'Totum revolutum', el documental y la exposición 'El Santo Christo Ibérico' cuentan la realidad del fotógrafo Koldo Chamorro


Koldo Chamorro es uno de los grandes fotógrafos españoles que se lanzaron a la carretera a buscar una realidad escondida en los últimos años de la dictadura franquista. Ahí están Cristina García Rodero, Cristóbal Hara, Ramón Zabalza y Fernando Herráez. Ahora podemos ver en Madrid, gracias a PhotoEspaña, la exposición ‘El Santo Christo Ibérico. Koldo Chamorro’ y disfrutar del documental de su vida en Youtube.


Koldo Chamorro (Vitoria, Álava, 1949 – Pamplona, Navarra, 2009) es un fotógrafo que murió demasiado pronto. Nació en Vitoria, en el País Vasco, que vivió hasta los 16 años en Guinea Ecuatorial, que volvió para estudiar Ingeniería de Telecomunicaciones, Marketing y Economía y que se convirtió en un fotógrafo autodidacta, como la mayoría de su generación, para poder contar todo lo que pasaba por su cabeza a través de su mirada.

Aquellos fotógrafos cambiaron la historia de la fotografía. Y todos somos deudores de su trabajo, como ellos lo son de Ramón Masats y todos los miembros del grupo AFAL. Y una de las figuras más interesantes de esta generación es sin duda Koldo Chamorro. Salieron para documentar un país que desaparecía, que se había olvidado y que estaba anclada en el pasado.

Ya no interesaba y en los años setenta muchos decían que aquella España olía a rancio, que no podía aportar nada a los nuevos aires que llegaban. Ellos supieron ver que no podemos olvidar nuestro pasado. Que las heridas no se cierran hasta que se habla de ellas. Que al fin y al cabo allí estaba todo nuestro pasado y que no podíamos olvidarlo para que el futuro fuera mejor.

El Santo Christo Ibérico de Koldo Chamorro

Como todo buen fotógrafo sus proyectos duraban muchos años. Un fotógrafo autodidacta que terminó aprendiendo directamente de Ansel Adams y Ernst Hass entendía que los buenos proyectos no nacen del instante. Que el buen hacer en la fotografía depende directamente del tiempo que inviertas, como recordaba Clemente Bernard.

Koldoiii

Sus imágenes son el resultado de un riguroso trabajo de análisis y estudio de cada uno de los temas hasta en sus más pequeños detalles. El azar trabaja después, sobre una sólida estructura compositiva y visual que huye de la evidencia como de la peste. Koldo era extremadamente exigente al analizar su propio trabajo, y no se lo ponía fácil ni a sí mismo ni a sus lectores. Sus fotografías no se agotan en una primera lectura, ni en una segunda, ni en una tercera…, son pequeños laberintos donde cualquier camino es posible, donde reina la ambigüedad y el juego, donde todo son preguntas sin respuesta, y donde –como a él tanto le gustaba recordar citando el Tao Te King- lo visible construye la forma, pero lo invisible le otorga el valor.

La exposición, que todavía no he podido ver por estos tiempos extraños que vivimos, sigue la estructura de un vía crucis, un recorrido grupal por las calles de los pueblos en el que paran para rezar en cada estación que representa un episodio de la historia de la crucifixión de Cristo. La edición es la clave en su trabajo:

Aunque el Drae dice que EDITAR es “publicar por medio de la imprenta o por cualquier medio de reproducción gráfica una obra, un periódico, folleto,mapa,etc.”, para el fotógrafo Editar no sólo es lo dicho sino también la parte de control de un proceso interdisciplinar reductivo de análisis o de síntesis cuyo fin trata de representar artificialmente la experiencia visual mediante el recurso de un lenguaje y de la inteligencia propias de este medio expresivo. Por eso cuando se habla de EDITAR nos referimos al acto creativo por excelencia de todo el largo proceso fotográfico. De esta acción nace la “imagen fotográfica” como consecuencia del acto reflexivo correspondiente.

Estuvo hasta el 12 de julio en el Museo de Navarra. Y ahora podemos disfrutar de las 63 fotografías en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid hasta el mes de septiembre dentro del festival de PhotoEspaña.

Koldoii

Un blanco y negro exquisito que podemos sentir, entender y disfrutar en la serie de vídeos que cuentan cómo es la vida y obra de Koldo Chamorro, que muchos conocimos gracias a es pequeño catálogo de Photobolsillo que todos deberíamos tener en casa si queremos conocer a fondo a uno de los maestros más desconocidos.

El documental abruma por su duración. Son seis capítulos con declaraciones de los fotógrafos que le conocieron y admiraron. Desde los miembros del grupo Alabern del que formó parte, Joan Fontcuberta, Pere Formiguera, Manel Esclusa y Rafael Navarro; hasta compañeros de generación como Cristina García Rodero o Cristóbal Hara.

Así que si queremos aprender de verdad qué es la fotografía, tenemos la oportunidad de aprender con este documental realizado por Clemente Bernad y Carolina Martínez, basado en entrevistas a más de 70 personas. Espero que disfrutéis de la visión fotográfica.



Fuente