Soy fotógrafo pero no sé hacer fotos con el móvil: Antes de empezar (I)


El mundo cambia muy deprisa y a algunos nos cuesta seguir ese ritmo. Llevo trabajando como fotógrafo más de 20 años. He utilizado todo tipo de cámaras. Me ha costado trabajar con las de formato medio, he sido muy feliz con las réflex y ahora llevo dos años con una sin espejo. El móvil nunca lo he contemplado como una cámara. Pero los tiempos cambian. Ahora tengo un smartphone que hace fotos y tengo que utilizarlo. A lo largo de las semanas iré contando, poco a poco, cómo voy sacándole el jugo a esta nueva herramienta que tengo entre las manos.

Adelanto que no me parece adecuado hablar de fotógrafo móvil. De la misma manera que no tiene sentido hablar de un fotógrafo réflex o sin espejo. No es lógico definirse por el tipo de cámara que utilizas. Es un adjetivo inútil con el que reconoces que dependes más del dispositivo que llevas que de ti mismo.

Un buen fotógrafo saca el provecho de la herramienta fotográfica que tenga en el momento de hacer la foto. ¿Qué me importa a mi que esa imagen la hayas conseguido con una réflex, una compacta o el mejor teléfono del mercado? Si es buena no me tienes que contar con qué está hecha para que te alabe más o reconozca que eres un adelantado. Da absolutamente igual.

Hacer fotos con el teléfono móvil es una realidad. Y en poco tiempo ha superado en ventas al resto de cámaras que hay en el mercado. Es absurdo sentirse más fotógrafo por llevar una cámara de formato medio o decir ya lo decía yo cuando ves que la mayoría están utilizando por fin el teléfono como herramienta de trabajo. Solo es una herramienta que ha sido posible por la tecnología y por los intereses del mercado.

Es absurdo sentirse más fotógrafo por llevar una cámara de formato medio o decir ya lo decía yo cuando ves que la mayoría están utilizando por fin el teléfono como herramienta de trabajo.

Yo soy muy reticente a utilizar el teléfono como cámara. Lo mismo me pasó cuando empezaron las digitales. Esto demuestra que soy un visionario al que seguir y que basaré mi éxito en la predicción del futuro. No queda más remedio que entrar en este mundo. Los alumnos lo están pidiendo y algunos clientes lo piden por el tema de la inmediatez.

Moviliii

Así que voy a compartir cómo me voy haciendo con esta nueva cámara para utilizarla de forma habitual ya sea para mi trabajo personal o para mis clientes. La idea de esta serie es ir descubriendo juntos cómo alguien que nunca ha utilizado este tipo de cámara empieza a disparar con ella de forma habitual.

Mi primer smartphone fotográfico

Hasta ahora los únicos requisitos que buscaba en un teléfono eran que fuera barato y que la batería durara todo el día sin problemas. Lo utilizo para llamar, redes sociales y consultar internet por las noches. Pero ahora me he propuesto convertirlo en otra de mis cámaras habituales.

Moviliv

El nuevo sensor

Nos han cedido el Honor V30 Pro, que ahora mismo tiene una de las 10 mejores cámaras según DxO. Como podemos leer en el análisis de Xataka tiene:

el sensor SuperSensing de 40 megapíxeles para la cámara principal, el cual probablemente sea equivalente al SuperSpectrum RYYB del Huawei P30 Pro, siendo ambos de 1/1,7 pulgadas y capaces de subir a una ISO de 409.600. La lente de esta cámara tiene una apertura máxima f/1.6 y estabilización óptica de imagen.

Este nuevo sensor desarrollado para Leica por Sony y adaptado para Huawei y Honor sustituye el verde por el amarillo. Así, en vez de encontrarnos con un sensor sensible al rojo, verde y azul (y el verde por partida doble par adaptarse al sistema de visión humana) han desarrollado uno sensible al rojo, azul y amarillo por partida doble. Ahora se comporta de forma sustractiva, es decir, la suma de los tres colores da negro.

En principio esta nueva combinación permite un mejor registro de la luminosidad y permite usar ISOS más altos con menores problemas de ruido:

Por tanto, un fotosito captura rojo-amarillo y el otro azul-amarillo. Mediante complejos procesos realizados tanto por el procesador como por el código de IA alojado en el dispositivo, se compone de nuevo la fotografía pero obtenemos una información sobre la luminosidad de la escena mucho más precisa, aunque más compleja de reconstruir.

Este tipo de sensor es nuevo en el mundo fotográfico y todavía no lo lleva ninguna cámara más clásica del mercado. Es un signo del camino que está siguiendo la industria. Las novedades llegan primero al mundo de los móviles. Así que tocará probarlo para comprobar sus virtudes y sus defectos.

El camino a seguir a lo largo de la serie ¿Pero el móvil sirve para hacer fotos?

Como todas las cosas en la vida hay que empezar desde el principio. Es una perogrullada pero es verdad. Antes de empezar a fotografiar hay que sentarse con el manual al lado y empezar a aprender cómo utilizar esta cámara. No me refiero a comprar un libro específico y que me expliquen qué es el diafragma o cuál es la hora ideal para disparar… esto te lo explicarán en cualquier manual bueno sobre el tema que tengas en casa o mejor aún, en una buena escuela de fotografía.

Movilii

El principal problema que veo con la fotografía con móvil es la velocidad con la que cambia todo. Ha sido meterme en internet para ver programas que puedo instalar y me he vuelto loco. Y lo dice una persona que lleva mucho tiempo trasteando con programas informáticos. Es fácil que cada tres meses salgan nuevas versiones o novedosas apps que prometen mejorar todo lo que se ha hecho hasta ahora.

Si quiero un resultado profesional, similar al que consigo ahora, no puedo probar mil opciones distintas trimestralmente. No es práctico. Así que, después de configurar la cámara del movil, me centraré en las aplicaciones más interesantes para trabajar.

Quiero trabajar con los móviles pero sin cambiar mi forma de entender la fotografía. Seguro que iré más rápido pero habrá que ver si es algo bueno. Echaré de menos muchas cosas pero seguro que recibiré encantado muchas más… Procuraré que no sea un viaje a lo desconocido que muchos quieren vender sino una forma de mejorar.

Poco a poco procuraré ir avanzando para conseguir buenos resultados. Veremos los éxitos y los fracasos. Probaré distintos programas de revelado, pero sobre todo veré qué me puede aportar un teléfono a mi forma de entender la fotografía… Espero que sea útil para todos los que todavía no habéis dado el salto o que os encontréis perdidos entre tantas opciones. Será un camino que recorreremos juntos para darnos cuenta de que solo estamos hablando de un tipo de cámara con la que intentaremos hacer, por lo menos, las mismas fotografías que hacemos con nuestros equipos más grandes.



Fuente