Por fin podemos disfrutar del catálogo de Jean Laurent, el archivo visual español más importante del siglo XIX


Jean Laurent es uno de los fotógrafos más prolíficos del siglo XIX, y quizás el fotógrafo más importante de la España del siglo XIX junto a Charles Clifford. Esta semana han presentado en el ministerio de Cultura, gracias al impulso del Museo del Romanticismo y el Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE), el catálogo digitalizado de toda su obra.

En Xataka Foto hemos hablado más veces de Jean Laurent. De su exposición que pudimos disfrutar en 2018 y de su casa estudio en el barrio de Pacífico de Madrid, un monumento único que debería ser reconocido en el 135 aniversario de su fallecimiento.

Desde aquella fabulosa exposición la figura de Juan Laurent, como era conocido en la corte de Isabel II, ha ido creciendo. No podemos olvidar que a pesar de tener que llevar su equipo en un carro especialmente diseñado por él, que debía ser transportado en trenes o por mulas de carga, consiguió crear un archivo que refleja la sociedad española del siglo XIX como pocas veces se ve en otros países.

Gracias a su don de gentes consiguió ser fotógrafo real, documentar las más importantes obras civiles de aquella época, fotografiar los pueblos más recónditos de la península y entre otras muchas más cosas, ser el fotógrafo del Museo del Prado y tener la venta exclusiva de las reproducciones de los cuadros de la pinacoteca.

Fue el primero que fotografió las pinturas de la Quinta del Sordo de Goya. Y gracias a él sabemos que el perro semihundido no mira a la nada, sino a un pájaro que revoloteaba en el cielo y que se perdió en el traslado de las pinturas al lienzo.

El catálogo digital de Jean Laurent

El fondo del archivo Laurent se acerca a los 12.000 negativos de vidrio. En esta primera fase han presentado cerca de 6.300 negativos digitalizados para uso y disfrute de los ciudadanos que quieran conocer de primera mano la sociedad española del siglo XIX.

Es muy curioso que el mejor documentalista de la sociedad española fuera un fotógrafo inglés que siguió el negocio de Charles Clifford, otro fotógrafo inglés con una vida llena de luces y sombras y más cercana al espionaje que a las costumbres de un artista.

Catlaurentiv

Algunas de las fotografías de J Laurent

Como dato curioso podemos señalar que J. Laurent ocupó el mismo estudio de Charles Clifford en la Carrera de los Jerónimos, donde está ahora el Congreso de los Diputados. Habría que profundizar más en la relación entre estos dos fotógrafos que comparten en sus catálogos fotografías muy parecidas.

Empezó a trabajar solo, pero tuvo tal éxito que después de la muerte de su mujer Amalia en 1869, creó la compañía J. Laurent&Cía con su hijastra Catalina y su yerno Alfonso Roswag. Si no habéis visto nunca su obra no podéis dejar de investigar en este catálogo y encontrar imágenes con una calidad espectacular si tenemos en cuenta las máquinas y procesos de la época.

En la misma página del ministerio especifican cómo utilizar el reciente catálogo:

Para facilitar la navegación a través de estas imágenes, se han propuesto unas categorías básicas con algunos de los temas más representados en el archivo de la Casa Laurent: Retratos, Tipos Populares, Imagen de España, Bellas artes, artes decorativas y arqueología y Varia.

En los retratos conoceremos las cartas de visita, los cromos de aquella época. En la sección de Tipos populares se ven las diferencias entre las distintas provincias del país; Imagen de España es impresionante, pues nos descubre cómo eran los pueblos y las ciudades en aquellos años de industrialización. Bellas Artes permite ver las primeras reproducciones fotográficas de nuestros tesoros artísticos y en Varia es el cajón desastre donde se mete todo el trabajo de Laurent que no tiene cabida en los otros apartados.

En la exposición de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando que hemos hablado, impresionaba ver las ampliaciones a gran tamaño con un grado de detalle único. El proceso para crear estos negativos nos volvería locos en la actualidad.

Catlaurentiii

El estudio de J Laurent en la calle Granada de Madrid

Para empezar el transporte era muy rudimentario. Los negativos de cristal se tenían que preparar en el instante mismo de hacer el disparo. Había que impregnar la placa del líquido sensible y antes de que se secara meterla en el chasis de la cámara y calcular la exposición a ojo. Sacar la placa y revelarla enseguida para no perder la imagen latente.

La página no destaca por su diseño y en absoluto es ágil entrar en ella y buscar. Sorprenden los requerimientos de navegación, como trabajar con Internet Explorer para su óptimo funcionamiento… Pero esto es algo que debemos superar para disfrutar como nadie de una época en la que la fotografía era una pura aventura.

Este proyecto es una oportunidad única para conocer cómo éramos entonces y por qué somos así ahora. Todo ha cambiado pero nosotros seguimos siendo los mismos. Y si nos queda ganas de más, siempre podemos comprar la monografía ‘J. Laurent. Un pionero en las colecciones españolas’, con ensayos de los especialistas en su trabajo que estoy deseando leer.

Catálogo digital de J. Laurent



Fuente