La fotografía de Cristina García Rodero que ha inspirado cientos de historias


En Twitter pueden pasar muchas cosas. Algunas nos pueden parecer una tontería pero de vez en cuando aparecen estas pequeñas joyas. El escritor Juan Jacinto Muñoz Rengel propuso a sus seguidores de Twitter crear relatos cortos inspirándose en una fotografía de Cristina García Rodero. Este es el poder de las buenas fotografías.

Una propuesta como tantas otras que ha supuesto un verdadero éxito y la confirmación del poder de la imagen para imaginar. En el muro de Juan Jacinto Muñoz Rengel podemos encontrar siempre fotografías con las que anima a contar una historia. La fotografía como inspiración para las letras.

La fotografía que más comentarios ha tenido ha sido una de Cristina García Rodero. No está en ‘España oculta’, el libro que la catapultó a la fama. Pero pertenece a esta serie que a tantos fotógrafos ha marcado. Seis hombres subidos a un banco y una señora en el suelo. En blanco y negro. Gente del campo, con boina y con la mirada del que sabe lo que pasa con solo mirar el cielo.

La fotografía es buena cuando cuenta una historia

Tendría que añadir una coletilla para contentar a todo el mundo. La fotografía de reportaje es buena cuando es capaz de hacernos imaginar una historia. Evidentemente la fotografía de una botella o de un bote de mayonesa no tiene esa obligación.

La fotografía de reportaje es buena cuando es capaz de hacernos imaginar una historia. Evidentemente la fotografía de una botella o de un bote de mayonesa no tiene esa obligación.

Pero una fotografía de viaje, de paisaje; un retrato o una obra conceptual se hace para contarnos algo. Es la forma que tenemos los fotógrafos para dar forma a lo que sentimos. Hay quien tiene la suerte de poder escribir

Cristiii Cristina García Rodero (detalle)

Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.

o contar en una sola página, con pocas líneas y palabras precisas lo que siente al estar con la persona amada

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Los buenos fotógrafos consiguen que, con sus imágenes, seamos capaces de imaginarnos muchas más cosas que las que ellos vieron. La prueba es lo que ha supuesto la fotografía de Cristina García Rodero. Desde una historia de machismo, a un cuento de fantasmas, pasando por una narración realista. Todas son válidas y vigentes.

Y como hemos comentado otras veces consideramos que esta es la función de la fotografía. No solo tenemos que contemplar las líneas de composición, la armonía de los colores o la supuesta hiperfocal. Nos tiene que sugerir historias. Si lo consigue entonces, sin duda, es buena.

La verdadera historia de la fotografía

Según hemos podido leer, la propia Cristina, lejos de alegrarse por la repercusión que ha tenido su fotografía, ha declarado que nos es justo que su material circule libremente. Existen las leyes del copyright y deberían proteger a los fotógrafos que viven de su trabajo.

Cristii ¿Eres capaz de imaginar una historia?

La fotografía ni es una manifestación, ni es la confirmación del machismo en la vida de los pueblos, ni la buena señora es un fantasma. Los hombres querían ver con todo lujo de detalles una fiesta que volvía a celebrarse en el pueblo después de muchos años. Y la buena señora no podía subirse dada su edad.

Como todo buen trabajo no podemos juzgarla solo por este disparo. Esta fotografía forma parte de un corpus mucho más grande. Esta es una pequeña parte del todo, un pequeño capítulo de la novela completa, o fotonovela si preferís llamarla así.

Gracias al trabajo de Cristina García Rodero resucitaron muchas fiestas populares que estaban a punto de desaparecer. Y hoy están vivas y coleando porque los fotógrafos no paramos de ir. Somos una parte importante del turismo actual. A lo mejor si no lo hubiera publicado hoy estarían muertas y serían solo un recuerdo, leyendas de cuando había gente en los pueblos…

Así que si veis una fotografía, en un libro de vuestra estantería o en una revista, sabréis si es buena o mala por todas las cosas que os dice. Y si vais a vuestro archivo tenéis el mejor filtro posible para saber si debéis seguir por ese camino o debéis desviaros de una vez para encontrar algo mejor que decir.





Fuente

Escribir un comentario