Qué Es y Cómo Sacarle Jugo en tus Fotos


Es posible que hayas oído hablar alguna vez de la «temperatura de color», pero que no tengas claro lo que es. Está muy relacionada con el «balance de blancos«, otro concepto que probablemente te suene.

¿Quieres entender completamente estos conceptos y saber cómo influyen en tus fotografías? Has llegado al lugar adecuado.

Antes de empezar a explicarte qué es la temperatura de color, me gustaría que hagas memoria y pienses en alguna situación en la que hayas tomado una foto, y el color que te ha salido era muy diferente al que había en realidad. Te ha salido mucho más rojiza o anaranjada (cálida), o mucho más azulada (fría). Es decir, te ha salido con una «temperatura de color» diferente. Esto lo podemos corregir con el balance de blancos, que te explicaré más adelante. Vamos primero con la temperatura de color.

ejemplo de temperatura de color

A la izquierda, una fotografía con temperatura de color fría, tomada a 3230K. A la derecha, la misma fotografía con una temperatura de color cálida, a 7690K.

¿Qué es la Temperatura de Color?

Podríamos definir temperatura de color como la dominancia de alguno de los colores del espectro lumínico sobre los demás, de modo que altera el color blanco hacia el rojo o hacia el azul en dicho espectro. ¿Qué quiere decir eso? Pues que la luz, ya sea natural o artificial, tiene una dominante de color que tiende hacia el rojo (pasando por el amarillo y el naranja), o hacia el azul (pasando por el blanco). Esto hará que los tonos de nuestra fotografía se alteren, y que el blanco no aparezca como un blanco puro, sino que tenderá a ser rojizo o azulado.

El color de la luz, o la temperatura de color, se mide en Kelvin, donde el color blanco o neutro se sitúa en los 5.500 K, que equivaldría a la luz del mediodía. La luz con temperatura menor de 5.500K se irá haciendo más amarillenta gradualmente, hasta alcanzar tonos anaranjados y finalmente rojizos. Por otra parte, la luz con temperatura mayor de 5.500K se irá haciendo más azulada gradualmente, desde un tono cian hasta un tono azul marino.

Así pues, un día nublado podría llegar a los 12.000K, es decir, tendría una luz muy azulada, mientras que un atardecer bajaría hasta los 2.000K, es decir, tendría una luz muy anaranjada. A continuación encontrarás una tabla donde están situados varios ejemplos en su correspondiente temperatura de color.

Escala de temperatura de color

¿Cómo Influye el Balance de Blancos en la Temperatura de Color?

Así como nuestros ojos son capaces de compensar la temperatura de color que hay, nuestra cámara no será capaz de hacerlo correctamente por sí sola. Por eso será importante decirle a nuestra cámara qué temperatura de color hay en el ambiente en el que estamos, mediante el balance de blancos.

Tu Cámara Siempre Lista

Qué Es y Cómo Sacarle Jugo en tus Fotos 5

Hoy en día la mayoría de las cámaras digitales tienen un apartado de balance de blancos en su menú. Podremos encontrar 4 maneras diferentes de decirle a nuestra cámara qué temperatura de color tiene la luz en donde estamos haciendo la fotografía.

  1. Modo automático: El modo automático es el menos preciso de todos, ya que la cámara interpreta mediante su sensor qué tipo de luz hay. Normalmente funciona bien con luces neutras, pero si nos encontramos en un atardecer, o una habitación con luz artificial, es posible que no nos de un buen resultado.
  2. Modos semiautomáticos: La mayoría de cámaras tienen unos presets de balance de blancos en los que le podemos indicar a la cámara situaciones específicas, como luz artificial, día soleado, día nublado, atardecer, etc. Estos modos suelen funcionar bastante bien en situaciones estandard, ya que podremos indicarle a la cámara en qué situación nos encontramos. Sin embargo, no nos servirán si nos encontramos en un ambiente diferente, o si queremos conseguir un balance de blancos que no sea neutro.temperatura de la luz | balance de blancos
  3. Personalizado: Aunque no todas, muchas cámaras te darán la opción de personalizar el balance de blancos haciéndole una fotografía a una superficie blanca o con un gris neutro, para que la cámara determine cuál es el blanco en ese ambiente y adecúe los demás tonos a ese que le hemos indicado. Pese a que existen unas tarjetas llamadas «carta de grises» que te permiten llevar siempre encima blanco, gris y negro neutros, también puedes usar un folio, o incluso una pared blanca que haya en el lugar.
  4. En Kelvin: Muchas cámaras también te ofrecen la opción de especificar tú mismo en qué número Kelvin queremos tomar la fotografía. Sin embargo, esto tenemos que entenderlo bien porque puede llevarnos a confusiones. Si por ejemplo ponemos 2000K en este menú pensando en la tabla que hemos visto anteriormente, podríamos pensar que la fotografía nos saldrá con una temperatura de color anaranjada. Sin embargo nos saldrá una foto muy azulada.¿Por qué ocurre esto? No, no nos hemos equivocado. Lo que ocurre es que la cámara no está disparando a 2000K, sino que está intentando compensar los 2000K que «le hemos dicho que hay en el ambiente» con ese tono azulado, para que el blanco sea blanco puro. Eso es lo que hace este modo: nosotros le indicamos qué Kelvin tenemos en el ambiente, para que ella lo compense y deje el blanco de color blanco. Sin embargo, este modo normalmente no lo usaremos así, sino que lo usaremos para «engañar» a nuestra cámara, para conseguir exactamente la temperatura de color que más nos interese.

Fragmento Fototip Tarjeta o Carta de Gris

Qué Es y Cómo Sacarle Jugo en tus Fotos 7

Finalmente, recuerda que un balance de blancos que no sea neutro no siempre será incorrecto. Muchas veces no buscaremos que el blanco sea blanco, sino que querremos darle a nuestra fotografía una temperatura de color más atractiva. Por ejemplo, en una atardecer será más interesante tener una dominante anaranjada o cálida, mientras que en una fotografía nocturna quizás nos interese más tener una dominante azulada o fría.

Por eso es importante conocer también los modos manuales del balance de blancos, y no depender únicamente de los modos automáticos. Así podremos determinar exactamente qué temperatura de color queremos que tenga nuestra fotografía.

temperatura de color y balance de blancos

La Temperatura de Color en la Edición Digital

Pese a que siempre recomiendo intentar sacar tu fotografía lo mejor posible directamente en tu cámara, para tener que procesar lo menos posible, también podemos ajustar la temperatura de color en programas de edición como Photoshop o Lightroom. Podremos editar imágenes tanto en formato RAW como en formatos comprimidos como JPG, PNG o TIFF.

En ambos programas encontraremos un deslizador principal, donde podremos virar nuestra foto a una temperatura más azulada o más amarillenta. Además, debajo de este primer deslizador encontraremos otro secundario que nos permitirá dotar a nuestra fotografía de un matiz verde o magenta. Así, podremos ajustar el color de nuestra fotografía completamente a nuestro gusto, de manera rápida y sencilla.

  • En Photoshop deberemos entrar en el menú Filtros/Filtro de Camera RAW y lo encontraremos al principio de la primera pestaña llamada «Básicos«.
  • En Lightroom deberemos ir a la pestaña Revelar, y lo encontraremos al principio del primer submenú llamado «Básicos«.

temperatura-de-color-ps-lr

Controla el Color de tus Fotografías

Ahora que ya conoces qué es la temperatura de color y cómo controlarla usando el balance de blancos, tan sólo te queda ponerlo en práctica. Intenta realizar la misma fotografía usando temperaturas de color diferentes para ver el resultado, y comprobar cómo cambian y qué sensaciones tan diferentes nos transmiten, pese a ser la misma imagen.

¿Quieres enseñarnos alguna foto que hayas realizado donde la temperatura de color marque la diferencia? ¿Has hecho alguna prueba con diferentes temperaturas de color? ¡Nos encantaría verlas!

comparativa de temperatura de color

Foto de cabecera por Andrés Nieto (licencia CC)



Fuente