Cómo hacer fotos Vía láctea bioluminiscencia desde barco mercante Santiago Olay


A menudo os recordamos que nuestro buzón está siempre abierto para recibir popuestas y sugerencias, y de vez en cuando recibimos algunas tan curiosas como la de Santiago Olay (alias “Santiago el Marino”), un marino mercante aficionado a la fotografía que se encuentra embarcado (y sin relevo a la vista por culpa de la cuarentena), y se dedica a hacer fotos de la Vía Láctea y la bioluminiscencia desde el barco para llevar mejor sus días.

Santiago trabaja de primer oficial en un buque de transporte de mercancías que se encuentra actualmente en el mar. Normalmente su periplo a bordo dura unos 75 días pero “esta campaña me tocó embarcar justo un par días antes de que el COVID-19 se convirtiera en algo tan grave en España que hubiese que decretar el confinamiento”.

Milky Way And Satellite Radome

Por ello, no sabe cuándo podrá desembarcar aunque, según nos cuenta, “lo peor no es tener que hacer una campaña más larga de lo normal, que viendo la que está cayendo por el mundo pues tampoco nos vamos a quejar, nos toca arrimar el hombro y cumplir con nuestra parte. Lo realmente malo es saber que si mientras estamos embarcados ahora mismo, le pasara cualquier cosa a nuestras familias en casa, no sabemos cuando podríamos volver para estar con los nuestros”.

Claro que Santiago cuenta con la fotografía para llevar mejor los días embarcado. Siempre fue aficionado y empezó a hacer fotos en los barcos con una réflex de película y compactas digitales. Pero desde hace un par de años dio el salto a una DSLR (una Nikon D750) “sobre todo porque me interesaba la capacidad de fotografiar en condiciones de muy poca luz”.

Bioluminescence 1

Empecé a compartir una foto todos los días en Twitter y por WhatsApp para animar un poco a la familia y amigos que ahora tenían que estar encerrados en casa. Como la reacción era positiva, me animé a ponerlas también en Instagram”.

Intento capturar las cosas que a la gente le llamen más la atención, como la Vía Láctea o la bioluminiscencia, que en ciertas ocasiones puede llegar a ser un fenómeno francamente impresionante […] también dar a conocer un poco cómo es la vida de los marinos a bordo que es algo muy desconocido y rodeado de un montón de leyendas y estereotipos centenarios”.

Milky Way And Chrislam 1

Como os podéis imaginar, hacer fotos en un barco y con poca luz es todo un reto que Santiago ha ido superando a base de ensayo y error. “El método al que he llegado (al menos de momento) es el siguiente: Ajusto el ISO de la cámara al máximo nativo, que en este caso es 12.800, abro del todo el diafragma, en mi caso ƒ1.4 o ƒ 1.8 dependiendo de la lente, y empiezo con una velocidad de obturación de tres segundos”.

Con enfoque siempre en manual —continúa—, enciendo la pantalla trasera y hago zoom en alguna estrella para intentar enfocar lo mejor posible, y una vez listo el enfoque vuelvo al visor óptico. Intento componer lo mejor posible usando el visor o si la cámara está en una posición extraña hago una foto de prueba, la reviso y muevo la cámara si no me convence el resultado, hasta que me guste”.

Milky Way Lights Mast

Los objetivos que lleva a bordo son un Samyang 24mm f1.4 (el que más usa para las capturas nocturnas), un Tamron SP 35mm f1.8 y un Nikkor AF-D 50mm f1.8. Pero su idea es “añadir próximamente alguno entre 12-15 mm”. Y para mitigar al máximo los movimientos del barco utiliza un trípode de sobremesa Cullmann Magnesit Copterque es el único pequeño que he encontrado que aguante bien la cámara”.

Sobre el momento del disparo nos cuenta que “al principio solía poner el intervalómetro y dejar la cámara sacando fotos, pero la vibración era un problema, así que ahora lo que hago es dispararlas yo a mano mientras sujeto la cámara y el trípode uno con cada mano para amortiguar las vibraciones todo lo posible”.

Milky Way And Bioluminescence

Más complicado —continua— es lidiar con los movimientos de cabeceo, balances y guiñadas del barco. Lo que suelo hacer es básicamente esperar a los días que hay buen tiempo, ajustar la duración de la exposición dependiendo de lo que se mueva el barco y hacer decenas y decenas de fotos”.

Luego las paso al ordenador para poderlas ver con comodidad al 100% y voy cribando poco a poco hasta que me quedo con la mejor de cada composición. A veces son unas pocas, pero otras veces no me quedo con ninguna, pero aun así disfruto del proceso y es tan fácil como volver a intentarlo otro día”.

Milky Way On Top Of The Crane

Sin duda un proceso complejo en el que también entran en juego otros factores: “tengo que tener en cuenta que los barcos en los que navego transportan mercancías peligrosas, así que me tengo que mantener fuera de las zonas peligrosas, en las que solo se pueden utilizar equipos electrónicos intrínsecamente seguros. De todos modos llevo un detector portátil de gases por si acaso”.

Gracias a la fotografía, Santiago lleva mucho mejor estar lejos de la familia, sobre todo en una situación como la actual: “Al final de lo que más estoy disfrutando es de la reacción de la gente, lo que me van comentando muchas veces como válvula de escape de todo esto, e igual por mi parte, que de momento estamos literalmente encerrados en los barcos sin posibilidad de relevos en el horizonte próximo, mientras se espera de nosotros que sigamos entregando las mercancías con puntualidad”.

Bioluminescence 2

También me sirve —concluye— como incentivo para intentar sacar adelante una imagen bonita cada día, y así sobre la marcha voy aprendiendo cada día un poco más. Además si sirve para que la gente se anime y saque la cámara de la bolsa y empiece a tomar fotos y experimentar ¡pues tanto mejor!

Estamos totalmente de acuerdo con Santiago y le agradecemos mucho que nos haya contado su historia y compartido sus fotos. ¡Mucha suerte y ánimo!

Santiago El Marino | Instagram | Twitter

Fotografías de Santiago Olay reproducidas con permiso del autor para este artículo





Fuente