situaciones de poca iluminación El sistema AF de la NX300 auyenta esos fantasmas, ofreciendo un enfoque rápido y preciso bajo casi cualquier situación. Para ello, la cámara cuenta además con una lámpara de asistencia que permite el enfoque casi en completa oscuridad.

Las Pruebas

La Samsung NX300 ofrece una excelente reproducción de los colores. La saturación es casi perfecta, con un valor de 99,41 %, ligeramente menor que la mayoría de sus competidoras en el Mercado. Los tonos de piel son casi perfectos, aunque algo pálidos si se compara con otros modelos de su gama. En general, los colores presentan un aspecto muy natural, gracias al buen comportamiento del sistema de balance de blancos automático. Sólo los tonos grises ofrecen un aspecto ligeramente frío.

La reproducción de los colores es muy buena, aunque con una saturación ligeramente baja.

La resolución ofrecida por la NX300 es muy Buena en las imágenes tomadas a 100 ISO, aunque se reduce drásticamente a sensibilidades más altas, debido al intenso filtro anti ruido. La cámara ofrece un máximo de 3.292 líneas de altura, situándose muy próxima a los 3.648 píxeles de su resolución nominal. Aún así, el procesador DRIMe IV aplica una intensa mascara de enfoque, que produce un sobreenfoque del 18,2 %. Aunque este resultado es bastante alto para una cámara de sistema, los resultados son más que aceptables, a pesar de apreciarse algunas líneas de contorno en zonas de alto contraste.

La NX300 ofrece una excelente resolución.

La cámara ofrece muy Buenos resultados de ruido en las sensibilidades más bajas, situándose al mismo nivel que muchos modelos DSLR con sensor APS-C. En las sensibilidades más altas, sin embargo, el intenso filtrado hace que las imágenes pierdan detalle.

En cuanto al rango dinámico, la NX300 ofrece una muy Buena respuesta hasta 800 ISO. A partir de ahí, el rango dinámico decae notoriamente.

 

La imágenes tomadas con la Samsung NX300 presentan un buen rango dinámico hasta 800 ISO.

Conclusión

La NX300 supone un verdadero paso adelante en la gama NX de Samsung, por lo que se convierte en una muy buena opción para todos aquéllos que quieren dar el salto desde una cámara compacta. Su calidad de imagen es muy buena y sus características y mejoras, especialmente en su sistema AF, la sitúan al nivel de las mejores cámaras de sistema compacto para aficionados del mercado.

E. T. Digimag.

Nos gusta más

  • Cuerpo compacto bien acabado
  • Disparo continuo muy rápido
  • Gran pantalla AMOLED táctil y pivotante
  • Muy buena reproducción de los colores y gran resolución de las imágenes
  • Conectividad Wi-Fi y NFC, con posibilidad de utilizar un dispositivo móvil como control remoto

Nos gusta menos

  • Carece de visor

4 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí