sRGB o Adobe RGB (1998)


El mundo de la gestión del color es uno de los más farragosos que podemos encontrar. Hay que tener muy claro qué es el color y cómo se comporta dentro de la fotografía. En esta ocasión nos centraremos en las diferencias entre sRGB y Adobe RGB (1998), los dos espacios de trabajo más utilizados cuando nos sentamos frente al ordenador.

He leído todo lo que ha caído en mis manos sobre la gestión del color. Y siempre aprendo cosas nuevas. Tengo varios referentes del color desde un punto de vista técnico. Ahí están Hugo Rodríguez, que más de una vez me ha sacado las castañas del fuego; José Pereira -del que hablaremos muy pronto en Xataka Foto- y su libro ‘Gestión del color en proyectos de digitalización‘… Cuando hay que hilar fino confío ciegamente en los laboratorios con los que trabajo para lograr sacar ese color que me gusta.

Hay que tener una cámara, disparar más de una vez con la ayuda de una carta de color, ver las fotografías en un monitor profesional correctamente perfilado y calibrado, que los programas estén bien configurados… Todas estas cosas son fundamentales para poder empezar a hablar de las diferencias entre un espacio u otro… y todavía no nos hemos metido en el universo de los perfiles ICC de nuestras cámaras, ¿veis a qué me refiero?

Srgbvi Los lápices de colores y la gestión del color

Hoy solo vamos a detenernos en los dos espacios de trabajo más comunes de la fotografía: Adobe RGB (1998) y sRGB. Siempre se dice que el primero es perfecto para imprimir y el segundo para trabajar en internet. Es un buen resumen pero no cuenta toda la realidad. Así que vamos a explicar de una vez por todas cuándo tenemos que elegir realmente uno u otro.

sRGB vs. ADOBE RGB 1998

Para resumir en qué consiste esto de los espacios de trabajo siempre acudo al símil de las cajas de lápices. Para que la gente lo entienda digo que sRGB es una caja de diez lápices, Adobe RGB (1998) es la caja metálica de 50 y ProPhoto es la fabulosa caja de madera con 100 lápices, 100 rotuladores y mucho más…

Una forma más realista de explicarlo es que todos los espacios de trabajo son en realidad una caja de 50 colores. Pero en la caja ProPhoto hay tonos muy saturados y en la caja sRGB hay más lápices de poca saturación con diferencias muy sutiles entre ellos (gracias, Guillermo Luijk). Todos los espacios tienen los mismos colores pero con diferentes matices:

  • sRGB es un espacio de color RGB que lanzaron HP y Microsoft para simular la gama de colores de los dispositivos más comunes del mercado y se ha convertido en el estándar de internet.. Se caracteriza por abarcar solo el 35% de los colores visibles especificados por el CIE (acrónimo de Comission Internationale de l´Eclairage, que es el nombre francés de la Comisión Internacional sobra la Iluminación).
  • Adobe RGB (1998) fue diseñado por Adobe con la idea de crear un espacio que abarcara la mayoría de los colores que se pueden imprimir con una impresora CMYK sin necesidad de hacer la conversión. Este espacio abarca un 50% de los colores visibles especificados por CIE.
Srgbii ¿En qué espacio está mejor?

Adobe RGB (1998) tiene la capacidad de representar unos cianes y unos verdes más ricos en las sombras, las luces y los tonos medios que sRGB. Pero ambos ofrecen prácticamente la misma respuesta en la zona de sombras de los tonos fríos, aunque desde luego los verdes oscuros salen mejor parados en el espacio considerado más grande.

Srgbv Ahí se ven los colores que no entran dentro del espacio de trabajo sRGB

Todo esto se puede comprobar en muchas páginas donde encontraremos los diagramas que todos compartimos. Pero llega el verdadero problema. ¿Qué espacio de trabajo utilizamos? ¿Tiene sentido utilizar siempre Adobe RGB (1998) a la hora de imprimir y dejar sRGB para internet?

La realidad de la representación del color en los espacios de trabajo

Por supuesto hay que disparar siempre en formato RAW. Ahí no hay color, es un formato crudo. El color viene después de la toma. Los pasos que sigue la formación de la imagen sigue la siguiente rutina:

  1. Equilibrio de blancos para dar con la temperatura de color de la escena.
  2. Demosaicing, una interpolación para generar los colores que faltan por la forma de recoger la información en modo RGB, donde siempre faltan dos valores (salvo excepciones).
  3. Conversión a espacio de trabajo para conseguir una reproducción correcta del color y la luminosidad a través de espacios de trabajo.

La respuesta no es tan sencilla como se puede pensar. Todo depende de los colores que vayamos a imprimir. Y de la profundidad de los bits de la imagen que tengamos entre manos. Lo mejor para decidir el espacio de trabajo con el que vamos a trabajar es identificar los colores que forman parte de la fotografía.

Srgbi ¿Una foto para Adobe RGB?

¿Nuestra fotografía es de un bosque asturiano en primavera o es una espectacular puesta de sol? Si predominan otros colores de la rueda cromática puede que no tenga sentido trabajar en Adobe RGB (1998) porque no va a haber mucha diferencia… Una fotografía en la que predominen los azules puede que no tenga sentido trabajarla en el espacio más amplio… ¿Y por qué?

Pues por un simple motivo que hemos adelantado en párrafos anteriores. Todo depende de la distribución de la profundidad de bits. En los espacios de trabajo con una gama mayor los bits tienen que estirarse más para representar los mismos colores que un espacio más pequeño. Y puede ser perjudicial para la representación final. Se pueden notar más los saltos entre los tonos aunque parezca mentira.

Si nuestra fotografía solo tiene colores que están dentro del sRGB, la representación de los mismos será mucho mejor si imprimimos en este espacio de trabajo que si lo dejamos en Adobe RGB. Los espacios de trabajo más grandes solo son realmente efectivos si en nuestra imagen hay colores que no entran dentro de sRGB.

Srgbiv La ventana Ajustes de prueba

Y es principio es tan fácil como pasar el archivo a sRGB y ver lo que pasa en el histograma. O más sencillo:

  • Vamos a Vista>Ajustes de prueba>A medida.
  • En Condiciones de prueba>Dispositivos para simular>sRGB y marcamos Conservar RGB números.
  • Damos a Ok.

A partir de ese momento solo tenemos que ir a Vista>Colores de prueba para poder apreciar si perdemos colores si trabajamos en sRGB. Sería la mejor forma de trabajar y de estar seguros de estar haciendo las cosas bien.

Debemos entender el color de nuestra fotografía. Hacerlo bien requiere mucho tiempo y mucho estudio. Hay que adentrarse de lleno en la gestión del color. Y si no queremos tener problemas de última hora igual nos interesa trabajar directamente en Adobe RGB y olvidarnos de este secreto. El color no es sencillo y depende también de cómo lo apreciemos nosotros.



Fuente