Ingenieros del MIT crean una lente ojo de pez totalmente plana y diminuta que se podría usar en dispositivos como los smartphones


Cada dos por tres el MIT (Massachusetts Institute of Technology) nos sorprende con alguna nueva tecnología experimental aplicada a la fotografía. Es el caso de esta nueva lente de tipo fisheye, realizada con un único cristal totalmente plano y que, según sus creadores, produce imágenes panorámicas nítidas de 180 grados. Todo ello es posible gracias al uso de las metalentes, una revolucionaria tecnología que podría suponer la mayor revolución desde el salto a la fotografía digital.

Y es que, como todo buen aficionado a la fotografía sabe, para capturar una imagen panorámica en una sola toma es necesario utilizar una óptica ojo de pez; es decir un conjunto de lentes que ofrece un amplísimo ángulo de visión y que, actualmente, suele estar formado múltiples lentes de vidrio curvado, que producen imágenes generalmente muy distorsionadas; además, su complejo diseño esférico provoca que estos objetivos sean muy voluminosos y, normalmente, caros de fabricar.

Ojo De Pez

Un objetivo ojo de pez convencional

Por este motivo, esta nueva lente creada por los ingenieros del MIT y de la Universidad de Massachusetts Lowell abre un amplio campo de posibilidades. Y si lo llamamos “lente” y no “objetivo” es precisamente porque se trata de una óptica formada por una única pieza, es decir una única lente de un material muy delgado y con unas características específicas.

Se trata, como ya hemos avanzado, de una metalente, un tipo de lentes extremadamente delgadas que son capaces de redirigir y concentrar la luz tal y como lo hacen las ópticas convencionales pero con un tamaño sensiblemente menor. Por tanto no se trata de una tecnología estrictamente nueva, aunque sí lo es el hecho de haber creado una óptica ojo de pez con este sistema, ya que no se esperaba poder lograr un desarrollo de este tipo.

Mit Fisheye Lens 02

Vista superior de la lente que muestra la metasuperficie fabricada (área verde). Foto de Felice Frankel

Y es que, hasta ahora, los científicos habían logrado diseñar metalentes que podían producir imágenes de alta resolución con un ángulo aproximado de hasta 60 grados. Para expandir más el campo de visión, tradicionalmente era necesario añadir componentes ópticos adicionales que permitieran corregir las aberraciones y aumentar la nitidez, algo que no hacía sino agregar volumen al diseño de las metalentes.

En este caso, la lente del MIT es también una sola pieza de vidrio plana, de un milímetro de espesor hecha de fluoruro de calcio con una fina película de telururo de plomo en uno de sus lados. Gracias a este diseño logran dispersan con precisión la luz entrante para producir imágenes panorámicas; es decir, tal y como lo haría un objetivo ojo de pez convencional con la particularidad de que esta lente funciona en la parte infrarroja del espectro; sin embargo, sus desarrolladores creen que podría modificarse para capturar imágenes usando el espectro de luz visible.

Así, este desarrollo podría tener un gran futuro y ser adaptado para una gran variedad de aplicaciones. Evidentemente, al tratarse de una lente muy delgada y de tipo gran angular una de las primeras que se nos ocurren son los smartphones, pero también los ordenadores portátiles, gafas de realidad virtual, dispositivos de aplicación médica como los endoscopios y todo tipo de dispositivos electrónicos portátiles de consumo.

Más información | MIT News

Foto de portada | Ilustración artística en 3D de las metalentes de campo de visión amplio que capturan un panorama de 180 ° de Killian Court del MIT y producen una imagen plana monocromática de alta resolución. Foto de Mikhail Shalaginov, Tian Gu, Christine Daniloff, Felice Hankel y Juejun Hu



Fuente