La popular instantánea regresa con nuevas curvas y funciones


Las Instax de Fuji siguen siendo una tradición en el mercado de cámaras instantáneas. La japonesa abre el cierre de la década con un nuevo modelo y más funciones. Así es la nueva Fujifilm Instax Mini 11.

Lo primero es su capacidad de tener un sistema de medición de luz general. Mediante un análisis de la escena, puede identificar cuánto se necesita obturar para exponer el fondo, mientras que el flash dispara evaluativamente para iluminar el sujeto. Esto permite obtener imágenes mejor expuestas y con más información en situaciones de mucha oscuridad.

Luego encontramos su modo selfie, el cual se puede lograr presionando un botón que permite sacar más el objetivo y enfocar sujetos entre 30 y 50 cm de distancia. Esta segunda función ayuda también a obtener una especie de “modo macro” para acercarse a nuevos sujetos. La japonesa mantiene su espejo frontal junto al objetivo para capturar las selfies. Sin embargo, a diferencia del modelo anterior, esta vez no se necesita el accesorio macro para superar los 50 cm de enfoque.

La cámara sigue utilizando el papel Instax de siempre. Su objetivo sigue siendo un 60mm de dos elementos ópticos. Cuenta con un obturador automático que dispara de 1/2 de segundo a 1/250, además de una función de sincronización para baja luz. Cuenta con un sistema de exposición de 5 a 14.5 valores de luz. Disparo de flash efectivo entre los 30 cm y los 2.7 metros. Tiene unas dimensiones de 107.6mm de largo, 121.2 mm de alto, 67.3mm de grueso y un peso de tan solo 293 gramos.

Instax 001

Al momento de esta nota no se han revelado los precios oficiales de la instantánea de Fujifilm para Europa. En Estados Unidos llegará por el precio de 70 dólares (~64 €). Además de su nuevo diseño curvo viene en cinco colores: blanco hielo, negro ceniza, azul cielo, rosa bochorno y morado lila. Podéis conover más de la cámara visitando su página oficial.



Fuente

Escribir un comentario