Guía de Introducción a la Fotografía de Larga Exposición


El tiempo lo es todo, y sino observad la fotografía de larga exposición. Si hay algo que precisamente caracteriza a este tipo de fotos es que la variable “tiempo” cobra especial importancia, más incluso que otros parámetros como son la apertura de diafragma o la sensibilidad ISO.

¿Perdido? No te preocupes porque en este artículo vamos a abordar desde el principio el significado de la fotografía de larga exposición, y también veremos sus diferentes clasificaciones y materiales necesarios para llevarla a cabo. ¡Acompáñame!

 ¿Qué Es la Fotografía de Larga Exposición?

fuente pixabay

¿Alguna vez has visto fotografías como estas? Seguro que sí, y a este tipo de imágenes se las considera fotografía de larga exposición. Como puedes contemplar, si hay algo que comparten estas fotos es la suavidad. Es como si en ellas quedara registrado un pequeño período de tiempo, y básicamente, eso es lo que son.

Cuando realizamos una fotografía, en una fracción de segundo la cámara abre y cierra el obturador para dejar pasar la luz al sensor y así poder grabar la imagen. ¿Pero qué ocurre cuando en vez de una fracción de segundo, dejamos el obturador abierto durante varios segundos? Pues que todo lo que ocurra durante ese período de tiempo quedará registrado.

Por lo tanto, para captar fotografías de larga exposición se ha tenido que dejar la cámara aproximadamente durante un segundo, o más, realizando la captura, y sobre la misma posición claro, por lo que un trípode o punto de apoyo será esencial.

Trabajar de este modo nos hace descubrir una nueva forma de observar lo que nos rodea, dándole un toque mágico a aquello que no somos capaces de apreciar a simple vista. ¿Y para qué tipo de fotos vamos a necesitar emplear largas exposiciones? Pues como ya te mostraba en las imágenes, en aquellas que queramos que se inmortalice el movimiento de algo o en aquellas en las que necesitamos que le llegue más luz a nuestro sensor.

Cómo Configurar la Cámara para Fotografía de Larga Exposición

A continuación veremos los diferentes tipos de fotografía de larga exposición que podemos encontrar, y los materiales idóneos que necesitaremos para cada uno de ellos. Pero si hay algo que podemos decir que comparten, es el modus operandi para realizarlos.

Puedes practicar la fotografía de larga exposición configurando tu cámara de tres maneras distintas:

  • Con el modo de Prioridad a la Velocidad de Obturación (S, Tv). Con este modo de configuración nosotros escogeremos la velocidad de obturación con la que dispararemos la toma, o dicho de otro modo, controlaremos el tiempo de exposición durante el cual el obturador dejará pasar luz al sensor de la cámara. La cámara se ocupará del resto de variables (apertura de diafragma y sensibilidad ISO), para dar con una exposición adecuada. Este modo funciona bien cuando estamos aprendiendo, cuando se trata de una larga exposición diurna en la que contamos con la suficiente luz, cuando el resto de variables no afecten al resultado que deseamos obtener y cuando se trate de una larga exposición corta, es decir, que no sobrepase los 10 o 15 segundos. Guía de Introducción a la Fotografía de Larga Exposición 25
  • Con el modo Manual (M). El modo manual puede asustar a veces, pero no le tengas miedo. A base de practicar comprenderás que no es tan complicado saber manejar la cámara, y que al final se trata de encontrar un equilibrio entre las tres variables esenciales para lograr una exposición adecuada. Con este modo tenemos la ventaja de tener el control de todos los parámetros, aunque con limitaciones. Si colocas tu cámara en modo Manual y vas subiendo el tiempo de exposición descubrirás que cuando llega a 30 segundos (60s en algunos modelos), la cámara no te deja subir más ese tiempo. Aunque 30 segundos es bastante tiempo, como veremos a continuación, para algunas fotos de larga exposición necesitaremos emplear aún más tiempo, y es entonces cuando pasaremos a usar el modo Bulb. Cuando trabajes en modo Manual se recomienda emplear un disparador remoto, o en su defecto emplear el autodisparador de tu cámara para evitar así las trepidaciones causadas al pulsar el botón de disparo. Este modo será el que más emplees, sobre todo, en fotografía de larga exposición nocturna, cuando la luz de la que disponemos es muy escasa y la cámara no es capaz de calcular el resto de parámetros por si sola de forma eficaz.
  • Con el modo Bulb (B). Con este modo tenemos el control absoluto de todos los parámetros sin limitaciones. Digamos que es como un modo manual pero sin que este tenga un límite en cuanto al tiempo de exposición, que como comentábamos en la mayoría de cámaras suele ser de unos 30 segundos de exposición. Para trabajar en modo Bulb sí que es imprescindible contar con un disparador remoto, con el cual le indicaremos a la cámara el momento exacto en el que empieza la captura y acaba, independientemente del tiempo que dure… ya sean 10 segundos o 10 minutos.

Vale, y ahora que ya sabemos cuáles son los modos con los que podemos practicar la fotografía de larga exposición, vamos a clarificarla en dos grandes grupos: la fotografía de larga exposición diurna y la fotografía de larga exposición nocturna.

La Fotografía de Larga Exposición Diurna

La fotografía de larga exposición diurna, como bien imaginarás, es aquella que realizamos durante el día. La diferenciamos de la nocturna, porque hay una cosa básica que cambia, y es la cantidad de luz que tenemos. Recuerda, que cuanto más tiempo dejemos abierto el obturador de nuestra cámara, más luz pasará al sensor. Aunque esto lo compenses cerrando el diafragma mucho y utilizando la ISO más baja que te permita tu cámara, si la fotografía la hacemos a plena luz del sol, probablemente lo que conseguiremos es una toma sobreesxpuesta o quemada.

¿Significa esto que no podemos realizar fotografía de larga exposición diurna? Para nada, sin embargo, sí que vamos a necesitar accesorios específicos para poder practicarla.

Materiales Necesarios

Los materiales básicos que necesitamos para trabajar este tipo de fotografía son:

  • Trípode. Si vamos a captar lo que ocurre en una escena durante un período de tiempo que va más allá de una fracción de segundo, será importante que la cámara no varíe el encuadre. Es por eso que será esencial trabajar este tipo de tomas sobre trípode, o sobre algún elemento que nos sirva como punto de apoyo, como es por ejemplo un muro.
  • Disparador remoto. Como te he comentado antes, si no vas a superar los 30 segundos de exposición, puedes trabajar con el autodisparador de tu cámara. Pero si no es así, o si simplemente ya te has acostumbrado a trabajar con él, un disparador remoto es lo que necesitas.
  • Filtro ND. Si trabajamos con exposiciones largas a plena luz del día, necesitamos que a nuestra cámara no le llegue tanta cantidad de luz. Solo de este modo podremos estar más tiempo con el obturador de la cámara abierto registrando lo que ocurre, sin llegar a quemar la toma. ¿Y cómo lo hacemos? Pues empleando filtros de densidad neutra.

Tipos de Tomas de Larga Exposición Diurna

¿Qué tipo de imágenes podemos lograr con una larga exposición diurna? Pues por ejemplo, fotografías en las que captamos el flujo del agua, o lo que se conoce como el famoso efecto seda en fotografía.  ¿Observas como parece que el agua está cayendo?

Y no solo podemos captar el movimiento del agua. También puede ser el movimiento de las nubes, o incluso el movimiento de varias personas al transitar un lugar.

Además, la fotografía de larga exposición diurna también nos permite jugar con los contrastes entre luces y sombras de entornos urbanos o naturales, otorgándolos cierto aire de irrealidad.

A continuación te indicamos los enlaces a los artículos que profundizan más en la temática:

La Fotografía de Larga Exposición Nocturna

Otra de las fotografías en las que necesitarás jugar con el tiempo de exposición son las nocturnas. Cuando hacemos fotografías a medida que se acerca la noche, hay algo esencial que nos falta: luz. En esta ocasión, además de abrir el diafragma al máximo posible y subir la ISO hasta los límites que consideremos aceptables, otra forma de poder compensar la falta de luz es aumentado el tiempo de exposición. Esto quiere decir, dejando que la cámara esté realizando la captura durante más tiempo para dejar pasar más luz al sensor.

Aprende a Fotografiar la Vía Láctea

Guía de Introducción a la Fotografía de Larga Exposición 35

A continuación te indico los artículos más destacados que te servirán para profundizar en la temática.

Tipos de Tomas de Larga Exposición Nocturna

Entre los tipos de fotografía de larga exposición nocturna que podemos practicar encontraremos:

1. Fotografías de entornos nocturnos naturales. Es decir, ir a un escenario natural que nos guste, que sea lo suficientemente oscuro, y aprovechar para sacar un precioso cielo estrellado en un entorno natural bonito. Como ya habrás deducido, aquí necesitaremos tiempos de exposición bastante altos, entre 20 segundos o más, ya que estos lugares suelen estar bastante oscuros. El material básico que necesitarás es simplemente la cámara, el trípode y el disparador remoto.

2. Fotografías de entornos urbanos de noche. Ir al centro de la ciudad y captar la vida nocturna es otro modo de emplear la larga exposición nocturna. En la ciudad hay muchas luces: coches que van y vienen, letreros que se encienden y se apagan, gente que pasea por las calles… Si colocamos nuestra cámara sobre un trípode, y le damos al disparador remoto o al autodisparador, captaremos la estela de ese ir y venir, consiguiendo capturas muy atractivas. En este caso, la velocidad de obturación que utilicemos no será tan lenta, ya que en la ciudad sí que disponemos de suficiente iluminación. Y si quieres conseguir que los puntos de luz estáticos aparezcan con forma de estrella, prueba a poner un diafragma alto, como es por ejemplo un f/16.

3. Fotografía con técnicas de lighpainting. El tercer tipo es algo más creativo, y depende totalmente de nosotros. Seguro que has escuchado hablar sobre el lightpainting, y has visto fotos de lo más fascinantes hechas con esta técnica. En realidad, no deja de ser otro tipo de fotografía de larga exposición nocturna, en el que se utilizan accesorios como linternas, flashes externos, hilo luminoso y otro tipo de materiales, para crear escenas iluminadas con ellos.

¡Lánzate a Practicar con la Fotografía de Larga Exposición!

¿Te atrae la fotografía de larga exposición? ¿Has experimentado con alguno de los tipos que hemos descrito? Como pasa con cualquier otra temática, es practicando como mejoraremos los resultados de nuestras imágenes.

Guía de Introducción a la Fotografía de Larga Exposición 43

Como consejos extra te diré que para este tipo de sesiones tendrás que tener un poco más de paciencia, ya que requieren de mayor tiempo a la hora de la captura. Y no te olvides tampoco de llevar bien cargada la batería de tu cámara, incluso aún mejor si llevas alguna de repuesto, ya que al tardar más tiempo en hacer la captura, estaremos consumiendo nuestra batería de manera más rápida.

¿Te animas a enseñarnos tus propias fotografías de larga exposición? ¿Tienes algún consejo más que nos ayude a complementar el artículo? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

*Fotografía de portada por Jonathan Combe (licencia CC)



Fuente