Nikon D810: la mayor calidad de imagen de la historia de Nikon

1
78

Nikon actualiza su gama DSLR de formato completo con la nueva D810, una cámara que sustituye a los modelos D800 y D800E, presentados hace ahora un par de años. De hecho, la Nikon D810 viene a unificar en un solo cuerpo muchas de las características ofrecidas por los modelos a los que sustituye.

Lejos de suponer una revolución en sus especificaciones respecto a sus predecesoras, Nikon simplemente ha optado por optimizar algunos de los elementos que ya se encontraban en los modelos anteriores. Así, por ejemplo, la D810 mantiene la resolución de 36,3 megapíxeles encontrada en las D800 y D800E. Sin embargo, el sensor del nuevo modelo ha sido totalmente rediseñado, eliminando definitivamente el filtro de paso bajo, un elemento que carece ya de sentido con las resoluciones que nos movemos.

A primera vista podría pensarse que esta característica equipara al nuevo modelo con la D800E. Nada más lejos de la realidad, ya que este modelo no eliminaba el filtro de paso bajo encontrado en la D800, sino que añadía un segundo filtro encargado de neutralizar los efectos del primero. La primera consecuencia de la desaparición real del filtro de paso bajo es la mayor nitidez de las tomas realizadas con la D810, hasta el punto de ser catalogada por los responsables de la firma japonesa como “la mayor calidad de imagen en toda la historia de Nikon”. Ahí queda eso.

Y para complementar las capacidades del nuevo sensor, la D810 también está equipada con el procesador Expeed 4, el mismo que se encuentra en el buque insignia de la compañía, la Nikon D4S.

l nuevo procesador proporciona una serie de mejoras, entre las que se incluyen un rango de sensibilidades 32-51.200 ISO, un balance de blancos más preciso y un disparo continuo de 5 fps, superando los 4 fps de sus predecesoras.

Otras mejoras de la D810 menos evidentes a primera vista incluyen un renovado mecanismo de obturación, que reduce las vibraciones durante la toma; sistemas AF y de medición optimizados; y opción de almacenar las imágenes en formato RAW S, un NEF reducido a la mitad de su tamaño original, que facilita la transferencia de fotografías y la toma de secuencias timelapse.

Para finalizar con las mejoras más destacadas, la pantalla LCD de la D810 incrementa su resolución hasta los 1.229.000 puntos, aunque mantiene su tamaño de 3,2 pulgadas. Además, ha cambiado su patrón RGB tradicional por un nuevo RGBW, lo que mejora el brillo, el contraste y la reproducción de los colores de las imágenes mostradas.

La Nikon D810 comenzará a comercializarse a mediados del próximo mes de junio, con un precio orientativo de 3.229 euros, sólo el cuerpo.

La opinión de JR

La D810 no ha hecho más que reunificar en un sólo modelo las 2 versiones ofrecidas en la D800/D800E. Nikon, esta vez sí, ha optado por eliminar definitivamente el filtro de paso bajo del sensor de la cámara. Este elemento ha sido utilizado tradicionalmente en fotografía digital para evitar el efecto moiré al fotografiar escenas con patrones de textura repetitivos. Pero, con la resolución ofrecida por la D810, el filtro de paso bajo deja de ser imprescindible, con lo que la cámara gana mucho en calidad de imagen.

El resto de mejoras, aunque interesantes, no dejan de ser un mero acompañamiento de lo anterior.

En definitiva, la D810 es un modelo más que recomendable para todo profesional o aficionado avanzado que pueda costeárselo. Sin embargo, todos aquellos que no pudieron resistir la tentación de las D800/D800E podrán esperar hasta una actualización más contundente.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí