hacer un time lapse de la vía láctea con su cámara de carrete


El mundo de la fotografía ha cambiado mucho. Ahora mismo, en verano, la moda es hacer la vía láctea. Parece un reto viral entre algunos fotógrafos. Es un espectáculo maravilloso que merece la pena ver alguna vez en la vida. Y Jason de Freitas, un fotógrafo australiano, ha dado otra vuelta de tuerca a la visión de la vía láctea: usar, en estos tiempos, una cámara de carrete.

Llevo muchos años en la fotografía… mi primera cámara fue una Kodak negra de plástico que me regalaron en la primera comunión. Con esto digo todo. Y desde muy pronto empecé a comprar libros y a ver revistas sobre cualquier cosa relacionada con el tema. Y prometo que el tema de las vías lácteas y demás era algo residual que solo practicaban unos pocos aficionados y profesionales experimentados.

Nada que ver con la explosión actual en la que parece que te dan el título de fotógrafo solo cuando tienes una imagen de la vía láctea con el primer plano iluminado por linternas de colores, preferiblemente si está hecha en un pueblo abandonado.

Es una experiencia increíble. Antes era maravilloso cuando te la encontrabas en el cielo. Ahora tenemos aplicaciones, sobre todo Photopills, que nos dice cuándo va a salir y por dónde… las fotografías han mejorado exponencialmente pero se ha perdido la sensación de verla en el cielo de forma inesperada…

Otra forma de fotografiar la vía láctea

Pero siempre hay alguien que demuestra que las cosas se pueden hacer de otra forma. Jason de Freitas ha colgado en la red un vídeo time lapse de la vía láctea realizado con una cámara analógica y cuatro carretes TMAX p3200.

Vialactea

Un fotograma del time lapse

Es un ingeniero aeronáutico que vive feliz con la práctica de la fotografía nocturna. En su página puedes seguir sus tutoriales volcados en el mundo de la fotografía analógica y otras técnicas más o menos olvidadas.

El time lapse no tiene un detalle increíble, es en blanco y negro y se ve el polvo y las rayaduras en la emulsión. Pero pocas veces se ha visto de una forma tan original la galaxia donde se encuentra el sistema solar.

El trabajo de edición debió de ser inmenso. Suponemos que cada carrete debía tener 36 disparos (a no ser que trabajara con una Olympus que permitía llegar a los 72). Así que tuvo que disparar cada minuto durante dos horas y media.

Todo ese material lo tuvo que revelar y posteriormente escanear para conseguir un time lapse de doce segundos gracias a la técnica del rebobinado, porque entonces nos quedaríamos con apenas seis segundos.

Una maravilla que os invitamos a compartir y que, como dice Jason de Freitas en su Instagram, pronto nos contará cómo lo ha hecho… ¿Habrá hordas de fotógrafos imitándole en un futuro? ¿Darán la vuelta a la tortilla con material en color? Me imagino que tendremos que esperar ya al verano que viene…





Fuente